webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Violación en la oficina (1)


 


Relato: Violación en la oficina (1)

  

Violación en la oficina


Era temprano, Eva estaba trabajando como de costumbre en
aquella aplicación informática que últimamente le había quitado el sueño.
Llevaba una temporada de stress total porque no estaba terminada del todo y el
cliente no paraba de protestar.


Era festivo, el teléfono no iba a sonar en todo el día, ni
nadie vendría a ofrecer nada… ideal para trabajar sin molestias. Tan solo
esperaba una visita a primera hora de un técnico informático que debía instalar
una red para conectar los ordenadores. La oficina era pequeña, pero la compartía
con otra chica y pensaron que les hacía falta una red informática.


Eran las 10 cuando sonó el timbre. Eva se levantó y abrió, un
poco distraída, pensando en aquel error que le salía constantemente al hacer una
determinada consulta. Era un chico de unos veintipocos, alto, moreno, tenía
buena planta. Llevaba un maletín y un rollo de cable bajo el brazo.


- Hola, buenas, vengo a….


- Si, si, el de la red. Anda, pasa y tu mismo. Las tomas van
aquí a la derecha y debajo de mi mesa. Tu mismo. Si no te importa… tengo
trabajo.


El chico se quedó un poco sorprendido con el recibimiento,
pero ya estaba acostumbrado. Mientras Eva volvía a sentarse en su mesa, él
empezó a sacar todas las herramientas y a desenrollar el cable para empezar su
trabajo.


Primero hizo la toma de la entrada y luego fue a la mesa
donde estaba Eva muy concentrada. La toma debía ir justo en el suelo, debajo de
la mesa. Antes hubo una ahí y querían aprovechar parte de la instalación. Eva
estaba de frente a la mesa, mirando el ordenador fijamente y tecleando sin
parar. El chico se arrodilló y se puso debajo de la mesa, como pudo, ya que Eva
casi ni se movió.


Ese día Eva llevaba una blusa blanca, medio transparente y
una falda negra ajustada. Medias de malla y zapatos de tacón. Llevaba un
conjunto de ropa interior muy provocativo, con un sostén blanco que realzaba sus
pechos y unas braguitas negras que volvían locos a los chicos.


Se sentó en el suelo, justo debajo de la mesa, a escasos
centímetros de sus piernas. Empezó a desenrollar cable y a preparar las tomas.
Observó como la chica estaba concentrada con su trabajo, y no tenía cuidado de
lo que el chico podía observar: Eva movía constantemente las piernas, en señal
de nerviosismo. El chico se tomó más tiempo de normal porque no paraba de
deleitarse con el panorama, sobre todo cuando ella separaba las piernas y él
podía apreciar sus braguitas negras que asomaban por debajo de las medias…
aquello empezó a ponerle muy caliente. Además, con tanto movimiento de ambos,
los roces eran constantes; ella ni se daba cuenta, él se iba poniendo a 100 por
momentos.


Al cabo de un rato salió, como pudo, de debajo de la mesa no
si antes dar un buen repaso a los muslos de la chica… impresionantes; se veía
claramente que hacia deporte y, a pesar de no ser una chica delgada, sus curvas
eran muy interesantes.


El chico observo que de vez en cuando Eva dejaba caer sus
brazos a los lados, y se perdía mirando la pantalla durante unos instantes.
Luego seguía tecleando y maldiciendo al analista que le pasó el estudio del
programa.


Mientras tanto, él trabajaba detrás de ella. En un momento
determinado empezó a sacar más cable que fue preparando disimuladamente en
trozos pequeños, de 1 metro cada uno aproximadamente.


De pronto, cuando Eva se despistó y dejó sus brazos inertes,
él se acercó y le sujetó rápidamente las muñecas por detrás de la silla. El
instante que tardó Eva en reaccionar por estar sumergida tanto en su trabajo
sirvió para que la atara sin problemas las manos a la espalda, por detrás del
respaldo.


¡Pero que coñ…! – No le dio tiempo a decir nada más. Con un
rápido movimiento le puso en la boca una de estas bolas rojas que usan en las
películas de sado, con unas tiras de cuero que se atan detrás de la cabeza. Ella
se resistía, evidentemente, pero al estar atada no pudo evitar que se la pusiera
rápidamente y dejara su boca completamente abierta y sin poder decir ni palabra.


Acto seguido cogió otro trozo de cable que enrolló con un par
de vueltas a su cuello y lo ató al cable que unía sus muñecas, dejandolo
bastante tenso, de forma que su cabeza quedaba relativamente erguida, sin poder
mirar hacia abajo.


Una vez la tuvo parcialmente inmovilizada, cerró las cortinas
para que no les vieran desde el exterior. Ella seguía mirando hacia la puerta,
con el ordenador delante. De pronto empezó a ver volar prendas de ropa que
pasaban por encima de su cabeza: un jersey, una camiseta, los zapatos y los
pantalones.


De pronto unas manos empezaron a tocarla por los hombros,
lentamente, bajando por sus brazos… notó su aliento en la nuca, justo en el
momento que empezó a lamerle el lóbulo de la oreja, lentamente….


La tocaba con mucho cuidado, con movimientos pausados pero
precisos. Poco a poco le fue dando la vuelta a la silla (era giratoria) y quedó
justo enfrente de él, sin poder decir ni media palabra.


El chico era bastante atlético, con los músculos bastante
marcados. No era especialmente guapo, pero resultaba atractivo. Llevaba unos
slips que escondían un paquete más que considerable, en plena erección.


Por un momento Eva se estaba entregando a su violador, pero
reaccionó e intentó golpearle con las piernas. El chico se movió rápidamente y
esquivó las patadas y los zapatos que salieron despedidos ágilmente. Acercándose
por un lado, al mismo tiempo que se quitaba uno de sus calcetines, se arrodilló
y le cogió el tobillo. Sin darle tiempo a reaccionar (realmente el chaval tenía
mucha fuerza) le sujetó el pié a una de las patas de la silla, con el calcetín
que llevaba en la mano; inmovilizar la otra pierna fue más sencillo, ya que Eva
se medio ahogaba al moverse bruscamente y prácticamente no ofreció resistencia.


La tenía totalmente a su merced, atada, jadeante, con ojos de
odio y lista para ser torturada de una de las formas más agradables que puede
existir.


Con otro trozo de cable le ató las rodillas bien juntas, de
forma que el chico se pudo sentar encima de sus piernas. Lentamente le fue
besando toda la cara, lamiéndole cada milímetro de su rostro. Sus labios
calientes y húmedos se paseaban de un lado a otro provocando en Eva una
sensación de agradable desespero. Se entretuvo un buen rato en sus orejas, en su
cuello… lentamente fue desabotonando su camisa hasta dejarla totalmente abierta.
Su pecho se agitaba rítmicamente, su respiración provocaba que de su amordazada
boca salieran jadeos de desesperación.


Utilizando una de las llaves para cortar cables, le cortó el
sostén justo entre los dos pechos. Las gotitas de sudor resbalaban lentamente
por ellos; El chico se entretuvo un buen rato lamiendo cada una de ellas,
haciendo especial hincapié en sus pezones, que aumentaban por momentos de tamaño
ante los ojos excitados de aquel hombre.


Eva se daba cuenta que su cuerpo reaccionaba ante tal ultraje
sin poder hacer nada para evitarlo.


Cuando se cansó de torturarla sin que pudiera, ni de lejos,
llegar a un momento de desahogo, le desató las rodillas y le separó las piernas.
Eva no tenía fuerzas ni para resistirse. Lentamente le levantó la falda hasta la
cintura, quedando sus pantis a la vista del violador, semiocultando unas bragas
de encaje negras, muy sexys.


Lentamente el muchacho se arrodilló ante ella, y mientras
acariciaba sus piernas desde los pies a las inglés, besaba lentamente las bragas
a través de las medias y pasaba su lengua una y otra vez empapándolo todo (más
de lo que ya estaba) provocando oleadas de placer a la chica que no podía más
que sufrir esa agradable tortura sin poder ni si quiera moverse.


Una vez consideró que ya era suficiente, el chico le desató
los tobillos y le fue bajando las medias muy lentamente, intentando que sus
manos contactaran con la piel de Eva en todo momento, haciendo que notase la
presión de sus fuertes manos.


Una vez la tuvo con las piernas desnudas, le apartó la
braguita y empezó a jugar con su clítoris suavemente, al mismo ritmo que había
hecho todas sus acciones hasta el momento. El olor de la excitación le provocó
una erección aún mayor, si cabe, a este técnico que estaba haciendo "la
instalación de su vida".


No tardó Eva en llegar a un orgasmo que la hizo gritar tras
su mordaza, y a soltar hilos de saliva por la comisura de los labios, impotente
ante el placer que le estaba proporcionando ese extraño.


Mientras se recuperaba, él cogió el rollo de cable y se lo
puso justo en su espalda, entre el respaldo y el culo, de forma que le obligó a
tirar su cuerpo hacia delante, y separar las piernas apoyándolas sobre el suelo
para no caerse, y al mismo tiempo no descoyuntarse los hombros que seguían
forzados al tener las manos atadas al respaldo de la silla.


De la misma forma que le había quitado las medias, procedió
con las bragas que se fueron enroscando a medida que bajan hasta salir por cada
uno de sus pies. Se las puso en la muñeca, en forma de trofeo. Previamente las
olió inspirando fuertemente, para darse otra dosis de olor femenino caliente
deseoso de recibir placer. Volvió a subir por sus piernas con suaves besos que
empezaron en la punta de sus pies, recorrieron su empeine y planta, se recrearon
con sus pantorrillas duras y redondas, se entretuvieron debajo de la rodilla y
se comieron por completo sus muslos duros y fuertes, que estaban en tensión por
el esfuerzo de soportar parte de su peso ya que su culo estaba justo al borde de
la silla.


Empujó la silla hacia atrás de forma que sus brazos quedaron
tocando con el borde de la mesa. Él se apoyó también en el borde y poniéndose
totalmente rígido, con el cuerpo inclinado, fue bajando como si estuviera
haciendo una flexión para acercarse al cuerpo de Eva.


Con movimientos circulares empezó a restregar el bulto de sus
slips por el coño de la chica, lentamente, de forma que ésta volvió a soltar
flujos vaginales que indicaron que estaba apunto para la estocada final.
Entonces el chico se bajó los slips y volvió a adoptar la misa postura de antes,
pero esta vez con un ariete de cabeza púrpura que apuntaba directamente al coño
de Eva.


Lentamente fue encarando la entrada y se introdujo hasta el
fondo sin ningún tipo de resistencia. Sus rostros quedaron a escasos milímetros
uno del otro, respirando con dificultad ambos. Eva cerró los ojos y soltó un
gemido que ni la mordaza pudo apagar.


Entonces el chico empezó moverse lentamente para que ella
sintiera en todo momento que ese aparato la estaba follando impunemente,
marcando el ritmo que él quería y ella tan solo recibiendo, padeciendo,
sufriendo y gozando con cada penetración del violador.


Poco a poco fue aumentando el ritmo hasta que se vació por
completo en su interior, soltando un grito de placer que llevó a Eva también a
su segundo orgasmo de la mañana, quedando los dos completamente extenuados, él
encima de ella, recuperándose del esfuerzo.


Pasaron unos minutos cuando él se levantó, la besó en la
mejilla y se fue a buscar la ropa que había tirado por el suelo. Eva no sabía si
reír, llorar, pedir auxilio o suplicar que la volviera a follar… Así la tuvo
unos 20 minutos más, mientras termino su trabajo.


Tranquilamente le extendió un albarán, se lo dejó en la mesa
y le dijo:


- Si vas moviendo tus muñecas de arriba abajo, acabarán por
aflojarse los nudos y podrás soltarte. Aquí te dejo el albarán; como no me lo
puedes firmar, volveré de aquí a dos días a buscarlo… espero que estés tan sexy
como hoy. Para que no me olvides fácilmente, te dejo este regalito; espero que
te guste.


Se acercó a su maletín y sacó un consolador a pilas, de un
tamaño considerable. Separó las piernas de Eva, totalmente chorreantes, y se lo
introdujo lentamente. Seguidamente se sacó las braguitas de la muñeca y se las
puso, cuidadosamente, para que el consolador no pudiera salir por su cuenta. Le
dio la vuelta a la base y éste empezó a funcionar.


Los ojos de Eva se salían de sus órbitas implorando piedad al
desconocido, ya que no sabía cuando podría soltarse y estaba completamente
agotada. Él sonrió, le besó de nuevo en la mejilla y la dejó de cara al sol,
para que no pasara frio y que disfrutara del paisaje mientras "soportaba" una
serie de orgasmos que duraron todo el día.


Finalmente, a eso de las 8 de la noche se agotaron las pilas
y Eva pudo por fin soltarse una de las manos, pudiéndose liberar así de su
accidentada instalación de la red que, por cierto, pudo comprobar al día
siguiente que funcionaba perfectamente.


Justo antes de salir de la oficina Eva pensó que había sido
una de las experiencias más excitantes de su vida, pero lo que no sabía el
desconocido es que a Eva le gusta llevar el mando en el sexo, y que por tanto
hoy había sufrido una humillación difícil de perdonar, por lo que si volvía
verdaderamente a buscar el albarán… se llevaría también una propina que nunca
olvidaría. Con una media sonrisa que daba miedo cerró la puerta y se fue a su
casa, necesitaba un baño y meterse en la cama porque estaba destrozada.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Relato: Violación en la oficina (1)
Leida: 21841veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
bahis siteleri
erotische geschichten
online bahis siteleri
wso shell
yerli porno
izmit escort



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .