webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Otra historia del siglo 23 (4 - Final)


 


Relato: Otra historia del siglo 23 (4 - Final)

  

Otra historia del siglo 23... También hay mujeres robots
iguales (y en algunas cosas mejores) que las reales




Parte 4



Ximena la miró con expresión de temor, luego me miró a mí y
volvió a mirarla a ella.


-¿Por qué lo preguntas?


-Cuando le dije a Néstor si te dejaba coger con Jorge,
percibí que se excitaba con la idea. Ahora siento lo mismo contigo.


Ximena se quedó callada.


-¿Qué sentís ahora? – le pregunté yo.


-Que se excita cuando la toco – dijo Valeria y comenzó a
subir con su mano por el brazo de Ximena, llegando hasta su hombro,
acariciándolo con la punta de los dedos. Fue evidente que la respiración de
Ximena se agitó.


Los dedos de la robot se deslizaron del cuello hacia abajo,
comenzando a tocar un pecho de mi novia, acariciándolo apenas, hasta alcanzar el
pezón. En ese instante, Ximena dejó escapar un suspiro con los ojos
entrecerrados, y arqueó levemente el pecho hacia arriba, como buscando que el
contacto no cesara. El contacto no solo no cesó, sino que se hizo más intenso,
la mano de Valeria siguió acariciando los pechos desnudos de mi novia, mientras
que acercaba sus labios a los de ella.


Jorge tenía la mirada fija en la mujer y la máquina que
estaban a punto de besarse, mientras se acariciaba la verga, que nuevamente
empezaba a crecer y endurecerse. Mientras tanto yo, sin poder creer lo que veía,
también llevé mi mano a la verga y la encontré dura, la excitación de mi novia y
otra mujer, aunque fuera una máquina, besándose, era alucinante.


Ximena la vio acercarse con una expresión de susto en su
rostro, pero cuando la boca de Valeria estaba a dos o tres centímetros de los
suyos, cerró sus ojos y entreabrió los labios, entregándose al beso inminente.


Valeria no desaprovechó esa entrega y la besó, con suavidad,
mordiéndola con los labios y pasando una mano por la nuca de ella, mientras que
con la otra mano le acariciaba los senos.


Ximena, respondiendo a sus besos, comenzó también a acariciar
los senos de Valeria.


Segundos después, la robot se acostó sobre ella, apretándose
entre sí las tetas de ambas, mientras que sus piernas se entrelazaban. Como si
nos hubiéramos puesto de acuerdo, Jorge y yo nos levantamos, Jorge sentándose en
el borde de la cama, sobre la parte de los pies, y yo en el piso, al costado,
dejándoles toda la cama para ellas.


Valeria se desprendió del abrazo y comenzó a besar el cuello
de Ximena, bajando por el pecho y metiéndose como si fueran golosinas, los
pezones de mi novia en la boca, chupándolos con deleite.


Ximena disfrutaba con gemidos de excitación de las caricias
de la robot, acariciando a su vez los cabellos de ella. Poco a poco Valeria fue
bajando por el vientre de Ximena, acercándose a su pubis, con dos dedos separó
los labios y con la boca a dos centímetros miró hacia Jorge, comprobando el
embeleso con que las miraba, luego a mí, viendo la excitación que yo tenía y
finalmente se quedó mirando a Ximena.


Ella estaba de ojos cerrados, pero al sentir que nada más
ocurría, los abrió y miró hacia abajo, en donde Valeria esperaba... ¿qué?


Ambas se miraron intensamente, pero Valeria seguía separando
los labios vaginales con los dedos, con su boca a escasos tres centímetros de
ellos, sin hacer nada por acercarse, que era lo que todos esperábamos.


Ximena levantó sus caderas para entrar en contacto con
Valeria, pero ésta retrocedió, alejándose. Finalmente, mi novia se dejó caer
nuevamente, mientras Valeria le sonreía, siempre cerca de su concha, pero sin
tocarla.


Por fin Ximena pareció entender lo que esperaba Valeria y le
dijo en un susurro, al tiempo que ponía una mano en su cabeza y la empujaba
hacia su cuerpo.



¡Chupámela!


Esta fue la señal y Valeria comenzó a lamer el clítoris
hinchado de ella, los labios abiertos, intentando meter su lengua dentro de la
concha, apretando el clítoris con sus labios.


Ximena no resistió casi nada esos embates y en pocos segundos
estaba llegando a un impresionante orgasmo, acabando ruidosamente con la chupada
de la robot, que sin embargo no se detuvo y siguió lamiendo su vagina, mientras
que con sus manos la sostenía de las nalgas metiendo los dedos entre ellas y
tocando suavemente el culo de Ximena.


El orgasmo que tuvo tan rápidamente fue casi de inmediato
seguido por otro, lo que me dejó asombrado, porque Ximena conmigo acababa cuando
se la chupaba, pero sólo después de varios minutos de hacérselo.


Las manos de Valeria seguían acariciando el culo y las tetas
de Ximena, hasta que su boca se separó de la concha y comenzó a subir, besando
el cuerpo que todavía se estremecía. Así llegó a sus tetas, las que comenzó a
chuparlas con pasión, acariciando los pezones, metiéndoselos en la boca, lo que
hacia que Ximena siguiese gimiendo de placer.


Luego sus labios siguieron camino hacia arriba, hasta que sus
bocas se volvieron a juntar, comiéndose literalmente los labios una a la otra.
En mi vida había visto dos bocas besarse con tal pasión, en tanto que sus tetas
se habían juntado nuevamente, pero ahora Valeria tomaba las suyas y frotaba sus
pezones contra los de Ximena.


Después de un par de minutos en esta tarea, Valeria se dejó
caer al costado de mi novia, a su izquierda, acostándose boca arriba, mientras
respiraba agitada.


Ambas se miraron, Valeria sonriendo, Ximena excitada y con
expresión de asombro en su rostro.


-¿Te gustó? – le preguntó la robot.


-Maravilloso – respondió Ximena.


-Todavía no terminó.


-No creo que pueda hacer nada más.


-Todavía te falta hacer algo – insistió Valeria.


-¿Qué cosa me falta?


Valeria flexionó la pierna izquierda, levantando la rodilla y
abriéndola un poco, mostrando su concha apenas cubierta por una pelusa, mientras
se la acariciaba con una mano.


Ximena miró hacia allí y luego volvió sus ojos al rostro de
Valeria.


-¿Querés que yo...? – Ximena dejó inconclusa la pregunta.


-A ellos les encantaría – respondió señalándonos a Jorge y a
mí que nos estábamos masturbando lentamente – Pero tú eres quien tiene que
querer hacerlo.


Ximena miró a Jorge, quien demostraba a las claras su deseo,
luego a mí, que tampoco ocultaba mi excitación por esa situación. Finalmente
volvió la mirada a Valeria.


-¿A ti te gustaría que yo...? – volvió a dejar inconclusa su
pregunta, ahora con una mirada caliente.


-Me gustaría... sólo si a ti te gustase hacerlo – dijo
Valeria, pasándose la lengua por los labios.


Ximena no le respondió. Se acercó a ella y lentamente la
comenzó a besar en los labios, luego bajó a sus tetas, chupando los pezones con
evidente placer, arrancándole gemidos a Valeria. Después de un par de minutos,
su lengua y sus labios siguieron el viaje por el cuerpo de la robot, hasta que
llegó a la concha, abierta y húmeda que la esperaba.


La lengua de Ximena comenzó a pasar por los labios vaginales,
a lamer el clítoris, acariciar las nalgas de Valeria que, máquina o no, comenzó
a gemir de placer.


Ver a mi novia chupándole la concha a otra mujer, aunque
fuera una máquina, me calentó de una manera increíble. Mi verga ya estaba
totalmente parada de nuevo y deseaba clavársela a alguna de ellas nuevamente.


Ximena estaba con la cara enterrada entre las piernas de
Valeria, arrodillada, con la cola en alto. Jorge, que evidentemente tampoco
aguantaba más la calentura, se acercó al rostro de Valeria con su verga
endurecida, apoyándola en los labios. Ella abrió la boca y se la dejó meter
toda.


Yo decidí hacer lo mismo y también le acerqué la verga a la
boca. Ella la tomó con una mano, soltó de su boca a Jorge y se metió la mía,
sosteniendo la de Jorge con la mano. Me chupaba un poco a mi y un poco a Jorge,
lo que nos daba un morbo espectacular, mientras que a nosotros no nos daban los
ojos para verla a ella que nos chupaba y a Ximena chupándole la concha.


Luego de que Valeria pareció llegar a otro orgasmo, nos soltó
a ambos y dirigiéndose a mí, me dijo sonriendo maliciosamente – Tu novia está en
la misma posición que estaba yo cuando nos sorprendió. En cuatro patitas...
ofreciéndose... – y me la volvió a chupar.


Yo entendí el mensaje y cuando me la soltó, me fui a poner a
espaldas de mi novia, que dándose cuenta de lo que pasaba, separó un poco las
piernas para dejarme lugar. Primero me arrodillé a los pies de la cama y le
empecé a chupar la concha que se me ofrecía. Luego me paré y apoyando la dura
cabeza de mi verga, se le metí de un golpe. Se escuchó un gemido ahogado de
placer, y comencé a entrar y salir de su vagina.


Valeria le seguía chupando la verga a Jorge, hasta que la
soltó y se movió a un costado, haciendo que él ocupase su lugar, por lo que
Ximena dejó de chuparla a ella para encontrarse que tenía la verga de Jorge a
centímetros de su boca, mientras que yo le seguía dando desde atrás.


Mi novia miró hacia mí, como pidiendo permiso. Yo, mientras
seguía serruchándola muy despacio, para no acabarme tan pronto, apenas atiné a
decir:


-Si quieres... hazlo...


Y por segunda vez vi a mi novia meterse la verga de mi mejor
amigo en la boca, mientras su concha recibía la mía.


Valeria quedó a un lado, masturbándose ahora, lo que nos daba
una sensación increíble de morbo y excitación.


A pesar de mi posición, veía claramente como Ximena se
tragaba prácticamente toda la verga de Jorge, mientras que con una mano lo
masturbaba. Estuvimos varios minutos así, ella de rodillas, recibiendo mi verga
por su concha desde atrás y la de Jorge en la boca. En determinado momento,
Jorge empezó a dar muestras de que estaba por acabar, y le avisó para que lo
soltara.


-¡Voy a acabar, Ximena. Voy a acabar!


Pero ella no lo soltó. Siguió chupando hasta que vi que Jorge
se sacudía y gemía de placer. Por lo que ella me dijo después, Jorge le largó
dos chorros de leche en la boca, pero por los movimientos de él al acabar, se le
salió la verga de la boca y un tercer chorro le cayó en la cara, justo en el
labio superior, dejándole un bigotito de leche.


Esa imagen resultó demasiado fuerte para mí y sentí que
acababa, llegando al orgasmo dentro de su concha, mientras que ella gritaba
acabando también en su enésimo orgasmo.


Jorge se dejó caer en la cama, Ximena también cayó a un
costado, y yo, que apenas me podía sostener en pie, me acosté sobre ella.
Valeria mientras tanto, también se recostó en la cama. Estábamos todos agotados
de esa maratón de sexo. Valeria se levantó y juntando toda su ropa y la de Jorge
le dijo:


-Señor Jorge, ¿nos retiramos?.


Jorge se levantó y juntos salieron de mi dormitorio, mientras
que con mi novia nos empezábamos a besar suavemente...


Fin



Mikaela Fuell



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Otra historia del siglo 23 (4 - Final)
Leida: 20455veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .