webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El cumple de mi amiga (streepers)


 


Relato: El cumple de mi amiga (streepers)

  

EL CUMPLE DE MI AMIGA:



El Sábado tuve el cumpleaños de mi amiga en un boliche. La verdad que no tenía
muchas ganas de ir sabía que me iba a aburrir; pero no podía ser mala onda, así
que puse la mejor onda y fui. Para animarme un poco, busqué alguna ropa que
fuera linda. Encontré un vestido negro que me había regalado hace varios años un
amigo; era un vestido de una colección exclusiva, comprado en un sexshop; así
que era muy, tal vez demasiado insinuante.


Color negro, muy pegado al cuerpo, cortito. Pensar que antes
no lo usaba porque me marcaba la pancita; pero como bajé muchísimo de peso ya ni
panza tengo, así que tengo que reconocer que me queda muy bien; pero, insisto,
me parecía demasiado insinuante para un cumpleaños... no me importó mucho, me lo
puse igual. Me dejé mi nuevo peinado caribeño, me puse unos zapatos altos,
charolados que hacía muchos años que no usaba, medias negras. Como, desde hace
ya varios meses, le di mucha bolilla a la ropa interior.


No se por qué, antes me ponía cualquier ropa interior, pero
desde hace unos meses, no sé a qué se deberá, antes de salir, me fijo muy bien
en la ropa interior que me pongo, supongo que para estar preparada por cualquier
cosa... uno no sabe que sorpresas le depara la noche al salir y, la verdad,
tengo que estar preparada para cualquier sorpresita es más, me compré algunos
conjuntos que reconozco bastante eróticos, esto último por culpa del cumpleaños
de otra amiga, que, cuando tuvimos que comprarle el regalo, fui a un sexshop en
la calle Sarmiento entre Rioja y San Luis para comprarle un babydol; allí
descubrí que en este lugar había cosas que me seducían y no son caras; así que
me compré ahí varias cositas. En fin, me puse un conjunto que me compré la
semana pasada, de raso tipo leopardo.


Es realmente hermoso, muy suave al tacto y terriblemente
erótico a la vista. Mientras iba en el auto, los tipos me gritaban cosas, es que
una mujer atractiva es más atractiva aún manejando un auto nuevo. Un tipo le
dijo a otro: -Mirá esa rubia perra!-. Eso me gustó mucho, realmente me gusta
sentirme una rubia perra. Cuando llegué al boliche me di cuenta que todos me
miraban, mi amiga me dijo: -Me parece que se te fue la mano -Ya lo sé- le
contesté, -pero desde hace un tiempo me gusta provocar y no tengo que darle
explicaciones a nadie- Era una cena con show. Había de todo, show cómico, una
pareja bailando salsa, otra tango, pero hubo algo en particular... streepers. La
verdad, muchísimas veces vi show de streepers y jamás me habían llamado la
atención; pero esta vez... no sé... me sedujeron un montón.


En un momento subió un streeper a hacer un show muy sensual y
fue terrible la sorpresa cuando bajó del escenario, me agarró de la mano y me
pidió que subiera. Primero no quise, pero enseguida me sentí atraída por esa
masa de músculos, esa cara perfecta, ese pelo largo, ese hombre sensual,
erótico, apetecible. Subí al escenario, lo primero que hizo fue pasarme sus
manos por todo mi cuerpo, me acarició lentamente, los brazos, las piernas, los
pechos, después me puso de espaldas y apoyó su miembro en mi cola, noté que
todos se sorprendieron cuando quebré mi cintura, haciendo que mi cola se
corriera más atrás para apoyarse aún más en el pene del streeper. Los hombres y
mujeres del público empezaron a gritar asintiendo lo que había hecho. El baile
erótico continuó, junto con los roces, las caricias y las apoyadas. En un
momento me apoyó de frente a la pared, de espaldas a él, me acarició
apasionadamente, se agachó pasando sus manos por el costado de mi cuerpo y
cuando comenzó a levantarse, a la vez fue levantando mi vestido mientras pasaba
su lengua por mis piernas, mi cola, mi espalda.


Eso me gustó mucho.. Con firmeza me dio vuelta poniéndome de
frente a él, volvió a agacharse y al subir hizo lo mismo, pasando su lengua por
mi cuerpo y haciéndome erizar los pelos, todo el mundo notó mi excitación. Allí
estaba yo, en un gran estado de locura sexual, seducida por un streeper. En eso
me tiró al suelo, boca arriba se tiró sobre mi y haciendo eróticos movimientos
volvimos locos a toda la gente. Puso su mano en mis pechos, yo agarré su pene
que estaba durísimo y no toleré la tentación de apoyarlo en mi entrepierna, lo
rodeé con mis piernas por su cintura y lo apreté para sentirlo. Estábamos casi
haciendo el amor, ahí delante de todo el mundo... y el que estuvieran viéndome
me gustó mucho. En ese momento terminó la canción, él me levantó y todo el mundo
estalló en gritos y aplausos.


Cuando bajé, los hombres se acercaban para decirme cosas
totalmente irreproducibles. Me gustaba sentirme una puta, la más puta de la
fiesta. El show terminó, llegó el momento de ir a bailar. De más está decir que
todos querían bailar conmigo. En un momento estaba bailando con tres hombres a
la vez, cuando sentí que un brazo firme me tiraba para el costado. Era él
Fernando, el streeper. Me agarró firmemente de la cintura haciéndome bailar.
Acercó su boca a mi oído y muy sensualmente me dijo: -Me gustó mucho lo que
hicimos-. No le contesté, sólo lo miré insinuantemente, pero eso valió más que
mil palabras, me tomó de la mano y me llevó, yo me dejé llevar. Llegamos a un
lugar detrás del escenario donde había una cama con luces fucsias y un perfume
muy sensual. Me abrazó y me besó muy tiernamente.. Bailamos sensualmente
mientras nos besábamos durante varios minutos. En eso me dijo al oído: -Querés
más?-. -Si, mucho más- le contesté. -Y querés que lo hagamos con eso?- me
preguntó mostrándome una filmadora que había en un rincón. El pensar que nos
iban a filmar cogiendo me calentó muchísimo. -Si, quiero que nos filmes- le
dije.


Prendió la cámara. Se acercó a mi y con increíble dulzura me
abrazó. Mi cuerpo se estremeció de pies a cabeza. Entre sueños y realidades
alargué mi brazo y le acaricie el culo, él al sentir mis manos tocando su
cuerpo, tomó una bocanada de aire, la retuvo unos instantes y luego la soltó
lentamente, estaba gozando. No podía creer lo que estaba pasando. Pensé que era
mi propia fantasía la que me hacia vivir esa excitante situación. Pero mi mano
siguió acariciando el trasero duro y erguido que había observado antes mientras
bailaba, el que me había llevado a tal deseo. El se excitaba cada vez más. Sus
dedos se movían suavemente por mi piel, que sentía completamente erizada, sus
labios se entreabrieron y su lengua asomó ente sus dientes para meterse en mi
boca. Su respiración era cada vez más profunda... Yo me mordisqueaba mis propios
labios y entornaba los ojos, como muestra evidente del placer al que no pensaba
renunciar. El apretaba sus manos en mis nalgas fuertemente. Lentamente comenzó a
sacarme la ropa, eróticamente como sólo un streeper sabe hacerlo, me sacaba ese
conjuntito de leopardo que antes había mirado excitándolo aún más. Descubrió mis
pezones erguidos, duros, deseosos de ser succionados y no tardó en cumplir mi
íntimo deseo.


Con firmeza y ternura, mucha ternura y gran suavidad me hizo
recostar en la cama boca arriba, sin dejar de besarme los pechos. Para ese
momento yo estaba muy transpirada y con mi entrepierna increíblemente mojada, él
percibió eso y pasándome su lengua por la panza, bajó hasta allí donde el deseo
estallaría. Mientras me lamía, me miró y dulcemente me dijo -Mmmm, hace muchos
años que te deseo, desde que te vi en aquella primera fiesta que hicieron
ustedes- Nunca pensé que ese hombre increíblemente hermoso, tan deseado por
mujeres se había fijado en mi. -Vas a tener un gran orgasmo con mi lengua- me
dijo. Me lamió, metía y sacaba su lengua de mi vagina, me succionaba el
clítoris, todo muy pero muy suave, mientas sus dedos resbalaban por todo mi
cuerpo. Mis movimientos felinos se aceleraron al sentir el gran cosquilleo en
mi. Estaba teniendo un orgasmo, suave, lento pero intenso, los golpes en mi
interior comenzaron, fue una gran serie de orgasmos que no paraban. Me relajé y
descansé un segundo. Enseguida me levante -te deseo- le dije, besando dulcemente
y rozando con mis labios todo ese cuerpo fibroso. Mis besos rodaron por su pecho
sus piernas, sus brazos, su cuello, me enredaba en sus vellos y eso me
encantaba, mientras su mano acariciaba toda mi piel.


Me sentó en la cama, él se paró en el suelo dejando su pene
delante de mi deseosa boca. No se en qué momento nos sacamos todas las ropas,
estábamos desnudos... y su pene allí, erecto apuntándome. El me tomó de la
cabeza y me llevó hasta que mis labios rozaron su miembro. Sentí que me babeaba
de deseo, abrí mi boca y sentí esa pija entrar en ella. Pensé ¿Como mi boca tan
pequeña podía abarcar tanto músculo? Mi garganta no parecía tener final, su pene
se metía completamente en ella.


Lo sentía palpitar sobre mi lengua, mientras él luchaba por
retener la inminente eyaculación, tanta excitación me hacia perder el control y
a él también. -Acábame en la boca- le dije casi desesperadamente.. Entonces
aceleró más sus movimientos hasta estallar en un grito de placer cuando su leche
llegó hasta mi garganta. Se tiró sobre la cama. Me acarició, tan dulce y suave
que no podía cree que semejante macho, fuerte, viril, pudiera ser tan tierno. Se
levantó me miró y me dijo: -Te acordás de Gustavo?. -Si- le dije. Volvió, está
afuera querés que lo haga pasar?. El corazón comenzó a latirme desesperadamente
y no sólo el corazón me latía. El Gustavo, ese hombre que deseé tantas veces
estaba ahí. Tan cerca... y yo allí, desnuda... Miré hacia la puerta y allí
estaba esa otra inmensa y deseada masa de músculos. -Vení Gustavo, dos hombres
para mi...


Continuación


....Qué gran sorpresa fue para mi ver entrar a Gustavo
después de tanto tiempo. Ahí estaba él, esa masa muscular, con un jeans gastado
y roto en algunos lugares, dejando escapar esos deseados bellos, una remera
ajustada de mangas cortas, arremangada, por donde podían verse los tubos que
tiene por brazos y marcaba eróticamente el pecho por donde dejaría resbalar mis
manos y mi húmeda lengua en un rato. Al verlo lo deseé intensamente, quería
arrancar toda esa ropa y deslizarme por ese cuerpo codiciado. Supe en ese
momento que él sentía el mismo deseo.

Yo estaba allí, en la cama tapada sólo por una fina sábana de leopardo.


El se acercó lentamente, mirándome fijo a los ojos. Pensé que
se iba a tirar sobre mi, pero no. Me dio un tímido beso en la mejilla y me dijo:
-Sabés quiero romper con tu onda Sara Kay, me dejás que te vista como siempre
quise verte. Lo miré a Fernando, que estaba sentado en la cama al lado mío,
exhausto por lo que había ocurrido. –Si, confío en vos- le dije.


Sacó de un placard algunas ropas y comenzó a vestirme. Me
puso una pollera de vinilo rojo muy corta y sumamente ajustada, un corset
haciendo juego, también muy ajustado, unas medias brillosas un portaligas y un
par de botas altas hasta arriba de la rodilla, todo rojo. Me miré al espejo y vi
algo de lo más erótico. Lo mejor de todo fue cómo fue vistiéndome, primero me
colocó la mini, con toda suavidad, como a mi me gusta me levanto un pie, el
otro, la puso, fue subiéndola mientras rozaba con sus dedos mi piel erizada por
el deseo, hizo retorcer con sus manos mi cadera para calzarla, mientras me

miraba fijamente a los ojos, sentí deseos de besarlo, luego me colocó el corset,
me levantó los brazos, pasando sus manos mi cintura, mis pechos erguidos,
llevándome los brazos hacia arriba.


Una vez que lo había puesto, me puso de espalda, apoyó su
miembro en mi cola para lograr que arquee mi espalda para poder atar las cintas
de vinilo que ajustaban el corset, cuando las ajustó , mis senos saltaron hacia
arriba, marcándose como si fuera talle 110. Llegó el momento de poner las
medias, eso fue lo mas excitante, las colocó despacio, me sentó en una silla las
comenzó a subir acercando su cara a mis piernas, llegando a sentir su
respiración en mis pantorrillas, en la parte delantera de mis piernas, en la
parte interna de las piernas.


El sabía que mi excitación se aceleraba paso a paso. Me puso
de pie, con ternura y firmeza a la ves, me puso el portaligas y fijó las medias,
en ese momento estaba tan cerca de mis piernas que no resistió la tentación de
pasar la punta de su lengua por mi nalga, me retorcí al sentirla y sentí como se
ponía mi piel de gallina. En ese momento instintivamente abrí las piernas,
esperando deseosa que me pasara su lengua por la cola, pero no lo hizo, se
levantó dejándome desearlo, sentí como me humedecía. Luego me colocó las botas y
me puso de frente al espejo, él se paró detrás mío, me tomó de las caderas y me
acercó hacia él apoyando en mi cola todo su inmenso ser. –Y, te gusta?- me
preguntó. -Me excita- le contesté.. Me di vuelta y lo vi a Fernando frotándose
su miembro mientas nos miraba.


El también se vistió. Se puso un pantalón, una remera y unas
botas de cuero negros. Fernando se quedó desnudo.


Los miré a los dos que estaban parados uno al lado del otro
mirándome deseosos. Me acerqué a Gustavo y le mordí suavemente el cuello, algo
que quise hacer siempre, desde que lo conocí. El me tomó de la cintura, me llevó
hasta la cama, me acostó boca arriba y cuando pensé que iba a comenzar a
tocarme, me sorprendió ver que agarró 5 tiras de ceda. Me miró fijamente y me
dijo: -Vas a ser nuestra esclava sexual-. –Siiii!, hagan conmigo lo que
quieran-.


Comenzaron a atarme entre los dos, muy suavemente. Con los
brazos y las piernas abiertas me ataron a las puntas de la cama. Al terminar,
usaron la quinta tira para vendarme los ojos.


Cuanto deseo, cuanto placer, cuanta excitación palpitando en
todo mi cuerpo.


Me quedé varios segundos pensando qué iban a hacerme... todo
era silencio... un minuto después empezó a sonar una música muy erótica. En ese
momento sentí en mi oído una respiración y una voz que e decía: -Gozá...- y yo
ya estaba gozando. Una lengua se deslizó por mi oreja derecha y otra por la
izquierda, bajando juntas hasta el cuello.


Mientras unos dedos rozaban apenas mis muslos. Todo en mi era
una gran excitación, el no saber qué iba a pasarme me enloquecía. Comenzaron a
rozar apenas la punta de sus lenguas por todas las partes desnudas de mi cuerpo,
los brazos, el cuello, un pequeño

trozo de las piernas, la parte superior de los pechos, precisamente en este
lugar, sentí varios tiernos mordiscos que hicieron acelerar mi respiración.
Sentí una mano que tomó uno de mis pechos y lo apretó fuertemente, en ese
momento, por lo apretado del corset, se asomó uno de mis pezones, podía sentir
la respiración acelerada uno de ellos acercándose hacia el pezón, comenzó a
lamérmelo, el otro destapó el otro pezón e hizo lo mismo. Como yo no podía ver
la escena, la imaginaba: Dos machos infernales succionándome uno cada pezón. Así
se quedaron largo rato. Yo sentía un inmenso deseo de tomar en mis manos una
pija y llevarme la otra a la boca. Sentí como ellos se descontrolaban de deseo.
Sus manos empezaron a tocarme firmemente todo el cuerpo, las manos subían y
bajaban tocando todo mi ser.


–Cojánme-, les dije. Ellos siguieron tocándome. En eso se
detuvieron. Yo estaba desesperada. -Metanme la pija en la boca, cojanme- Ellos
no hacían nada, me desesperé, no los sentía no los escuchaba, estaba desesperada
de deseo. Moví la cabeza hacia un lado y hacia el otro para sacarme la venda,
cuando lo logré, allí estaba ellos, mirándome uno al lado del otro. –-Suplicá
que te cojamos-, me dijeron. -Si, cojanme, cojanme, métanme las pijas por donde
quieran. Gustavo se acercó, se mojó el dedo y lo llevó a mi entrepierna, yo no
tenía bombacha puesta, me toco con la punta de su dedo húmedo la punta de mi
clítoris, me retorcí, en eso Fernando acercó su pija a mi boca, me permitió
tocarla sólo con la punta de mi lengua.


Yo estaba desesperada. –Basta, cojanme!- grité desesperada.
Entonces ahí Gustavo metió suavemente su dedo medio dentro mío, en el mismo
momento que Fernando introducía su pija en mi boca. Me retorcí nuevamente.


El grueso dedo de Gustavo salía y entraba dentro mío, yo
abría las piernas todo lo que podía, mientras la pija de Fernando entraba y
salía de mi boca.-Siiiii, asíiiiii, máaaaassss- decía. En eso se detuvieron, yo
los miré. Ellos se miraron Gustavo dijo –Quién se la coge primero, vos o yo?-.
-y si la cogemos juntos?_ preguntó Fernando... En ese momento sentí algo muy
extraño: miedo y excitación a la vez. Cerré los ojos apretándolos fuertemente,
éste había sido el momento de mayor excitación de la noche. Me miraron, Fernando
me preguntó.


_Nos querés a los dos juntos?. –Siii- dije enloquecida de
deseo. –Pero, alguna vez te hicieron la cola?- Si, ya me la metieron por atrás
hasta la garganta- dije mirándolos insinuantemente.

Entonces Fernando se puso entre mis piernas y suavemente comenzó a meter su
lengua en mi vagina, mientras Gustavo me desataba. Podía sentir la pija de
Gustavo pasando por todo mi cuerpo, ni bien me soltó las manos, lo primero que
hice fue agarrar la pija de Gustavo y llevármela a la boca, la mordisqueé, la
saboreé, la succioné. Sentía que un río de flujo y saliva había dentro mío.
Gustavo se recostó en la cama, Fernando me tomó de la cintura, me hizo levantar,
pasar mi pierna por arriba de Gustavo, agarró la pija de Gustavo con sus manos e
hizo que me sentara suavemente sobre ella.


–Guauuuuu- qué sensación fue sentir esa pija tan deseada
entrar dentro mío. Yo no podía dejar de mirar a Gustavo y de tocar esos músculos
impresionantes. Empecé a moverme de arriba hacia abajo, de derecha a izquierda
primero muy lento y después más rápido... tengo que reconocer que arriba es la
posición que más disfruto.


Al rato de estar así, sentí que las manos de Fernando me
tomaban de la cintura empujándome hacia Gustavo hasta que mi pecho semi salido
del corset tocó el suyo. Allí fue cuando me aflojó el corset y me lo sacó,
entonces si, mis senos descansaron sobre los erizados pelos del pecho de
Gustavo, pude sentir su respiración en mi boca y no resistí la tentación de
introducir mi lengua buscando la suya. Pasé mi lengua por sus labios, hasta
encontrar esa lengua caliente, con la boca abierta, muy abierta, en un juego de
lenguas nos besamos apasionadamente. El agarró fuertemente mi cabeza para meter
su lengua más adentro. En ese momento sentí que algo tocaba mi cola, algo frió y
viscoso, Gustavo no me dejó que diera vuelta mi cabeza, intuí que Fernando me
estaba poniendo un gel... y así fue. Hizo jueguitos con su dedo embebido en gel
dentro de mi culo que ya se había dilatado deseoso. Sin dejar de besarlo, dije:
-Ya meteme la pija ya-. No lo dudó. Se recostó sobre mi espalda y comenzó a
meter esa pija húmeda, caliente, temblorosa, en mi culo. –Aaaaaaa, siiiii
movete- le dije.


Los dos comenzaron a moverse acompasadamente. Todo mi ser
comenzada a hincharse. Qué placer, que increíble placer, dos pijas adentro mío.
–Siiii cojanme máaaasss mas mas mas, así más fuerte, mas mas! maaaaasssss!!!!!
En ese momento estalló mi doble orgasmo, no podía dejar de moverme porque los
orgasmos no paraban. Repentinamente ellos se detuvieron, me recostaron boca
arriba sobre la cama, tomaron cada uno una mano mía e hicieron que los pajee, de
a ratos metiéndome las pijas en la boca, primero una, después la otra, las dos
juntas. Ver esa escena era increíble. Hasta que comenzaron a acabar los dos
juntos encima mío. La leche chorreaba por todo mi cuerpo. Toda esa leche
caliente, espesa, exquisita.... Con sus mismos penes la desparramaron por todo
mi cuerpo y la introdujeron en mi boca.


Qué inmenso placer... Todos caímos rendidos en la cama.


-Te gustó- me preguntó Gustavo. –Muchísimo- le contesté. –Te
puedo hacer una pregunta, dijo Fernando. –Si-. Tuviste alguna vez sexo grupal?-.
–Nooo jamás, le contesté-. -Te gustaría?- Lo pensé y la idea me calentó
nuevamente, entonces, acariciándome yo misma mi entrepierna le dije: -Si-.
–Entonces mañana te vamos a llevar a una fiestita, va a haber de todo, hombres
mujeres, hombres bien machos travestidos, y ahí vale todo, querés?-. -Si- le
contesté-. -Pero te voy aclarando algo... prepárate que ahí te vas a encontrar
con alguien en especial... alguien que vos conocés muy bien y ni siquiera te
imaginas que viene a nuestras fiestitas desde hace mucho tiempo... te animás?-.
–Desde hace un tiempo me animo a todo- le contesté.


Continuación


Nunca había ido a una fiestita, eso me ponía muy nerviosa,
ansiosa, me daba mucho miedo y, reconozco que ese miedo me excitaba mucho más.
Sabía que íbamos al departamento de otro streeper y que iba a haber varias
personas, pero nada más.


No sabía que ponerme, nada me gustaba, me probé de todo y al
final me decidí por un conjunto de ropa interior de leopardo, medias red negras
y un conjuntito de pollera y remera de leopardo que me había comprado hacía
mucho, pero que reformé ajustándolo bien y acortando la remera y la pollera. Me
peiné con todos mis rulos bien desparramados, me pinté los labios de rojo
fuerte, los ojos con mucho delineador, aros grandes de argollas; o sea, bien
torra, bien puta.


Los pasé a buscar en mi auto a Fernando y Gustavo que
vinieron con un amigo de ellos que me lo presentaron como Pablo, cuando me
vieron llegar dijeron: -mmm qué puta!-. -Si, esta noche me siento muy puta y me
gusta sentirme así. Gustavo se sentó al lado mío, Pablo y Fernando atrás. Iba
manejando cuando comencé a sentir que la mano de Fernando, desde atrás comenzaba
a rozarme la cintura, me hizo estremecer, cerré levemente los ojos, eso les
demostró que estaba calentándome.


No dejaron pasar la oportunidad de pasar un muy buen momento.
Entonces Gustavo llevó su mano a mi pierna y con una suavidad increíble, apenas
rozándome comenzó a acariciarla. Dos manos de dos hombres distintos en mi cuerpo
me hicieron estremecer aún más. Gustavo acariciaba mi pierna, Fernando pasaba su
mano por mi cintura y mi panza; no podía evitar el entrecerrar los ojos. Mmmm
esas manos grandes fuertes recorriendo mi cuerpo. Inconscientemente abrí
levemente las piernas para indicarle a Gustavo que pusiera su mano en mi
entrepierna y así lo hizo. En ese momento Fernando llevó su mano a mi pecho
apretándolo muy fuerte. Qué placer, qué sensación. Miré por el espejo y vi que
Pablo miraba la escena mientras se tocaba.


Últimamente tengo mucha necesidad de sexo y no quiero
reprimirme más, así que busqué un lugar oscuro y paré el auto. Con los vidrios
polarizados sabía que nadie iba a vernos. Ellos también se calentaron mucho
cuando vieron que paré. Me quedé quieta para sentir el roce de esas mano en mi
cuerpo, me acariciaron suavemente entre los dos, todo el cuerpo. Sus manos
recorrían mi cintura, mi panza, mis piernas, mis brazos. Yo tenía los ojos
completamente cerrado y estaba inmóvil, sólo gozaba. Comencé a sentir que algo
suave y muy húmedo recorría mi cuello, abrí los ojos, era la lengua de Pablo.


Qué escena! un hombre acariciándome las piernas, la
entrepierna, otro la cintura, los pechos y otro recorriendo mi cuello con su
lengua, me hubiera gustado tener un espejo para poder ver eso. En eso Pablo
acercó su boca a mi oreja, me la humedeció y con una voz muy sensual me dijo:
-Vení, pasate atrás- No lo dudé, me pasé, ellos tiraron los asientos hacia
delante para dejar más espacio y poder entrar los tres. Me senté, Fernando quedó
detrás de mí, me recosté en el asiento apoyando mi cabeza en las piernas de él,
delante mío quedó Pablo, que no perdió tiempo. Abrió mis piernas y comenzó a
soplarme suavemente entre las piernas, nunca había imaginado que un soplido allí
era tan excitante. Gustavo se estiró y pasó su lengua por mis labios cerrados,
no abrí mi boca, dejé que los humedeciera así.


Un río comenzaba a mojar mi vagina. –Cójanme- les dije.
Pablo, acercó su lengua a mi clítoris y apenas lo rozó, me retorcí de placer. –
Si, chupámelo- Cómo me gusta que me pasen la lengua suavemente por el
clítoris!!! Así lo hizo. Fernando tiró mi cabeza hacia atrás y comenzó a besarme
con esos labios carnosos y suaves. Gustavo sin dudarlo supo que tenía ganas de
que me pasara su lengua por mis tetas y no dudo en hacerlo.


Qué excitante es tener a muchos hombres... mi ratón, mi gran
ratón lo estaba cumpliendo en mi auto... y eso no era nada, me calentaba aún más
el pensar que después de esta fiestita que tenía en mi auto iba a estar en otra
fiestita, donde seguramente iba a haber muchas más pijas y lenguas para mi.
Agarré fuertemente la cabeza de Pablo con mis manos y la apreté con mis piernas
para sentirlo aún más. Yo seguía retorciéndome de placer, mi respiración se
había puesto muy pesada por la excitación, tenía mis ojos fuertemente apretados
aunque de a ratos los abría para poder ver lo que esos 3 hombres me estaban
haciendo. Agarré la mano de Pablo, le humedecí el dedo medio y le pedí que me lo
metiera adentro buscando ese punto que sabía me iba a llevar a un orgasmo
intenso y prolongado. Empezó a meterme su dedo gordo y largo despacio, yo podía
sentir como todo mi interior se iba abriendo lentamente. Dejé escapar un suspiro
que Fernando detuvo con su boca.. Gustavo seguía allí pasando su lengua por todo
mi cuerpo.


Pablo siguió hurgando con su dedo buscando mi punto G, en un
momento lo encontró y se quedó allí acariciándolo. –Siiii, asíiiii, asíiiiii. No
podía dejar de retorcer mi cadera para acrecentar el placer. –Siiiii así, mové
tu dedo adentro mío, más, más, más-. Los tres supieron que estaba a punto de
tener un orgasmo, entonces intensificaron lo que estaban haciendo... y justo
ahí, cuando estaba por estallar se detuvieron. –Sigan, sigan- les grité. No
siguieron, cambiaron de posición. Cómo hicieron no se, a pesar del poco lugar
los tres cambiaron de lugar, Gustavo se pasó atrás, se recostó y con una fuerza
increíble me levantó y me sentó sobre él, agarró su pija con la mano, la pasó
por mi entrepierna, Pablo me levantó de la cintura y me sostuvo en el aire,
mientras Gustavo hacía círculos con su pija en la entrada de mi concha para
abrirla aún más y que su pija pudiera entrar entera. Pablo comenzó a bajarme
lentamente, mientras yo podía sentir como esa pija dura entraba en mi. Volví a
apretar fuerte mis ojos y una terrible bocanada de aire salió de mi boca. Podía
sentir la terrible excitación que había en los cuatro.


Yo subía y bajaba, me movía en círculos, adelante y hacia
atrás. En eso sentí que un par de manos fuertes me empujaban hacia delante, no
se si fue Fernando o Pablo, pero uno de los dos comenzó a poner su dedo en mi
cola, llevé la mano hacia atrás para sacarlo, le dije –nooooo eso noooooo-
Alguien contestó –siiii eso siiiii- Gustavo agarró firmemente mi mano y la llevó
a su boca, hizo que metiera mi dedo dentro de su boca mientras nos besábamos.
Eso es otra cosa que me gusta mucho meter un dedo dentro de la boca mientras nos
besamos. El dedo de alguien seguía allí en mi cola acariciándola y abriéndola
lentamente. Supe que la idea era cojerme de a dos... y si... no me iba a
resistir, eso me gusta, así que no voy a resistirme, pensé, voy a disfrutarlo.
En ese momento, sentí una pija húmeda, muy húmeda penetrándome por atrás.


Me quedé quieta muy quieta. Gustavo detuvo sus movimientos.
La pija comenzó a entrar, abriéndome... lenta, suave, caliente, húmeda. –Siiiii-
le dije. Entró toda, absolutamente toda. Dos pijas adentro mío, hasta podía
percibir que las dos pijas se tocaban adentro. Entonces si, en ese momento
comenzaron a moverse, primero lento, después cada vez más y mas intensamente. No
sabía quien me la estaba metiendo por atrás, pero tampoco me importaba. –Siiii
cojánme, más más fuerte. Siiii así más más maaaaas!!!- Grité sin que me
importara que me escucharan. Estalló el orgasmo con un montón de golpes en mi
interior. Qué placer, qué espectacular cojida!.


Sacaron las pijas de adentro mío. Los tres empezaron a
pajearse a mi alrededor. Supe que iban a acabar. Abrí mi boca para no perder la
oportunidad de tragarme toda esa leche. Y fue así Saltó la leche de los 3
bañándome toda la cara, las chupé mientras los pajeaba para no dejar ni un
poquito dentro de ellos.


Me limpié, acomodé mi ropa, ellos también. Dentro del auto
había quedado un olor a sexo que volvió a excitarme, pero pensé... –me reservo
un poco de deseo para cuando lleguemos. Arranqué y rápidamente manejé hasta
llegar al departamento donde me esperaba otro momento de placer.

Llegamos. Entramos. Había alrededor de 5 persona 2 mujeres y tres hombres, todos
tomando champagne, nos saludamos. El ambiente era muy sugestivo. Pocas luces de
color azul, un perfume muy sensual, alfombras muy mullidas. Manaba sexo de ese
lugar. De repente miré una pantalla que había en la pared y me paralicé cuando
me reconocí. Estaban pasando el video que habían filmado cuando estuve con
Fernando y Gustavo. Me gustó y me calentó mucho ver eso. Gustavo se acercó a mi
y me dijo al oído: -estamos esperando a la diosa de la noche- -Si? Quién es-, le
pregunté. Ella, me dijo señalándome a una persona que entraba.


Era una rubia de pelo largo lacio espectacular. Alta, con un
cuerpo de película. Vestida muy erótica. Un corset y un short de látex ajustado
rojo, portaligas, medias red, botas altas brillosas, todo rojo. Hermosa, muy
llamativa, perfecta. –Qué hermosa mujer- dije. Gustavo me dijo –No la conocés-.
–No- le contesté. Mirala bien. Me acerqué... no podía creerlo cuando la
reconocí. –Ariel!!! Sos vos!!!!- No podía creerlo, estaba absolutamente
sorprendida. -Si-, me dijo Gustavo. –No te diste cuenta de algo?-. -No, de qué-.
–Vos sos la única mujer acá-. Miré a mi alrededor, era cierto, hombres y
travestís.


Pero qué travestís!!!. Aunque la mejor era Ariel, esa puta
infernal de rojo que había entrado recién...


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: El cumple de mi amiga (streepers)
Leida: 20562veces
Tiempo de lectura: 18minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
ass porn
porno italiano 3G gratis
olgun porno
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .