webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: No todo puede ser trabajo


 


Relato: No todo puede ser trabajo

  

Estábamos con mi socio y amigo de infancia Francisco, en
nuestra oficina celebrando el éxito de nuestro último caso, (somos dos abogados
solteros de 29 y 30 años que hace solo un año trabajamos en forma independiente
en nuestra propia oficina, luego de graduarnos y trabajar un par de años para
otros abogados), era el final de una tarde de Agosto en Santiago de Chile, pleno
invierno. Francisco preparaba dos tragos mientras yo me paseaba por la oficina
recordando todos los acontecimientos del día y de los meses anteriores.


De pronto sonó el timbre, nos miramos preguntándonos quien
sería, como no somos adivinos me dirigí a abrir, me encontré con una dama de
aprox.46 ó 47 años que preguntaba por nosotros, la hice pasar y no pude evitar
fijarme que mi socio la devoraba con la mirada, la ayudé a quitarse el abrigo y
en ese momento pude darme cuenta que esta dama era TODA una mujer, pelo negro
rizado hasta los hombros, ojos verdes como esmeraldas y una boca generosa que
invitaba a escuchar que necesitaba. Al deslizar su abrigo por sus brazos pude
apreciar un cuerpo que acompañaba en forma magnífica sus facciones. Mi socio se
disculpó por estar bebiendo explicándole brevemente el motivo de nuestra
celebración y aprovechó de ofrecerle una copa, ella aceptó diciendo que lo
necesitaba y comenzó a hablar. Nos dijo que una amiga, a quién nosotros habíamos
asesorado en una separación conyugal, le había dado nuestra dirección y
necesitaba de nuestros servicios.


Explicó que llevaba 25 años casada con un importante director
de un par de empresas transnacionales y que sólo hace una semana se había
enterado que el llevaba una doble vida con otra mujer quién le había dado dos
hijos, esto era mas de lo que ella podía aceptar y quería separarse de su
marido. Al tomar asiento pude apreciar un par de piernas torneadas protegidas
por medias que hacían que lucieran aún más excitantes. Tomando un sorbo del
whisky que mi socio había puesto en sus manos nos dijo que siempre sospechaba de
que él le era infiel pero creía que solo eran aventuras pasajeras en sus
constantes viajes al extranjero. Ellos no habían tenido hijos pues el decía que
no le gustaban. Ahora quería que la asesoráramos en su problema. Poniéndonos
serios, mi socio y yo nos dedicamos en la próxima hora a trazar un plan de
acción y después de discutirlo con ella nos pusimos de acuerdo en los puntos
importantes. Quedamos de acuerdo en volver a reunirnos.


Al irse ella Francisco me miró diciéndome que no le
molestaría ayudarle en cualquier cosa que ella necesitara, cualquier cosa, le
dije que mejor pensáramos en ganar el caso y nos despedimos para ir a nuestras
casas a descansar. Comenzaron a sucederse las reuniones en las cuales fuimos
entrando en confianza conversando de todo tipo de cosas, Angela (que así se
llama nuestra cliente) cambió su forma de vestir a ropa mas informal lo cual
dejaba ver un cuerpazo, con dos pechos apuntando hacia delante, firmes ganándole
a la fuerza de la gravedad, otro día llegó con un buzo, pues venía del Gim, que
se adhería en forma notable a dos nalgas redondas y al parecer duras. Francisco
no dejaba de comentarme siempre que esa mujer lo estaba trayendo loco.
Trabajando duramente en ese y otros casos pasaron los meses hasta que llegó la
reunión final con la otra parte, afortunadamente el marido no quería ningún
escándalo que pudiera complicarle la vida en el mundo social y profesional en
que se desenvolvía y aceptó todas nuestras peticiones mas importantes
resolviéndose todo como nosotros queríamos.


Ya de vuelta en nuestra oficina nuevamente celebrábamos con
un par de tragos un nuevo éxito en nuestro trabajo, Angela vestía una falda y
blusa livianas, pues ya era primavera en nuestro país, y mi socio no dejaba de
mirarla en forma insistente. Luego de un par de copas, Francisco propuso seguir
la celebración en otro lugar, pero Angela se disculpó diciendo que tenía cosas
que hacer y terminando su copa se puso de pié y besándonos a los dos en la
mejilla se fue dejándonos solos. Mi socio me miró con pena en sus ojos y me
preguntó si no me había fijado como ella me miraba todo el tiempo sin quitar sus
ojos de encima mío. Sonriendo le dije que no molestara y lo invité a tomar algo
en otro lugar.


Llegamos a un bar que queda cerca de la oficina donde se
reúnen todos los abogados de la zona y pedimos unas copas, en la barra nos
encontramos con dos ex compañeras de la universidad quienes también estaban
celebrando, las invitamos a una mesa para seguir la celebración y las copas
fueron vaciadas rápidamente una y otra vez. Francisco se apegaba a Paula con
quien había tenido una fugaz relación durante nuestros días de U. Al cabo de una
hora aprox. llegó el novio de Ana María a buscarla, se tomó un par de tragos con
nosotros y luego se la llevó a seguir su propia celebración seguramente. Al rato
Paula dijo que tenía que irse y le pidió a Francisco si podía ir a dejarla a su
Depto. Este ni corto ni perezoso se levantó de un salto y guiñándome un ojo la
tomó de un brazo y desaparecieron rápidamente de mi vista. Ahí quedé solo y
traté de conseguir compañía femenina pero, como casi siempre sucede en casos de
emergencia, no había nadie disponible por lo que pagué la cuenta y decidí irme a
casa. No se como llegué hasta mi auto y menos como logré manejar a mi casa. Ya
en esta me serví una nueva copa, lié un porro (como dicen los españoles), puse
un CD de Journey en el equipo y me senté en mi sillón favorito dispuesto a
relajarme después de una ardua jornada. De pronto desde la lejanía comenzó a
llegar el sonido del teléfono, el timbre se metió en la nube en la cual me
encontraba avisándome que alguien me llamaba, por un momento pensé en no
contestar, pero podía tratarse de alguna emergencia y levanté el auricular.




Aló, Iván ? Hola soy Angela.


Quién ? pregunté, todavía en otra galaxia.


Angela ¿Tan rápido te olvidas de tus clientes?


Disculpa Angela, estaba pensando en otra cosa, ¿ Tienes
algún problema?


Ninguno, es solo que ya hice lo que tenía que hacer, y
como recordé que una vez me dijiste que vivías en La Reina, y estoy cerca,
me pregunté si podría pasar a verte.




Le dí las señas de mi casa y me dijo que en 10 minutos
estaría aquí, me senté nuevamente en el sillón a esperarla. Al rato sonó el
timbre y apenas logré levantarme para ir a abrir. Ahí estaba ella parada con la
misma falda y blusa de la tarde empinada en un par de zapatos de taco altísimo.
Sonriéndome me preguntó si podía pasar, sonriendo también me hice a un lado en
la puerta y contemplé como ingresaba al living, caminó tres pasos y se detuvo,
olisqueó el aire y me preguntó si eso que olía era marihuana, le respondí
afirmativamente y le ofrecí la mitad del porro que se había apagado, lo tomó
diciendo que no fumaba eso hace aprox. 25 o más años.


Mientras le daba unas fuertes piteadas le puse un trago en la
mano y la invité a sentarse en el sillón mas amplio de mi casa. Se rió y me dijo
que no habría adivinado nunca que yo fuera tan relajado en mi casa , porque en
la oficina siempre me veía tan serio y responsable. Terminamos el porro y nos
quedamos mirándonos mutuamente, de pronto se levantó y preguntó si eso que
sonaba era Journey, le contesté que sí, justo cuando sonaba el último tema del
disco, ella volvió a colocarlo nuevamente y comenzó a bailar suavemente sobre la
alfombra, dijo que esa noche era para celebrar y hacer locuras y estirando sus
brazos me los ofreció para invitarme a bailar con ella. Dentro de mi sopor me
uní a ella, quien poniendo sus manos en mi pecho, se pegó a mi cuerpo y
comenzamos a dar lentas vueltas.


De pronto me di cuenta de tremenda mujer que tenía entre mis
brazos y mi polla (otra vez los españoles) comenzó a tomar vida propia. Angela
la sintió y rodeándome el cuello pegó aún mas su pelvis a la mía. Comenzó a
susurrarme en los oídos que había notado como mi socio la devoraba con la vista
cada vez que ella entraba en la oficina, que ella se había fijado en mí al cabo
de un par de reuniones, que le había gustado como yo la trataba, que en todos
los años de matrimonio nunca le había sido infiel a su marido, etc, etc, etc.
Echó su cabeza hacia atrás y mirándome fijamente acercó sus labios a los mios y
me besó tiernamente al principio pero al cabo de un par de minutos nos separamos
con los labios casi deshilachados.


Su cuerpo se restregaba contra el mío y perdiendo toda la
timidez nuestras manos comenzaron a recorrernos enteros, mis manos llegaron a su
espléndido trasero y comenzaron a sobarlo y apretar su pelvis aún más a mi
polla, le subí la falda hasta la cintura y amasé sus nalgas perdiendo de ves en
cuando mis dedos dentro de su tanga. Angela entretanto desabotonaba mi camisa y
recorría con las yemas de sus dedos mi torso desnudo, me sacó completamente la
camisa y comenzó a besar mi cuello y mi pecho recorriéndolos con sus carnosos
labios y su lengua.


Después de una eternidad gozando su boca la tomé de la
cintura y la giré dejando mi polla apretando sus nalgas desabrochando desde
atrás su blusa, cuando llegué con mis manos dentro del sostén que aprisionaban
sus pechos pude sentir al tacto dos pezones que cobraban vida rápidamente.
Mientras ella se mecía en mi polla y comenzaba a gemir suavemente logré sacarle
el sostén y sostener en mis manos esos dos melones que palpitaban
acompasadamente, mis manos no lograban abarcarlos completamente y se los
separaba y juntaba alternadamente mientras ella giraba la cabeza y volvía a
meterme su lengua hasta la garganta. Ese jueguito también duró una eternidad y
moviéndome suavemente la llevé al sillón donde habíamos estado sentado unos
momentos antes. Me tumbé sobre ella, de frente, y logrando abandonar sus labios
por un momento llevé mi boca hasta su cuello y luego a sus hombros siguiendo
hasta esas dos protuberancias que estaban pidiendo ser tomadas en cuenta.


La besé con violencia y chupe de ellas hasta que los gemidos
de Angela apagaron los sonidos del CD puesto en el equipo. Mientras mi cara se
enterraba en sus senos mis manos habían bajado hasta su tanga y deslizándola
despacio logré sacarlas por sus tobillos, mi boca siguió bajando hasta llegar a
su estómago que, a sus 47 años, se mantenía duro y terso gracias a horas y horas
de gimnasio. Su ombligo también acaparó mi atención durante un buen rato
mientras mi dedo medio exploraba su coño ( ah, los españoles y sus dichos) y su
pelvis comenzaba a subir y bajar al ritmo que su clítoris nervioso y espasmódico
le brindaba. Sentí sus manos tomar mi cabeza y empujarla a su nidito de amor,
encontré una pequeña matita de pelos la cual tome entre mis labios y tiré de
ellos sacándole un gritito de placer desde su garganta que me impulso a bajar
con mi lengua hasta recorrer todos sus muslos, y subir nuevamente a su
palpitante coño enterrando mi lengua en toda su extensión dentro de ella, al
parecer eso la sorprendió pues su cuerpo se contrajo violentamente y cuando
recién había comenzado a lamer su clítoris hinchado y deseoso, la sentí explotar
en un orgasmo que dejó todos sus jugos en mi boca. No le dí descanso y seguí
comiéndome su vagina y llegando reiteradamente a su ano ida y vuelta hasta que
sus espasmos aumentaron en tal intensidad que con su último orgasmo me pidió
gritando que dejara de hacerlo.


Le obedecí y la dejé tendida en el sillón sonriente y
recuperando el aliento, me besó en forma escandalosa mientras sus manos bajaban
a mi cinturón y lo sacaba dejando correr mis pantalones hasta el suelo donde me
los saqué quedando solamente con mis calzoncillos y mi polla luchando por
liberarse, no perdió el tiempo y bajándome estos dejó mi tranca bamboleándose
frente a sus ojos que adquirieron un brillo especial de deseo y lujuria que creí
que ella no poseía. Tomó mi verga con su mano derecha y comenzó a masturbarme
lenta y deliciosamente, con su mano izquierda se apoyó en el sillón y se
incorporó quedando sentada en el borde sin dejar de manosearme la polla que
crecía y crecía agradecida del trato que le estaban dando, se puso de pie y
besándome nuevamente con esa entrega que ponía siempre en hacerlo, me empujó
lentamente hasta una silla que pasaba en ese preciso momento por nuestro lado y
me sentó en ella sin dejar de morder mis labios, fue bajando con lentitud
agónica por mi pecho besando mis tetillas y siguiendo hasta mi estómago mientras
su mano no dejaba en paz mi verga, la miró golosa diciendo que su ex marido no
la tenía tan grande y preguntándome si se la metía en la boca crecería más o no,
le dije que probara que pasaba y obedientemente lo hizo recorriendo primero la
cabeza con sus labios entreabiertos y luego devorándosela tratando de no dejar
ningún centímetro de lado. Aunque no podía creerlo sentí como mi polla aumentaba
otro poco su volumen llenando completamente su boca y como esta subía y bajaba
acompasadamente ayudada por mi mano que hacía presión sobre su cabeza.


De pronto sentí que mi leche confluía a mis testículos y ante
la inminente acabada que se aproximaba le tomé el pelo y la levanté hasta mi
boca besándonos apasionadamente mientras ella se ponía a horcajadas sobre mi y
se sentaba sobre mi verga restregándola contra su vagina. El contacto de mi
polla con su clítoris nuevamente la encendieron y se movió de tal manera que sin
necesidad de enterrársela explotó en otros dos o tres orgasmos gloriosos a los
cuales me estaba empezando a acostumbrar y disfrutar. Me miró agradecida
diciéndome que no sabía que fuera multiorgásmica y levantándose levemente tomo
con su mano mi polla y la dirigió sin necesidad de ayuda a la puerta de su
coñito que rebozaba de jugos de bienvenida, dejó ahí mi polla palpitante
olisqueando su sexo y lentamente comenzó a bajar deslizándola centímetro a
centímetro dentro de ella, a medida que entraba sus ojos se abrían poco a poco y
su cara se contraía en un gesto de placer inmenso, pasando su lengua entre sus
labios entreabiertos comenzó a subir y bajar mientras sus gemidos comenzaban a
subir de volumen cada vez más.


Apoyando mis manos en su exquisito trasero le ayudé a subir y
la dejé ahí un momento para que saboreara solo la cabeza de mi polla, ella
empujaba lentamente hacia abajo, pero yo la mantuve firme un momento dejando
solo la punta de mi verga dentro de ella, me miró pidiéndome con sus ojos que la
clavara totalmente, por lo que tomando su cintura la bajé violentamente dejando
enterrada mi verga en toda su longitud dentro de ella, esto la sorprendió tanto
que un grito de placer inundó mi casa por completo, comenzamos a movernos
frenéticamente besándonos, lamiéndonos, mordisqueándonos sin poder parar hasta
que sentí que mi leche pujaba por salir en forma incontrolable, Angela adivinó
esto y aceleró sus movimientos gritando que la esperara, me contuve todo lo que
pude hasta que ella contrayendo sus piernas alrededor de la silla y de mí
recibió su nuevo orgasmo como una descarga eléctrica que la hizo abrazarse a mí
en forma desesperada, alentado por su actitud aceleré otro poco hasta sentir que
mi polla explotaba, mi leche llenándole todo su coño en chorros que no cesaban
de salir e inundarla y resbalaban fuera de su cuerpo, fue la acabada mas
grandiosa que pudiera recordar y exhaustos nos dejamos caer en la alfombra.


Para mi sorpresa ( y orgullo ), mi polla no bajó un milímetro
y seguí moviéndome dentro de ella una y otra vez, estábamos tirados yo encima de
ella y Angela rodeando mi cabeza con sus manos, mi cintura con sus piernas, y mi
polla con sus labios vaginales, comenzó a seguir el movimiento hasta que
nuevamente el deseo se apoderó de nosotros y nos dimos una sesión de sexo
desenfrenado como si recién estuviéramos empezando.


Cuando nuestros cuerpos nuevamente reclamaron el orgasmo
esperado, Angela saliéndose desde debajo mio, se apartó un poco y apoyando sus
manos y rodillas en el suelo de espalda a mí, volteó su cabeza y ofreciéndome su
tentador trasero me dio la bienvenida. Apoyé la punta de mi verga en su coño y
penetré lentamente en ella, cuando se la clavó completa enderezó su cuerpo y
mientras yo la afirmaba de sus senos y ella me abrazaba la nuca me dijo que
volviera a llenarla de mi leche, comencé a bombear mientras sentía las venas de
mi polla rozar sus labios vaginales, Angela apoyó nuevamente las manos en la
alfombra y comenzó a resistir mis embates, sentía entrar jugosamente mi tranca
en ella durante una eternidad hasta que comenzó a acelerar sus movimientos, sus
gemidos se transformaron en grititos de placer y hundiendo su cara en la
alfombra gritó mientras yo me derramaba nuevamente dentro de ella. Mi polla
latía botando mis últimos jugos, y nos reíamos del placer que nos habíamos dado
mutuamente, cuando Angela mirándome aún con esa mirada de deseo que solo sus
ojos podían tener me dijo.




¿ No vas a mostrarme tu dormitorio ?




Serví otras dos copas, lié otro porro, puse otro CD en el
equipo (ahora a Janis Joplin), y tomándola de la mano la llevé a mi cama
pensando que mañana era sábado y no había que ir a trabajar.


En otra oportunidad les cuento que paso ahí.



 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: No todo puede ser trabajo
Leida: 20713veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .