webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El mejor año


 


Relato: El mejor año

  

La mayoría de las personas que conozco acostumbra pasar la
noche buena en familia y el último día del año se la pasan con los amigos o en
alguna fiesta en un antro. En mi caso sucede totalmente lo contrario. No se
porque, pero la noche buena y la navidad en mi familia son casi como cualquier
otro día. Muchas veces las pasé en casa de algún amigo o cenando con mi hermana,
los dos solos en mi casa. Con los días 31 no sucede así. Toda la familia de mi
madre –o al menos la mayor parte- se reúne en casa de mi abuelo para celebrar la
llegada de un nuevo año.


Las doce uvas, las absurdas supersticiones, el calzoncito
rojo, los brindis, los abrazos y todas las demás tradiciones están incluidas en
la celebración. Parece divertido, pero si a mi gusto por la soledad le agregamos
que a gran parte de la gente en dicha reunión la veo únicamente ese día
entenderán que para mi resulta poco menos que un martirio. Nunca había pasado un
día de año nuevo en otro lugar, tal vez porque no se había presentado la
oportunidad de hacerlo con alguien a quien quisiera tanto como a mi pareja. Un
día que me llamó por teléfono me comentó que era muy probable que toda su
familia se fuera a la granja de su abuela. Me preguntó si me gustaría pasar la
noche en su casa. No era seguro, pero me ilusionó mucho la idea de dormir y
despertar con él.


No creí que pudiera presentarse algún problema que me lo
impidiera. Olvidaba que desde el día que en mi casa se enteraron que soy
homosexual tengo que pedir permiso para casi cualquier cosa, siendo que nunca
antes lo había hecho. Le comenté a mi madre que existía la posibilidad de que no
estuviera en la reunión familiar del año que acaba de terminar. Se puso furiosa
y de su boca salieron frases como "estás loco, ni lo pienses", "ya sabes que ese
día lo pasamos en familia".


Es realmente complicado tratar de razonar con ella, por lo
que no insistí y me tragué mi rabia. No me parecía justo dejar de hacer algo que
deseaba tanto nada más porque a la señora no le parecía bien. Intenté que no me
afectara tanto. Soy muy bueno para ocultar mi depresión tras una risa
permanente, pero en esa ocasión me resultó imposible. Puede parecer un poco
exagerado y dramático, pero el que no pudiera estar ese día con Alberto me
provocaba una profunda tristeza. No tenía ganas de hacer nada, hablaba menos de
lo acostumbrado –o sea que no pronunciaba palabra alguna-, no estaba riendo todo
el tiempo como acostumbro hacerlo, en resumen me sentía fatal. Por más que me
esforcé en esconder mi melancolía cuando me llamaba por teléfono, no pude. Cada
vez que escuchaba su voz sentía unas ganas enormes de llorar. Cuando quería
hablarle, las palabras difícilmente escapaban de mi garganta.


Obviamente me escuchaba diferente y él lo notó. Eso era lo
que más me dolía. No le gusta que este en ese estado y a mi no me gusta que este
preocupado por mi culpa. El 30 acordamos que sólo lo llamaría y nos despedimos.
En cuanto colgué la bocina solté el llanto. No podía parar. Intentaba calmarme
pero mi pena era más fuerte que mi voluntad. Cuando logré tranquilizarme un poco
lo llamé a su casa esperando que hubiera llegado del trabajo, pero no fue así.
Me pasé toda la noche llorando y castigándome al recordar que ni siquiera podría
verlo unos minutos. Parecía como si estuviera sacando todo las lágrimas que
retuve en el pasado cada vez que algo malo sucedía en mi vida.


Amanecí con los ojos hinchados y un humor de los mil diablos.
Su teléfono almacena las los números de las llamadas que recibe, por lo que a
primera hora de la mañana sonó el teléfono. Le dije que quería verlo y acordamos
encontrarnos a las 8:00 afuera del Mc´Donalds de Juárez. Le pedí disculpas por
haberlo preocupado y le prometí hacer un esfuerzo por mejorar mi ánimo. Algo que
veía difícil, porque en cuanto colgué comencé a llorar nuevamente. Decidí dejar
de sentirme así y hablar con mi madre para convencerla de que el que sea gay no
era razón suficiente para su actitud. No tenía nada que perder, y si al fin de
cuentas no lograba nada podía irme y afrontar las consecuencias a mi regreso.
Afortunadamente todo salió mejor de lo que creía. Por primera vez en mucho
tiempo pude hablar con ella sin gritos y reclamos. Reconoció que las bases de su
negativa eran poco sólidas. Finalmente no tenía que ir a la casa de mi abuelo.
La expresión en mi cara volvió a mostrar mi eterna sonrisa y corrí hacia el
teléfono esperando que Alberto aún estuviera en su casa. Le pregunté si no era
muy tarde para decir que si podía pasar la noche con él. Dijo que no y nos
despedimos esperando dieran las 8:00.


No quería llegar tarde, por lo que inmediatamente empecé a
hacer las cosas que tenía pendientes. Limpié mi casa, preparé la ensalada de
manzana y me bañe justo a tiempo para salir con mi hermana. Como ella no quería
llegar tan temprano a la casa de mi abuelo y no tenía otros planes, me pidió que
la acompañara al cine. Antes de llegar al cine compramos un pastelito y nos
sentamos en una banca a comerlo. Compramos boletos para ver La sonrisa de Mona
Lisa. No es la mejor película que se haya realizado, pero en mi opinión es
bastante buena, en especial las actuaciones de Kirsten Dunst, Maggie Gyllenhaal
y Ginnifer Goodwin. Las tres son chicas muy talentosas que seguramente se
convertirán en actrices reconocidas con el tiempo. Pero bueno, volviendo a mi
historia, estuve todas las cerca de dos horas que duró la proyección mirando el
reloj. Ansiaba que ya fueran las 8:00. Por fin salimos del cine y corrimos a la
parada de autobús, ya que apenas y había tiempo suficiente para que yo llegara a
tiempo. Dejé a mi hermana en casa de mi abuelo y me despedí de todos.


Tomé el tren ligero poco antes de las 8:00. Como suele
sucederme me pasé de estación, por lo que tuve que caminar unas cuantas calles
para llegar al lugar donde lo vería. El reloj marcaba las ocho con cinco y el
estaba sentado en una banca esperándome. El corazón me saltó cuando lo vi, me
sentía enormemente feliz. Tomamos el camión a su casa y yo solamente pensaba en
llegar para poder besarlo, ya habían pasado tres días desde la última vez que lo
había hecho.


Una eternidad para mi. Entramos, y después de ver a sus
perras me dijo que estaba muy contento de que estuviera ahí y me besó. Como ya
lo he dicho antes, sus besos me hacen estremecer y alejan todos los pensamientos
de mi cabeza. Lo que siento cuando sus labios están sobre los míos es tan grande
que no queda espacio para nada más.  Nos sentamos a ver la televisión y a
comer papas fritas esperando por su amiga Janet –espero que así se escriba su
nombre-. Cuando llegó se sentó un rato a ver la tele y después salimos rumbo a
su casa. Había una "fiesta" a la vuelta y ahí estuvimos un par de horas. Conocí
a la hermana de su amiga y al esposo de esta. Todos son muy agradables y
simpáticos, me hicieron reír bastante; sin embargo, mi mente estaba ocupada en
otra cosa. Pensaba en él. Nos despedimos como a eso de las 2:00.


Llegando a su casa se encargó de sus mascotas y subimos a su
recámara. Se quitó la chamarra y yo la mía. Se recostó en la cama y yo a su
lado. Me besó y mi mente dejó de funcionar. Después de "jugar" por un tiempo nos
metimos de bajo de las sábanas y se durmió casi de manera instantánea. Yo no
tenía sueño ni ganas de quedarme dormido. Quería ver su rostro, me fascina ver
su cara y más cuando duerme. Se ve tan tierno y lleno de paz. No se cuanto
tiempo pasó antes de que yo también cerrara los ojos, pero todo ese tiempo no
fue suficiente para cansarme de tener la vista fijada sobre él. Cerca de su casa
está una iglesia donde el reloj suena cada quince minutos, por lo que no pude
dormir mucho. Desperté en varias ocasiones, pero no me importaba porque cada vez
que abría los ojos él estaba a mi lado. En otras circunstancias me habría
molestado el echo de despertar casi cada quince minutos, pero sería imposible
enojarme por escuchar su respiración opacando las campanadas. Sería imposible no
dar gracias por poder admirar su belleza una ves más. Mi amiga Livier me dijo
una vez que no había nada más satisfactorio que despertar al lado de una persona
que aún dormida y sin decir una palabra te hiciera sentir como si todavía
estuvieras soñando, tenía toda la razón.


En la mañana me desperté antes que él y si, me quede mirando
sus ojos, sus labios, su belleza. Pasaron por mi mente todos los momentos que me
ha regalado. Desde aquella primera salida al cine hasta el último beso de la
noche anterior. No podía creer lo afortunado que soy al tenerlo con migo. Cuando
él despertó pasamos un rato más acostados. Comimos gelatina y vimos la tele.
Actividades tan comunes que a mi me parecían toda una aventura por hacerlas en
su compañía. Aunque la gelatina sació un poco nuestro apetito no fue suficiente.
Fuimos a desayunar a casa de su amiga. El pozole no es una de mis comidas
favoritas, pero estaba muy bueno.


Antes de irnos le prestó la película de Los Ángeles de
Charlie, la cual no pudimos ver porque el DVD no la aceptó. Rentamos El señor de
los anillos, las dos torres. La vimos en la sala abrazados. Más no es lo que
hicimos lo importante, sino el haber estado juntos tanto tiempo, el haber pasado
la noche sin tener que despedirnos. No quería apartarme de su lado, pero tuve
que hacerlo. A pesar de que tenía mucho sueño me acompañó al centro de la ciudad
y espero a que terminara mi helado. Me dio un beso y entré a la estación del
tren mientras el caminaba a la parada de autobús. Pasé todo el camino y toda la
noche pensando en él, bueno siempre estoy pensando en él. Me imaginaba que
estaba acostado a mi lado, que mi almohada a la que abrazaba fuertemente era él,
que el sonido del viento era en verdad el de su respiración. Me dormí anhelando
encontrarlo también en mis sueños.


Cuando aún estábamos en su casa me agradeció el haber estado
con él, a lo que yo contesté que era yo el agradecido, que el haber amanecido a
su lado fue muy padre. Creo que no me alcanzaría una vida para agradecerle todo
lo que ha hecho por mi. No sólo me regalo una bella imagen que podré recordar
cada vez que despierte a media noche. Me dio la oportunidad de vencer mi miedo a
ser lastimado y volver a experimentar la sensación de amar. Cambió mi vida por
completo al permitirme entrar en la suya y ser alguien importante para él. Me
devolvió la felicidad.


El 2003 fue un año que seguramente no fue bueno para algunas
personas. Muchos no encontraron nada que agradecer al momento de revisar lo que
fue su vida durante ese tiempo. Otros en cambio no supieron por donde empezar de
tantos sucesos increíbles que vivieron. Yo agradecí el tenerlo todo, porque eso
es lo que siento cada vez que me dice te quiero. El 2003 fue un año maravilloso
por el simple hecho de haberlo encontrado. Se que este año resultará mejor
porque lo he comenzado con él. Sólo espero que el año siguiente pueda decir lo
mismo, pero si no sucede así siempre podré dar gracias por haberlo conocido. El
tiempo que hemos estado juntos aún es relativamente corto, pero lo que ha pasado
durante ese tiempo me alcanzaría para vivir esta y mis siguientes vidas lleno de
felicidad.


 


Si toda la gente del planeta muriera en un trágico accidente


y sólo quedáramos nosotros dos no me importaría.


Eres todo lo que necesito en la vida para ser feliz,


eres todo lo que necesito para poder vivir.


 


Si todo el esplendor de la naturaleza desapareciera


y no existieran más paisajes que admirar no me importaría.


Tu rostro opaca y resta interés a cualquier belleza natural,


las líneas de tu cara son mas bellas que las de cualquier
mural.


 


Si el afán de desperdicio y desinterés del hombre alcanzara
niveles insospechados


terminando con todo rastro de comida no me importaría.


Me acostumbraría a vivir solamente de tus besos


y tus palabras serían para mi alma el mejor de los alimentos.


 


Si la vida me sorprendiera abandonando mi cuerpo sin previo
aviso


y tuviera que partir de este mundo, ni siquiera lo sentiría.


Me marcharía con una enorme sonrisa dibujada en mi rostro,


porque seguramente lo último que vería en sueños serían tus
ojos.


 


Si la muerte viniera a visitarme de improviso


y me mostrara el camino al otro mundo no experimentaría dolor
alguno.


Es tanta la felicidad que me has dado que me iría totalmente
complacido,


no podría pedir nada más a la vida después de haberte
conocido.


 


Es por eso que quiero darte las gracias por las cosas que me
has hecho vivir


y por todos los maravillosos sentimientos que renacieron en
mi.


Jamás me aburriré de escuchar que me quieres o de estar a tu
lado,


nunca me cansaré de besarte o de estar de ti enamorado. 


 


Gracias por darme la inspiración para escribir estos tontos
versos,


gracias por haberte transformado en el centro de mi universo,


gracias por todos los momentos que seguramente vendrán,


gracias por haberme regalado la oportunidad de volver a amar.


 


Gracias, gracias, gracias.


Te amo.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: El mejor año
Leida: 20740veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
olgun porno
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .