webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Solo sexo


 


Relato: Solo sexo

  

Solo sexo



Llegó a su casa cansado de trabajar. Nada nuevo, nada igual.
Deambuló por el living de su casa buscando un libro o algo que lo entretuviera.
Nada. Nunca había nada.


La vida era así de simple. Era un esclavo más del tiempo y lo
sería por la eternidad. Faltaban al menos dos horas para que llegara su esposa y
tener al menos con quien hablar. Siempre lo mismo. Siempre lo mismo.


Se acostó en la cama y prendió la televisión. Se aburrió.
Cerró las persianas y sacó la caja que guardaba en el closet. Sí, allí ahogaba
sus penas. Allí ahogaba sus pasiones. Sacó la película que más a mano tenía y la
colocó en la videocasetera. No hubo presentación ni palabras. Ni bien comenzó a
correr la cinta mostró a una mujer siendo penetrada por dos hombres. Uno blanco
y uno negro.


Los gemidos llenaron la habitación y su mente. Sintió como su
pene comenzaba a erectarse lentamente. No se sacó los pantalones, no aún. Le
gustaba sentir la presión que su duro falo ejercía. La mujer recibió las
eyaculaciones de los dos hombres en el rostro mostrando una gran sonrisa a la
cámara. Adelantó lo que seguía. Charlas sin sentido en una película sin trama.
Paró cuando las dos personas en pantalla ya estaban sin ropas. Vio los rojos
labios de la mujer acercarse al glande de un pene. Se desabrochó el pantalón y
se bajó la bragueta.


Estaba condenadamente caliente.


El hombre de la película comenzó a penetrar a la mujer con
suavidad. Ella se mordía los labios y movía sus caderas al compás.


Ruidos de llaves.


Apagó la video y se acomodó lo mejor que pudo para que no se
notase lo que hacía.


Su mujer había llegado temprano. Se sintió un poco
avergonzado de su manera de actuar. Siempre se sentía así cuando se masturbaba.


Se presentó ante su mujer y la besó en los labios como si de
un saludo a u desconocido se tratara. Ella respondió el beso y comenzó a
explicar su pronta aparición en la casa.


Escuchó con interés, siguiéndola por la casa para no perderse
detalle. Le gustaba escuchar su voz. Era hermosa como ella.


Llegaron a la habitación, donde ella se sacó la camisa ceñida
que llevaba y la tiró en el cesto de la ropa sucia. Quedó con la pollera y el
brasier.


Sintió como su pene volvía a crecer.


Ella se agachó para sacarse los zapatos. Su pollera se alzó
dejando ver sus firmes y jóvenes muslos. Se sintió explotar. Se le acercó por
atrás y la abrazó dejando que el bulto de su entrepierna se pegara en las curvas
de ella.


Al principio ella rió por lo inesperado. No tardó en unirse
al juego.


Sin permitir que volteara, se agachó y metió su cabeza por
debajo de la falda, levantándola. Le besó las piernas desde las rodillas hasta
la cara interna del muslo. Tenía puestas las bragas blancas de algodón que tanto
le gustaban. Besó el redondo trasero por sobre la tela, mientras pasaba un dedo
por la raja que comenzaba a humedecerse.


Sacó la pollera y la empujó sobre la cama. La volteó para que
quedara boca arriba. Ella le permitió hacer todo, como si solo fuera un juguete
sexual.


Utilizó ambas manos para sacar las bragas. La contempló sin
moverse. Sus curvas, sus redondas tetas cayendo un poco para los costados por la
posición.


No se molestó en desvestirse. La excitación era gigante y no
iba a poder hacer mucho antes de acabar. Se limitó a sacar el pene por la
bragueta ya baja y la penetró.


Se movió con velocidad, jadeando mientras acariciaba sus
cabellos, besaba sus pechos y compartía su amor.


Se movieron como una sola alma dividida en dos cuerpos. Se
unieron como dos gotas de agua dentro de un charco de lluvia.


Acabó al poco tiempo alcanzando ambos un mismo orgasmo.


Cayó sobre su cuerpo desnudo sintiendo como el sudor le caía
por la frente. Ella sonrió y le besó los labios.


Menos de dos minutos después volvían a estar fusionados en el
acto sexual. Ambos desnudos. Ambos más tranquilos.


Disfrutaron de sus cuerpos durante horas. Pero la salvaje e
incontrolable pasión del primer acto nunca sería igualado por aquella
tranquilidad e intimidad que el amor creaba.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Solo sexo
Leida: 1245veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .