webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nada es imposible


 


Relato: Nada es imposible

  

Eran ya las seis y media de la tarde cuando empecé los
ejercicios que me había mandado la profesora de Lengua Española. Leí la hoja por
encima:


1. Acentúa las palabras que lo necesiten y escribe...


2. Pon la tilde a las palabras que lo necesiten de las
oraciones siguientes y después...


3. Coloca el acento diacrítico...


4. Explica por qué maíz y raíz necesitan tilde y a tapiz y
barniz, que son también agudas acabadas en iz, no les hace falta.


En total había 22 ejercicios. La verdad era que iba a tardar,
pero hacer mi tarea sobre Castellano equivalía a pensar en la profesora que
impartía la asignatura y esto suponía un mundo de fantasías en las que ella me
decía que me amaba y que era mía.


En ese momento llamaron a la puerta de mi habitación. Era
Claudie, una de mis compañeras de clase, que venía a hacer los deberes conmigo.


--¡Hola! -Me saludó jovialmente- ¿Por dónde empezamos?


--Por Lenguaje.


--¿Por Caste?


--¿Te parece mal...? -Le pregunté algo dolida- Si quieres
hacemos otra cosa.


--¿Como qué? -Se sonrió- ¿Como quitarnos la ropa? Hace calor,
¿no crees?


--Bueno...


--¡Vamos, no me dirás que te da vergüenza! -Se escandalizó
teatralmente- Nos conocemos desde niñas y ya otras veces nos vimos en ropa
interior.


--Ya, ya sé. -Balbuceé- Sólo que ha de venir Ignacio José.


-¿Qué? -Se molestó ella- ¡Creí entender que no amabas a
Ignojo!


--Y no lo amo, Claudie... -Le susurré. No quería molestarla
más de lo que ya estaba.


--Entonces, ¿a qué viene? -Me preguntó indignada y después
añadió sarcásticamente-: ¿A barrer tu habitación, quizá?


--No.


--¿Entonces? -Me miró desconfiada y susurró-: ¿Viene a hacer
el amor contigo? Sé que no sería la primera vez, Cecie.


--¿Qué... qué dices...? -Me asusté- ¡No, Claudie!


--Sí, Cecie, sí... -Su mirada me intimidaba- Lo niegas,
aunque sabes que estoy en lo cierto...


--¡Por favor, no pienses eso! -Me desesperé- ¡No es verdad!


--Sí, sí que es verdad... -Se me acercó peligrosamente. Temí
que fuera a golpearme, pero no lo hizo. Sentía su respiración, curiosamente
entrecortada, en mi cuello- No sé por qué desconfías de ese modo de mí, sabiendo
como sabes que tú...


--¿Qué haces, Claudie? -Me estremecí al notar sus manos
debajo de mi camiseta- ¿Qué pretendes...?


--Que me digas la verdad.


--¿Qué verdad...? -Le pregunté con un escalofrío al sentir
sus manos subir por mi espalda- Clau... Claudie, yo no... yo no lo amo...


--¿Estás segura, Cecie? -Sus manos habían llegado a la altura
del sostén. Tras una mirada fugaz, me lo desabrochó. Yo estaba atónita- ¿Segura
que no me ocultas nada...?


--Yo... Claudie...


--Tú... -Me besó en el cuello y sus manos resiguieron mis
costillas hasta dar con mis pechos. Yo era incapaz de creer lo que estaba
ocurriendo- Cecie... el amor de mi vida...


Si mi corazón no latiera ya por otra persona se lo hubiera
entregado a ella, pero el caso es que era la profesora quien me hacía suspirar
cada vez que nuestras miradas se cruzaban. Pero, fijándome bien, los ojos negros
de Claudie eran un abismo vertigioso que contrastaba con su cabello que le
llegaba a media espalda. tan deportiva como siempre. Aquel día llevaba un
chándal: pantalones cortos de color azul y camiseta de manga corta más blanca
imposible.


--Yo, Claudie... mi corazón ya...


--Lo sé. -Me cortó firme, aunque su mirada denotaba
inquietud- Sé que nunca te conseguiré, que tan sólo soy una amiga más, que...


--¡Eso sí que no! -La tomé de los brazos y la miré
directamente a los ojos. Un palmo separaba nuestros rostros- ¡Tú, Claudie,
tú...!


--Yo, Cecie, yo... ¡yo te amo, pero soy conciente de que tú a
mí no!


--¡Pero no eres una amiga cualquiera, Claudie! -Me quedé en
blanco bajo la influencia de su mirada en mi cerebro- ¡No me mires así, Claudie!


--¿Por qué? -Acercó más su rostro al mío- ¿Qué te ocurre?


--No ocurre na... nada. -Me perturbó su mirada.


--Nada... -Estaba tan cerca que sus labios rozaban los míos
al hablar- ¿Sabes, Cecie? Te deseo tanto que ni vivir sé ya.


-Yo... Claudie...


--Tú... Cecie... eres tan dulce... -Y sin más, me besó.


Yo ya había sido besada otras veces por Ignacio José, pero
jamás había experimentado aquella sensación de vértigo. Era como estar subida en
una atracción que bajara velozmente una pendiente y subiera por una nueva cuesta
y que yo no llevara asegurada la barra de seguridad. Fue todo muy rápido. Sentí
un fuego que se extendía por todo mi cuerpo y una tranquilidad se apoderó
abruptamente de mí.


--¿Qué haces? -Le pregunté cuando se apartó.


--Nada. Sólo me retiraba.


--¿Ya?


--¿Ya qué, Cecie?


--Es que... -Me ruboricé.


--¿Te gustó? -Preguntó acabando mi frase.


--Sí. -Admití- Fue el mejor beso que recibí jamás...


--Tal vez. -Se me acercó de nuevo- Pero demasiado breve.


Su respiración y la mía se mezclaron. Yo ya caía en el abismo
de sus ojos y sus labios y los míos estaban a punto de encontrarse nuevamente
cuando, sin previo aviso, ella se apartó.


--¿Qué...?


--Sht. -Metió sus manos debajo de mi camisa y abrochó el
sostén, no sin antes acariciarme los pechos con un movimiento rápido- Date
prisa, ponte a hacer ejercicios.


--¿Qué pasa?


--Está aquí. -Me miró fríamente.


--¿Quién? -La interrogué verdaderamente sorprendida. Entonces
volví a la realidad- ¡Ah! ¿Él?


--Sí, él, y no hay ¡ah! que valga.


Despegué los labios para asegurarle que nada pasaría, pero
entonces se abrió la puerta. Yo ya estaba acostumbrada a sus entradas sin previo
aviso, pero a Claudie no le gustó y en su expresión se denotaba el desprecio que
sentía por el que entonces era mi novio.


--Hola. -Dijo y se sentó en la cama- Acércate, Cecilie.


Observé a Claudie que miraba con frialdad a Ignacio José,
quien, a su vez, la miraba con cara de asco.


--Creo, Cecie -Me detuvo Claudie cuando me acercaba a mi
novio-, que, de la manera que entró a tu recámara, no se merece ningún beso.


--Porque tú lo digas. -Me cogió él de la mano al ver que yo
no recobraba la movilidad- Eres una simple amiga, mientras yo soy el amor de su
vida.


--Te prohibo -Acerté a decir-, que vuelvas a decirle a
Claudie que ella es una cualquiera.


--Yo no he dicho que sea una puta. -Se defendió él.


--Pues ganas no te faltan. -Le espetó ella e Ignacio José la
miró con odio- No es a mí a quien podrías dañar insultándome.


Hubo un incómodo silencio en el que no apartaron los ojos el
uno del otro. Y entonces se abalanzó sobre mí un sentimiento que tan sólo
conocía de oír hablar de él: los celos. Jamás había sentido la necesidad de
tener una capa invisible y hacer desaparece a Claudie para que los ojos de mi
novio no pudieran verla, ni siquiera con aquella mueca de repugnancia. El deseo
de llamar su atención para que dejara de observarla, pues me hervía la sangre en
las venas y ésta me subía al cuello y a la cabeza, era insoportable. Sin darme
cuenta le di un empujón que lo hizo caer al suelo.


--¡No la mires! -Le grité- ¡No hay necesidad!


Ambos me fulminaron con la mirada, preguntándose,
seguramente, de cuál de ellos tenía celos. Ignacio José, desde el suelo, sonrió,
mientras Claudie parecía indecisa entre quedarse o marcharse. Optó por
preguntarme si los celos se los tenía a ella.


--No. -Le aseguré.


--¿A él...? -Se acercó a mí y mi corazón empezó a latir con
fuerza.


--Sí. -La sangre quería evaporarse: era mía, me pertenecía y
él no tenía derecho a mirarla.


--Cecie...


Su cuerpo y el mío estabgan tan juntos que formaban uno. No
había necesidad de hablar, ya que nuestros ojos lo hacían por nosotras. Nos
besamos.


--¿Qué significa esto? -Rugió Ignacio José poniéndose en pie.


--Creo que está muy claro. -Le repuso Claudie tomándolo de la
muñeca para evitar que me alcanzara- Cecie no te ama. De hecho, Ignojo, si hemos
de ser francas, jamás te amó. Nunca fue tuya ni ella te consideró suyo.


--¡Cecilie sí es mía! -Bramó y yo temí por Claudie-
¡Estábamos preparándolo todo para la boda!


--¿Qué te inventas? -Lo cortó ella- No creo que Cecie fuera
tan imprudente como para ofrecerte su mano a los 17 años.


--¡Pues lo hizo!


--Miente. -Lo contradije abrazándome a ella, sintiendo que no
quería que me dejara sola nunca más- No se me hubiera ocurrido nunca.


--¿Lo ves, Ignojo? Ni siquiera la perdiste porque jamás la
tuviste.


--Cecilie, ¿significa que aquí acaba todo?


--Acabaría, ciertamente, si alguna vez hubiera empezado.
-Sentenció Claudie- Ahora, por favor, sal de aquí, pues interrumpiste un momento
muy especial para mí.


--Y para mí... -Susurré y Claudie me sonrió.


Ignacio José se dirigió a la puerta pisando fuerte y la abrió
de un tirón. El portazo que siguió a continuación me hizo pensar que una puerta
se cerraba y otra se abría.


Claudie me tomó del brazo y nos sentamos en la cama. Tras
mirarnos a los ojos momentáneamente, nos abrazamos, nos besamos y...


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Nada es imposible
Leida: 20596veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .