webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi amigo Joses (Remix)


 


Relato: Mi amigo Joses (Remix)

  

"MI AMIGO JOSES (remix)"


Aquel era un caluroso día de verano. Eran los últimos días de
clases en la preparatoria así que salíamos temprano, como siempre iba en el
autobús rumbo a casa pensando en los gordos hermosos que había logrado ver ese
día. Siempre me han gustado los gorditos, de hecho entre más lo estén más me
atraen, sin embargo, de vez en cuando hago excepciones y es que hay algunos
gorditos que aún que no lo sean tanto tienen una pancita muy sexy y un muy
agradable modo de ser, tal era el caso de Joses.



Desde el primer día en que lo ví, quede enamorado de el, sin
embargo nunca había podido decirle lo que en realidad sentía por temor a lo que
pudiera pasar, el decía no ser gay y podría ser muy peligroso para mi revelar
que yo lo era.



Entre tantos pensamientos a cerca de Joses, no note que ya
casi llegábamos a la parada ¡"mierda" y yo con una erección enorme!, por suerte
el uniforme era lo suficientemente amplio y no se notó, por lo que pude bajar
tranquilamente, bajando me en contre en el paradero a Roach, uno de nuestros
mejores amigos un chavo pequeño, delgado y moreno con un buen sentido del humor,
él, Joses, Abraham y yo habíamos pasado muchas aventuras juntos, Roach me invito
a pisterar:


-"¿que pues?, ¿no vas a ir a pistear?"


Y antes de que yo pudiera contestarle llegaron Joses y
Abraham respondiendo que si, Abraham era alto de tez clara, cabello rizado y
llenito, en sus mejores tiempo en la secundaria era un obeso de 115kg pero el
mundo superficial en el que vivimos lo obligo a bajar de peso. En cuanto a Joses
era gordo, lacio y moreno claro, con unas ocurrencias increíbles, siempre
haciendo reír y a pesar de que era gordo era un buen deportista con unos fuertes
brazos y piernas que me volvían loco.



Joses dijo que quería ir pero que no tenía dinero:


-"Ni modo, hoy no, no hay feria".


Yo, al rescate de Joses por supuesto, me metí a escondidas a
la tienda de mi padre y saque un cartón de cervezas y una botella de tequila
para poder invitarlo, para ese entonces yo ya estaba muy excitado, pues pensaba
encontrar la forma de ligarme a Joses a cualquier precio. Como siempre fuimos a
la construcción de Roach y cuando llegamos Abraham le pidió a Roach que lo
acompañara por refrescos y vasos para hacer cubas, y claro para quedarme a solas
con Joses, le dije que fueran ello mientras Joses y yo abríamos la puerta para
que metieran la camioneta cuando regresaran.



Mientras abríamos la puerta no pude evitar el ver a Joses, me
encantaban su barriga y sus lonjas, éramos casi iguales en ese aspecto, no cabe
duda, y aun que yo lo hubiera preferido más gordo me podía perder en su cuerpo
con miradas e imaginar las más eróticas fantasías mientras lo estaba viendo.



Pasaron apenas algunos minutos cuando regresaron Abraham y
Roach con los vasos, todos comenzamos a tomar, mi plan era simple pero efectivo:
ser el último en estar ebrio, de preferencia mantenerme sobrio, para poder
decirle todo a Joses y observar su reacción. Cuando ya estaban algo ebrios,
Abraham empezó a sentirse culpable, no me extrañaba pues siempre había actuado
como la conciencia del grupo, por suerte una carrera con una botella de cerveza
hizo que se olvidara de todo con un "a ver quien se la toma primero" y pudiera
seguir con mi perverso y erótico plan.



Roach al igual que los demás estaba muy ebrio ya como para
levantarse así que nos mandó a Joses y a mi por las botanas que estaban en la
camioneta, como Joses había bebido mucho mas que yo tuve que ir solo y mientras
caminaba pensaba en lo efectivo que estaba resultando mi plan, regrese con la
botanas y me pase el resto de la tarde cerca de Joses animándolo para que tomara
mas y así darle vuelo a la hilacha.



Cuando Joses ya estaba bastante ebrio derramo refresco el
sobre su camisa y se la tubo que quitar, inmediatamente sentí en mi una enorme
agitación, sudaba frío y mi respiración y mi corazón se aceleraban, podía
escuchar y sentir los latidos tan fuerte que temí que me pudieran descubrir
antes de lo previsto y por supuesto sentí como mi pene se paraba mientras
observaba su barriga cervecera acompañada de sus grandes lonjas y sus pequeños
senos, notó que no dejaba de mirarlo así que con muy buen sentido del humor me
dijo:




-"Ogos, tienes inclinaciones gay cuando estas ebrio, ¿o
que? ¡ja ja ja!




Por alguna razón eso le causo mucha gracia, "si" estaba
sucediendo era el momento preciso Roach se había quedado dormido en la camioneta
y Abraham también después de haber vomitado un rato, así que no dude y le dije
que me gustaba, que era mi hombre ideal y que quería fajar con el, Joses solo se
reía mientras yo le decía que me excitaba su pancita, que quería tocar sus senos
y que tenia las lonjas mas hermosas del mundo. Esperaba una respuesta por su
parte, pero el solo continuó riendo, me agarro la panza y dijo:


-tu tampoco estas mal


En ese momento regresamos con los demás los llevamos y
decidimos irnos a casa, yo ya no estaba ebrio por el alcohol del tequila ni el
de las cervezas, si no por el amor de Joses.



Días después Joses me dijo muy seriamente: "quiero hablar
contigo". quería verme a la hora de la salida frente al estacionamiento cerca de
su casa y luego, como si nada hubiera pasado se alejo. En ese momento solo podía
pensar en que había sido un error revelarle todo, y que ahora recibiría mi
escarmiento por ello, ¿y si Joses solo dijo que yo estaba bien por payasada?
¿Qué tal si le revelaba a todos mi secreto? ¿Acaso ero yo el que realmente
estaba ebrio y ya todos lo sabían? Era algo que yo no podía permitir.



Al llegar la hora del encuentro, surgieron en mí sentimientos
encontrados de felicidad y tristeza, pues yo sabía que lo que hice pudo haber
sido un gran acierto, o el error más grande de mi vida… Al acercarme al lugar y
verlo desde lejos, comencé a sentir otra vez aquellas sensaciones tan extrañas
pero a la ves satisfactorias: la enorme agitación, el sudor frío, la respiración
y el corazón acelerados, y sin embargó temía que pudiera pasar lo peor, cuando
por fin llegue el estaba parado frente a el estacionamiento muy cerca de su
casa, con una camiseta sin mangas que me dejaba ver su enormes brazos que aun
que eran gordos, eran algo musculosos a la ves. Al verme, simplemente abrió la
puerta de su casa y me invito a pasar, sentía un ambiente tenso, estaba tan
nervioso que yo no podía pronunciar ni media palabra, finalmente Joses con algo
de trabajo me dijo:




Oye Ogos, no se si yo estaba tan ebrio que no comprendí
lo de ayer, ¿era en serio? ¿Es verdad que yo te gusto?


Pues no estas nada mal, mira, yo se que tal vez tu no
quieras nada conmigo ni con ningún otro hombre, y sé que tienes a Candy,
pero me gustas mucho y no puedo negarlo.


Cuando dije que no estabas tan mal era en serio, es como
si me viera a mi mismo, solo un poco más alto.





Tras esta palabras no me pude resistir y me lancé hacia el
para acariciarle todo su cuerpo, y aun que no hubo sexo ambos terminamos
desnudos sobre la alfombra fajándonos y besándonos con una pasión y deseo
incontrolable, de repente, Joses tomo mi pene con fuerza y comenzó a moverlo de
arriba hacia abajo, y yo hice lo mismo con el suyo, mientras se la jalaba pasaba
mi panza y mis senos por su espalda mientras el pujaba del placer, luego se
volteo y puso su panza contra mi cara la y la bajo hasta su pene para que le
diera una mamada, así lo hice; jugaba con su pene en mi boca moviéndolo con mi
lengua y saboreando todo lo que me dejaba venir a la vez que acariciaba toda su
panza y senos como si mis manos fueran llamas de pasión, gritó y pujó de placer
mientras yo lo estuve acariciando, luego se volteó y cambió la posición para que
pudiera ver su culo, comencé a meterle al verga poco a poco mientras él se movía
rítmicamente y me acariciaba todo el cuerpo de la misma manera en la que yo se
lo había hecho antes.



Pasó casi toda la tarde y ya caída la noche, después de haber
tenido un excitante baño de tina con Joses me dispuse a retirarme:




-Joses, de lo único de lo que me arrepiento es de nunca
habértelo dicho antes, ¡te amo, eres el gordito mas sexy del mundo!


-Tú estas mas gordo que yo, por eso me gustas tanto, no
cambies Ogos, eres la persona mas valiente que conozco, cualquier otro se
hubiera quedado callado.




Sus padres estaban a punto de llegar así que nos despedimos
con un gran beso y una sonrisa traviesa, me retire con gran alegría pensando en
todo lo que Joses y yo podríamos llegar a lograr.



Pasaron cerca de tres meses desde aquel día. Después de tanta
excitación decidí comenzar a pasar más tiempo con Joses, Roach y Abraham no
mostraron objeción alguna ya que ellos simplemente eran amigos y además no
conocían mis intenciones con Joses, así que fue tarea fácil. Sin duda con ellos
pase grandes momentos en especial estando tan cerca de mi gordo favorito.



Como es obvio, yo siempre aprovechaba cualquier oportunidad
de fajar y besar a Joses entre los rincones y la oscuridad mientras los demás no
estaban mirándonos, y aun que aquella tarde el me había mostrado su aceptación
nunca me correspondía como yo lo esperaba. Al principio pensé que se trataba de
vergüenza, pues el, hasta aquella tarde, se había considerado siempre
heterosexual, o al menos e mi me parecía sí y además, en el pueblo se sentía un
ambiente hostil hacia los gays por lo que no podíamos darnos el lujo de dejar
que los demás se dieran cuenta.



La presión de tener que simular ante los demás para que no se
dieran cuenta, volvió desesperante e indiferente nuestra relación, y debido a
esto nos separamos un poco, sin embargo todavía de vez en cuando teníamos sexo
cuando él no estaba con su novia Candy.



Todo pasó sin muchos contratiempos, y Joses y yo nos
queríamos cada día más, pero al terminar nuestro ciclo de estudios recibí una
noticia que iba a cambiarlo todo: me tendría que transferir de escuela a una que
se encuentra en el pueblo vecino, eso significaba que ya no podría ver
frecuentemente a Joses ya que me tendría que quedar aya en un pequeño cuarto
alquilado, y para cagarla más aún, yo iba a ser el único gordo ahí. Sin perder
tiempo corrí a avisarle a mis amigos, como siempre, estaban pisteando.




-Pues si, me voy a cambiar de escuela, y la nueva esta
muy lejos, ¡Esto me pasa por huevón!, lo malo es que ya no vamos a poder
salir de parranda tan seguido todos juntos.




Roach mostró un gesto de desaprobación y dijo:




-¡Que jaladas!... ¡Ahora resulta que todos se van a
largar maldita sea! Nos esta yendo del rabo.




Joses lo interrumpió diciendo:




-Si, hasta el mandil de Abraham se va a ir del pueblo, su
pa se lo va a llevar a Querétaro.


-Si Ogos, como la empresa de mi padre quebró me tengo que
mudar con mi familia a Querétaro, por que aya recibió empleo, así que ya no
van a tener quien les diga que no hagan pendejadas.





Pasamos el tiempo restante juntos hasta el último día de
vacaciones en el que Abraham se fue. Cuando Abraham ya se había marchado los
chicos decidieron ir a la última gran noche de fiesta en el pueblo, pero yo no
quise ir ya que Candy iba a estar con Joses y me destruía verlo con ella y no
conmigo, así que me despedí de Joses y Roach sabiendo que tal ves seria mi
ultima ves en mucho tiempo, además sin la conciencia del grupo seguro que iban a
terminar en la cárcel o algo así.



Pasaron meses sin que yo viera a Joses y a Roach, hablaba con
ellos por teléfono de ves en cuando, pero no era lo mismo, aun que el oír la voz
de Joses me reconfortaba. Me consolaba a mi mismo pensando que por lo menos
sabia algo de ellos: Roach me contó que el día que fueron a la fiesta, el duró
otros dos días sin regresar a su casa y ahora estaba castigado eternamente; sus
padres lo llevaban y traían de la escuela, y lo vigilaban para que no saliera
nunca de su casa (Siempre vi a Abraham como la conciencia del grupo, y no podía
evitar el pensar que si el no se hubiera ido nunca le hubiera ocurrido eso a
Roach, el hubiera estado para decirle "No es un buen plan" como siempre), en
cuanto a Joses, casi a la semana de entrar a la escuela se rompió los ligamentos
de la rodilla derecha y la pierna izquierda en un partido de fútbol y no podía
hacer nada de ejercicio, el médico le dijo que no iba a poder correr ni saltar
por lo menos en un año, así que también estaba en casa.



¡Claro! Con razón podía hablar con ellos y hallarlos tan
seguido, ambos estaban encerrados en sus casas, normalmente nuca habría podido
localizarlos. El fútbol era la única cosa que le encantaba a Joses que yo
detestaba, así que nunca lo llegue a acompañar a un partido, aun que si bien por
su culpa llegue a jugarlo varias veces.



Desde que ya no estaba cerca de Joses, me la pasaba todo el
tiempo pensando en el, en mi y lo que sucedió aquella tarde… ¡Tenia que
encontrar una forma de decirle que ya no podía seguir más sin él! Pero el
teléfono no era la forma adecuada. Así pasaron varios meses hasta que llegaron
las vacaciones de semana santa, ¡era mi oportunidad!: Le hable por teléfono a
Joses pretextando que debíamos celebrar el inicio de las vacaciones y el me dijo
que el viernes estaba libre por que no tenía ya clases y sus padres no estarían
en casa desde la mañana.



Yo tenía clases, pero no fui, me reporte como enfermo y me
decidí a ir con Joses. Por suerte para mí, mis padres estarían ocupados el fin
de semana desde el viernes, pues tenían que ir a Morelia a recibir unos papeles
muy importantes, todo estaba planeado y lo único que debía hacer era esperar…



Llegue media hora antes de tiempo a casa de Joses para evitar
que mi plan de decirle de una vez por todas que quería que fuera mi pareja se
arruinara si alguien más llegaba. Toque la puerta y escuche su dulce voz
saliendo por la ventana con un "ya voy". Mientras esperaba no podía evitar el
recordar aquella ves que me abrió la puerta de su casa la primera vez, aun que
era gordito siempre había tenido un aire atlético y unos brazos y piernas muy
fuertes por jugar fútbol y su afición a los deportes, aun que yo siempre le
había dicho que a mi me gustaban los gordos.



Cual no seria mi sorpresa al ver a Joses cuando abrió por fin
la puerta para recibirme… ¡estaba súper obeso! ¿Pero como es que pudo haberle
pasado eso? ¿Lo hizo por mi? Decidí guardar la calma y fingir que no notaba el
enorme cambio que seguramente había causado su accidente, y trate de esconder mi
increíble excitación al verlo así pero no podía resistirme y esta ves mi
erección podía verse a leguas de distancia por la ropa que llevaba puesta.



Joses se veía hermoso así: traía puesta su camiseta del pumas
que le quedaba ahora muy ajustada y dejaba que un poco de su enorme panza se
viera por debajo y mostrara esos pelitos tan sexys que tenía debajo del ombligo,
sus brazos y piernas ahora se veían enormes, suaves y flácidos llenando cada
rincón de su ropa que le quedaba claramente apretada, sudaba como un cerdo a
consecuencia de su nueva imagen, y cada segundo que lo veía yo me excitaba más y
más.




-¡Qué pues pinche Ogos! ¡No seas tan ansioso! Todavía
falta de a madres para que sean las cinco


-Bueno, es que no tengo nada mejor que hacer, ¿puedo
pasar?




Entre, y lo único que podía hacer era verlo. Joses se dio
cuenta de que no dejaba de mirarlo con mis sorprendidos ojos y su reacción fue
de tristeza y furia a la vez…




-Si, ¡ya se, estoy tan obeso!...


-¡Vamos! Tu sabes a a mi me gustas más así, me cuesta
trabajo contenerme, ahora más que nunca me gustaría ser tu novio, desde hace
tiempo he querido decírtelo.


-Si pero no le gusto a nadie más. Hasta Candy me dejo,
desde que comencé a engordar no puedo acercarme a ninguna mujer. ¡Todo por
culpa de ese accidente! Abraham tenía razón, siempre me decía que si no me
media acabaría así…


-Pues no se que decirte mas que te amo mas que nunca,
despiertas en mi una excitación tremenda ahora que estas así de gordo.
¿Cuanto pesas, 200kg?


-125, peso 125kilos ¡Soy un enorme puerco obeso !





Joses estuvo a punto de llorar, pero cuando empecé a
fajármelo con más pasión que nunca se dio cuenta que había encontrado en por que
ahora estaba así, era el destino que quería que estuviéramos juntos.



Pase mis manos suavemente por debajo de su ajustada playera y
comencé a acariciar su enorme panza que colgaba hacia abajo tapando la hebilla
de su cinturón y sus enormes tetas que se endurecían conforme mis dedos jugaban
con sus pezones, sus lonjas enormes que ahora parecían más unas segundas nalgas
no pasaron desapercibidas tampoco, estaba tan excitado que estaba a punto de
eyacular y entonces, Joses me separo de él. Noté que ya estaba más tranquilo, y
me dijo:




-Ogos, supongo que tu eres el único que me quiere así. Si
si quiero ser tu pareja, pero con una condición…


-¿Cuál condición? Lo que tu quieras Joses


- Que nunca vallas a dejar que nadie se de cuenta de lo
que somos uno para el otro y la prueba más grande de todas…


- ¿Cuál es Joses? ¡Lo que sea¡ !Claro que si Joses!


- Engorda como yo. Una ves me prometiste que siempre
seriamos iguales en eso para que no se notara


-¡Y pienso cumplirte papacito!





Cuando dije eso Joses subió a su habitación y yo lo seguí.
Ahí comenzó por fin a tomar la iniciativa después de tanto tiempo. Nos metimos a
su cuarto y nos comenzamos a desnudar, yo lo hice rápidamente pero el estaba
teniendo problemas por obvias razones, finalmente lo logro, y me dejo ver toda
su hermosa y grasienta humanidad en su máxima plenitud, nos arrojamos a la cama
y tuvimos la sesión de sexo más satisfactoria que jamás hubiéramos podido tener.



Hoy en día Joses y yo nos encontramos juntos y nada podría
ser mejor, me encuentro obeso igual que él y nos disfrutamos más que nunca solo
imagínense: dos chicos, uno de 1.76m y 89kg (Joses) y otro de 1.90 y 98kg (yo,
Ogos) pasan a 125kg y 118kg y a la felicidad de una ves por todas.


HOLA, soy Ogostys: Espero que mi relato haya sido de su
agrado, mejoré las primeras versiones de "mi amigo Joses" para conformar una
sola que todos los lectores disfruten, por favor no dejen de escribir sus
comentarios. Y si son gorditos aún mejor. Pueden agregarme a sus contactos.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mi amigo Joses (Remix)
Leida: 20457veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
bahis siteleri
erotische geschichten
online bahis siteleri
wso shell
yerli porno
izmit escort



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .