webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nerea (1)


 


Relato: Nerea (1)

  

CIEN MUJERES EN LA VIDA DE UN GIGOLÓ


RETRATOS DE MUJER DESNUDA SOBRE LECHO DE ROSAS


NEREA


Era una jovencita de unos veintidós años. Yo tenía entonces
uno menos y llevaba algún tiempo en la universidad intentando terminar la
carrera de psicología. Me apasionaba la conducta humana y deseaba conocer hasta
el último tornillo y la última tuerca del engranaje que mueve al bípedo sin
plumas. Pero aún me apasionaba más el mundo femenino. Así pues vacilaba entre la
condena a galeras -el codo encadenado a la superficie de la mesa- y el éxtasis
del orgasmo atrapado al pasar. Dormía poco, aún no había conocido a Paco y las
noches eran agotadoras, y comía aún menos.


Llevaba una vida desquiciante pero no hubiera renunciado a
ninguna de mis metas por nada. Ni siquiera en aquel momento Lily me hubiera
engatusado con su propuesta de mujeres esperando a la puerta. Por eso tal vez
tardó aún algún tiempo en cruzarse en mi camino. La vida sabe bien cuándo
ponernos delante de los ojos la tentación que no seremos capaces de rechazar.


Me había saltado una clase para comer un bocado en la
cafetería (llevaba veinticuatro horas sin llevarme nada a la boca) cuando
aquella preciosa y atrevida jovencita se sentó a la mesa, frente a mí, y con
todo el descaro del mundo se puso a comer de mi plato. Dijo llamarse Nerea y no
aceptó estrechar mi mano cuando se la ofrecí después de limpiarme en la
servilleta. Se levantó y antes de que pudiera darme cuenta me había plantado un
beso en la boca, con lengua juguetona incluida. Aquí estoy, en bandeja de plata,
a tu disposición. Hizo una reverencia y volvió a sentarse. Me quedé tan
sorprendido que tardé un tiempo en encontrar mi lengua. Tiempo que ella
aprovechó para continuar hablando con su voz dulce y cantarina de Lolita un poco
entrada en años.


Una amiga había comentado mi fama de buen follador en una
conversación informal entre mujeres. Ya saben, eso que suelen hacer los hombres
pero con mayor discreción y de forma mucho más divertida en el caso de las
mujeres. La examiné con curiosidad. Estatura media, morenita, con cuidada melena
hasta los hombros. Aficionada a la lechuga y la zanahoria a juzgar por su
físico. Cuerpo frágil, línea recta con apenas pendiente en el pecho, muy suaves
curvas en la cadera y culo muy prieto (esto lo supe luego, al seguir sus pasos
de gacela). Su rostro tenía rasgos aniñados y piel de terciopelo. Sus ojos,
grandes, negros, hermosos, expresaban alegría a raudales y el brillo de las
inhibiciones superadas sin grandes sacrificios.


Como continuara comiendo -padecía un hambre feroz- alargó su
mano y alzó mi barbilla hasta conseguir la atención de mis ojos. Me preguntó si
es que no la consideraba suficientemente atractiva. Estuve tentado de contestar
que no para librarme de ella, pero me lo pensé mejor al examinarla más
atentamente. Poseía un cuerpo atractivo y era una personita muy interesante.
Querida, superas mis mayores expectativas. Contesté al tiempo que volvía a mi
tarea más acuciante. Entonces no tenemos nada más que hablar. Se levantó, puso
sobre la mesa un par de billetes y por detrás me quitó la silla de debajo del
culo de un limpio tirón. Aterricé en el suelo, aunque no por mucho tiempo. Me
tendió sus manos, ayudando a que me levantara. Sígueme, te necesito encima de mi
o acabaré reventando de lujuria.


Cuando quiero puedo ser muy calmoso. Aún quedaba mucha comida
en la mesa y el hambre apenas había decrecido lo suficiente para pensar en otra
cosa que no fuera llenar la panza. Un momento, preciosa, llevo veinticuatro
horas sin probar bocado. Así no hay quien se ponga rijoso. Ella no se inmutó,
esbozó una risilla traviesa y me arrastró hacia la salida. Eso no es problema,
me queda carne fría de ayer. Un buen asado que mi amiga y yo no pudimos
terminar.


Era un argumento contundente. No me importaba esperar un poco
por un buen asado. Asentí con una sonrisa. Nerea inició una rápida carrera por
los pasillos. Cogidos de la mano y con tanto apresuramiento a cualquiera se le
hubiera ocurrido de qué clase de urgencia se trataba. Pero no encontramos a
nadie. Me llevó al trote hasta el parking y sin ceremonias me depositó en el
asiento del copiloto de un deportivo descapotable para quitar el hipo. Metió la
marcha atrás y salimos como un bólido a la busca y captura del asado.


Conducía como si la ciudad fuera suya y hasta puede que fuera
cierto. No pude mantener la boca cerrada por más tiempo. Quise saber si era
nieta de Onasis, si su madre se llamaba Catherine Deneuve y si su apartamento
quedaba muy lejos. Se echó a reír como la chiquilla encantadora que era. El
coche es un regalo de cumpleaños de papá. Solo tuve que decirle que ya estaba
matriculada. Y no es Onasis pero todos los días pasa unos cuantos billetes por
la sartén. Vuelta y vuelta. Le gustan poco hechos. Ja,ja. Su risa era la de una
niña consentida que no sabe lo que cuesta ganar dos duros.


Continuó charlando al tiempo que ponía su mano derecho sobre
mi muslo izquierdo. En una curva el coche dio un bandazo y yo eché mano al
volante. No quería perderme el asado por nada del mundo. Cuando se lo dije su
risa de jilguero hizo callar a los pajaritos que amenizaban el paseo, repleto de
árboles en fila india. Se calmó un poco para explicarme que su padre era notario
en provincias. En su juventud dio un buen braguetazo y se hizo con la fortuna
más interesante de la ciudad. De aquel braguetazo nacieron un calzoncillo, el
mayor, casado y en el extranjero; una braguita de puntilla rosa, su hermana,
estudiando idiomas aquí y allá y una meona, ella. Su risa me empezaba a crispar
un poco los nervios. Nosotros también éramos tres hermanos y yo me estaba
ganando la vida quitando horas al sueño y comiendo más bien poco. La niña pija
no daba mucha importancia a que sus papás controlaran hasta los saltitos de las
ranas en las charcas.


Sus papás hacían vidas separadas, aunque cara a la sociedad
dieran la imagen de un matrimonio modelo. Cada uno tenía sus respectivos amantes
y se veían más bien poco, nunca a las horas de las comidas, pocas veces en las
cenas y sus cuartos separados tenían escaleras separadas. Les unía el negocio
común y la estúpida manía de que sus hijos nunca supieran sus desavenencias. La
niña Nerea recibió poco cariño y menos tiempo. En ciertas familias el tiempo es
oro, por eso lo invierten en bolsa o lo guardan en el banco, no lo desperdician
con los hijos. Para llamar la atención se hizo rebelde, mal hablada y promíscua
sexual a temprana edad. El descubrimiento de la miserable vida que llevaban sus
padres hizo que buscara sexo, para descubrir si era razón suficiente para ser
abandonada.


Había detenido el coche en su plaza de aparcamiento y allí,
en el garaje, a oscuras, terminó de rematar la historia. Con su amiga del
instituto, una chica precoz que solo pensaba en lo que los hombres llevaban
debajo de la bragueta, tontearon con los chicos hasta que el juego les resultó
aburrido. Decidieron perder la virginidad con dos de los guaperas del isti. Fue
una experiencia lamentable, aunque divertida. A raiz de ella ambas descubrieron
en Lesbos lo que no encontraron en Príapo. Con el tiempo comprendieron que ambos
eran dos caras de la misma moneda y que no existía razón para desperdiciar lo
que la vida gentilmente ofrecía. Su vida de molicie y desenfreno resultó
llamativa hasta para los padres de Nerea que no se hubieran enterado ni de su
cambio de sexo, en el caso de haber llegado a ese extremo para vengarse. Sus
padres la pusieron entre la espada y la pared, y allí estaba, tras los muros
universitarios.


Continuará.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Nerea (1)
Leida: 20577veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .