webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Historias de familia (2)


 


Relato: Historias de familia (2)

  

Historias de familia



Cuando volví a ver a Antonia y Nelly, por la calle hoy por la
tarde, volvieron a mi mente momentos pasados hace ya unos años.


Ambas mujeres, hoy ya bastante mayores, tiene algo en común.
Son cuñadas y marcaron etapas importantes en mi vida. La primera fue la causante
de mi debut sexual en la adolescencia y la segunda mi primer infidelidad.


Así empezó mi anterior relato y , nobleza obliga, he aquí la
segunda parte de estas historias de familia.


En épocas de verano, todas las niñas del barrio concurrían a
casa Natalia o Virginia, que por su buen pasar económico eran las únicas que
tenían piletas donde se divertían y podían paliar el calor imperante.


Dentro de aquel grupo de infantes femeninos se hallaba mi
hermana menor, por lo que era frecuente que debiese llevarla a uno u otro
domicilio y encargar su cuidado a la anfitriona de turno. En ese grupo también
estaba Andrea, hija única de un matrimonio maduro conformado por Luis y Antonia.


Como buena hija única era bastante caprichosa y recibía como
retribución todo aquello que solicitaba a sus padres. Por lo expuesto, no
extrañó que con sus siete años y un buen berrinche logrará una pileta de muy
buenas proporciones aun para la escasa estatura de todas la integrantes de
aquella comunidad.


El día de la inauguración fue el principio de mi relación con
Antonia.


Llegué como era costumbre acompañando a mi hermana y fui
invitado a pasar a esa casa para conocer la nueva adquisición. Junto a la
piscina, se hallaba ella con su prominente trasero y sus pechos de muy buen
tamaño cubiertos por una malla enteriza aunque bastante más pequeña que el talle
necesario para esa contextura.


Sorprendida por mi presencia, su hija no reparaba en aquellos
detalles de indumentaria de su madre, solo atinó a anudarse un toallón en
derredor de su amplia cintura.


Quedó grabada en mi mente la imagen de aquellos vellos
escapando al triángulo inferior de la parte delantera y como se perdía en su
zanja la parte trasera de su malla. Obviamente este fue el motivo de varias
satisfacciones cumplidas manualmente en mi soledad.


Antonia era una mujer de unos cuarenta y tantos años, cabello
oscuro tipo melena y como señalé más arriba, bastante robusta.


Tan pronto las pequeñas se fueron metiendo en la piscina,
fuimos quedando solos bajo un alero. Me invitó a beber un refresco y me comentó
que era aficionada a dormir tras el almuerzo por lo que la construcción de
aquella piscina le restaría posibilidades de cumplir con aquel rito.


Reparé un tanto en la situación y me ofrecí, si es que le
agradaba a ser yo quien cuidase de las niñas mientras ella descansaba, cosa a la
que accedió pero observándome notó que aquel día no sería el primero, pues no
había llevado malla y por tanto no podría ingresar a la pileta.


Quedamos en que la próxima vez que la reunión fuese en su
casa, sería "gardavidas" de las niñas. Con mis escasos 13 años, tenía toda la
ebullición de las hormonas masculinas incipientes a flor de piel, por lo que
imaginé que cada inmersión serviría para escudriñar en todos y cada uno de los
sexos de mis protegidas. Por más que en la actualidad suene a perversión,
aquello me excitaba de sobremanera.


Los días fueron pasando y mis actividades se fueron
multiplicando al igual que mis continuos avances a las niñas. Virginia, la más
grande o al menos la más desarrollada era blanco habitual de caricias cada vez
más intimas al tiempo que enmascaraba mis acciones con elementos propios de los
juegos que desempeñábamos a diario.


Resultaba sencillo acaricias aquellos sexos carentes de
vellos, pero que guardaban secretamente mis deseos de penetrar a una mujer.


Antonia me dejaba diariamente a cargo de las niñas y partía
raudamente a su lecho donde reposaba por 3 o 4 horas, con el tiempo fue
acostumbrándose a mi presencia y fue descuidando su vestimenta. Ya no se
preocupaba por ocultar su importante figura, más bien la dejaba tan solo
cubierta por camisones lo bastante livianos que permitían observar su ropa
interior prácticamente.


Tras unos 40 a 45 minutos de juegos y caricias, dejaba a las
niñas fuera de la piscina descansando de sus actividades y me dirigía al
sanitario de la casa para pasar por la puerta de la habitación principal y
observar a la dueña de casa totalmente dormida y posiciones tan extrañas que
permitían observar su cuerpo casi al desnudo.


Día a día arriesgaba más y más, al principio solo miraba
furtivamente pero luego fui ganando terreno, ya ingresaba a la habitación y la
miraba más cerca. Notaba que dormía profundamente sin sentir mi presencia a su
lado. Si hasta llegué a pararme junto a ella y masturbarme furiosamente a
escasos veinte centímetros de su cara.


Al cabo de dos semanas, el rito se cumplía a menos distancia
al extremo de volcar parte de mi semen adolescente junto a su rostro, en su
almohada.


Pero en algún momento algo debía fallar. Sucedió que la ama
de casa discutió firmemente con su marido por algún motivo, para mi desconocido
por entonces, y comenzó a resignar su descanso en el lecho para realizarlo en el
jardín bajo el alero en una reposera. Su vestimenta seguía siendo escasa y cada
vez más transparente, al extremo de observar muy claramente sus pezones y el
nacimiento de su raja apenas cubierta por una leve pelambrera que había dejado
una sesión de depilación.


Allí mi locura llegó al limite menos racional. Le ofrecí
implementar un cortinado que quitara claridad al alero para favorecer su
descanso, lo aceptó y me dejó hacerlo. Virtualmente generé una división entre el
jardín y el recinto techado, a tal punto que la vista de las niñas desde la
piscina era nula. Mientras ella dormía plácidamente, dejaba a las niñas en el
agua y me sentaba junto a ella, me masturbaba mientras miraba su figura
deteniéndome en su triangulo sexual y sus pezones color café.


Pero aquella tarde me excedí. Tan frenética era mi
masturbación que el primer chorro del semen se estrelló en su cara, tras
describir una parábola bastante pronunciada. Fue a dar muy cerca de la boca;
ella en sus sueños frotó aquel líquido como si algo se posara en sus mejillas y
labios. No despertó en el momento, por lo que huí a la piscina de inmediato.


Al despertarse, volvió a restregarse su cara y notó un sabor
extraño en sus labios, me miró sorprendida pero nada dijo.


Al día siguiente, abandonó su reposera y volvió a desaparecer
rumbo a su cama. Esperé como siempre, y tras una hora de vigilia me dirigí a su
habitación. La observé, parecía dormida tan profundamente como siempre. Aventuré
a rozarle un pecho para confirmarlo y no hubo respuestas, tan solo un suspiro y
un movimiento leve.


Bajé mis shorts y comencé a meneármela. Llevaría unos cinco
segundos cuando la oí decir:


"Te pajeas a mi lado y me tiras leche en la cara, no está
bien. Debería echarte ya mismo de mi casa". Me dejó helado, petrificado y
calculo que absolutamente rojo a juzgar por el calor que provenía de mi rostro.


Reponiéndome, salí de la habitación tan rápido como pude.
Esperaba que me persiguiera y tras tomarme de un brazo me sacara de su casa.


No fue así, tardó mucho en aparecer en el patio cubierta por
un desabillé color rosa, su rostro estaba mojado al igual que su pelo. Llevó
gaseosas y sandwiches a las niñas y me llamó bajo el alero, junto a su reposera
colocó una silla y me indicó que me sentara.


Me reprendió por mi actitud y me amenazó que si volvía a
intentar una cosa similar me delataría a mis padres con todo lo que aquello
significaba. Bajé la cabeza y prometí no volver a hacerlo. Finalizada la charla,
se quitó el desabillé y se metió a la piscina.


La imagen de aquella mujer tan grande y carnosa, totalmente
mojada y con una malla de dos piezas bastante más pequeña de lo aconsejable me
excitó notablemente. No sabía como esconder mi erección. Volteó hacia mí, me
inspeccionó con su mirada y una sonrisa escapó de sus labios al notar mi
"carpa".


Pidió a las niñas que ingresaran a la pileta y comenzó a
jugar con ellas, luego me llamó e invitó a unirme al grupo. Los juegos de toques
y empujones nos fueron llevando a agarrones bastante continuados. En uno de
ellos, jaló de mi short y apretó mi miembro deliberadamente, como respuesta
oprimí uno de sus pechos y pellizqué su cola cuando trató de voltearme
colocándose debajo de mí.


Tras un rato más de juegos, salimos de la piscina. Las madres
de tres de las niñas vinieron por ellas; solo quedaban mi hermana, Andrea,
Virginia y Natalia.


Ella ingresó a la cocina cargando una bandeja y algunos
vasos, al tiempo que me pedía le ayudara con el resto. Así lo hice. Dejó todo en
la mesa y me pidió que le ayudase a buscar toallones para las niñas.


Se encaminó a la habitación de su hija y le seguí. Al llegar
al lugar, me señaló los bolsos de las chicas; fui hacia ellos y al girar para
volver al patio con la ropa pedida una situación me sorprendió.


Había cerrado la puerta, tras quitar la llave del cerrojo me
dijo: "Ahora vamos a ver que sabes de mujeres".


Me franqueo el paso y con un rápido movimiento me tumbó sobra
la cama de su hija. Liberó sus pechos de la presión de la parte superior del
bikini al tiempo que me decía: "te manoseas a las nenas en la pileta, te sacas
la calentura pajeandote junto a mi cama ¿te hace falta una hembra? Yo te voy a
enseñar a tratar a una mina"


Me apretó contra el colchón, depositándome toda su humanidad
sobre mi. Colocó un pecho en mi boca mientras decía "Chupamelas pendejo" y
bajaba su mano para quitarme el short.


La obedecí al instante, me trague toda su inmensa teta
derecha, chuponeandola como un desaforado, luego repetí la acción con la
izquierda.


Se montó sobre mi pene y comenzó a frotarme por sobre su
calzón haciéndome irritar la herramienta, dejándola al rojo y totalmente erecta.
La humedad de su sexo se marcaba en él. "¿Sabés coger? ¿Necesitas que te
enseñe?" Repetía mientras me frotaba.


Solo logré asentir con la cabeza mientras seguía perdido
entre sus tetas gigantes. Levantó una pierna y se quitó la única prenda que le
quedaba. Aproximó su sexo a mi cara y dijo "Esto es una concha, mirala bien.
Ninguna hembra te va a regalar una cosa así y menos te olvidarás de la que fue
tu primera. Mirala muy bien, así se pone una concha cuando está muy caliente".


Me restregó la concha empapada en la cara, hasta casi dejarme
sin aliento. Se puso de pie, abrió sus piernas colocando una de ellas sobre la
cama y me mostró cada milímetro de su sexo. Tomó una de mis manos y llevando el
dedo índice hacia la concha, se la recorrió toda.


Me mostró donde tocar, donde apretar y donde enterrar mis
dedos.


Me hizo parar y se tumbó sobre la cama, colocó la almohada
bajo su cintura y abrió las piernas al máximo posible. Con un gesto me invitó a
montarla, cosa a la que respondí instantáneamente.


Sin saber que hacer, me aferré a uno de sus pechos mientras
refregaba mi sexo contra los pelos de su sexo. Me tomó por las nalgas y me ubicó
exactamente en posición. Acomodó si pene en la puerta de su vagina y me
aprisionó con sus piernas a modo de ganchos que me llevaron a penetrarla.


No podía creer lo que sucedía, dudaba de que fuese verdad y
le preguntaba continuamente: "¿ya la tenes adentro? ¿La sentís toda?"


Se rió y me dijo: "No es gran cosa, pero si no te movés se va
a volver una maní".


No sabía como hacerlo y lo notó. Giró sobre mi y me montó
para luego empezar a cabalgarme. El espectáculo de sus tetas bamboleándose al
ritmo de las penetraciones me fascinaba.


Gemía y se sacudía más y más. Cerraba las piernas y me
apretaba como tratando de escurrirme totalmente. Sentí una oleada de sensaciones
extrañas y noté que mis piernas flaqueaban, mi cabeza parecía al borde de
estallar.


Como un espasmo, noté que mi semen comenzaba a brotar en
cantidades abundantes mientras ella me apretaba y prolongaba intensamente la
presión sobre mis huevos y verga.


Era mi primer orgasmo dentro del cuerpo de una mujer. Al cabo
de unos segundos quedé totalmente rendido, mientras ella se desplomaba sobre mi.


Murmuré a su oído un "gracias", que retribuyó con un beso tan
profundo que me sorprendió pues nunca había tenido la lengua de una mujer
recorriendo mi boca.


Se acodó en el colchón y me preguntó: "¿Era así como lo
soñabas? ¿Te gustó cogerte una mujer?"


Asentí y agregué "Me encantó y más que fuese vos"


Sonrió y reinició sus actividades meneando mi verga con su
vagina, logró un buen tamaño y me ofreció montarla "Así nos gusta más a las
mujeres grandes, que el macho nos monte".


Me subí a ella y empecé a meter y sacar mi verga en su concha
súper lubricada por semen y jugos. Esta vez fue más largo y delicado. Acabé
llenando su experiente vagina nuevamente con semen juvenil.


Ahora hubo más besos y caricias, más amor de maestra hacia el
alumno, mientras me enseñaba nuevas tretas para hacer gozar a una hembra.


Fue mi tarde soñada.


Nos duchamos y volvimos donde las chicas jugaban chapoteando.


Cuando la tarde acabó y comenzó a dejar paso a la noche, nos
despedimos. Susurró a mi oido: "mañana habrá más clases, ¿vas a faltar o te
espero?"


"Voy a venir, mi amor" fue la respuesta.


Nuestro romance duró lo que tardó en finalizar el verano. Me
enseño todo lo que sé de sexo, mamar y ser mamado, coger en varias posiciones y
hasta estimular mientras se penetra vaginal o analmente. Hacer el amor, violar y
sadomizar a la hembra para obtener de ella el más alto grado de placer.


Fue mi maestra, es Antonia. Una puta en el mejor y mayor
sentido de la palabra.



Alejandro Gabriel Sallago


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Historias de familia (2)
Leida: 21572veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .