webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Las vergas grandes me encantan


 


Relato: Las vergas grandes me encantan

  

ABRIL 9 DE 2005


Nos reunimos en nuestro apartamento con Daniel, yo estaba
tremendamente excitada y por ello para la ocasión me puse una blusa negra
transparente anudada al frente, la cual es tan tenue que hubiese dado lo mismo
no usar nada, porque no solo se veían mis pezones sino que incluso hasta el
color de mi piel se podía conocer, para complementar mi atuendo, me puse una
falda muy corta, que en algunas ocasiones uso para excitar a alguien, cuando con
ella cruzo mis brazos sobre mi pecho, se levanta lo suficiente permitiendo que
me vean el comiALBERTO de mis nalgas, finalmente usé unos zapatos altos de tacón
puntilla, los cuales no demoraron mucho en se abandonados en la sala de mi
apartamento.



Una vez que llegó Daniel, me detuve con mi mirada en su entre
pierna para constatar que realmente tuviera un pene de las dimensiones que nos
había dicho; esta verificación la hice porque ya en otras ocasiones algunos
mentirosillos me decepcionaron con sus falsas promesas, de pronto es que para
tomar sus medidas usan un metro chiquito……; pero por encima no pude ver mucho y
menos calcular, así que debía esperar hasta desnudarlo.



La velada comenzó con una muy agradable conversación sobre
muchos temas, pasando por música, actualidad, política, arte y fotografías, en
este punto Daniel sacó de su bolsillo algunas fotos suyas en la cual estaba
desnudo, creo que se moría de ganas por mostrarlas, sin embargo, el fotógrafo no
debía ser muy experto, porque las tomo en ángulos que no permitían establecer la
longitud de su miembro, así que una vez más debí resignarme a esperar hasta que
se desnudara; continuamos conversando los tres mi esposo, Daniel y yo muy
amenamente durante bastante tiempo mientras que nos tomábamos unos vinos
deliciosos y hacia las 9 de la noche el se sentó a mi lado en el sofá y
comenzamos a acariciarnos mutuamente, empezó por besar mis pezones y mi cuello,
luego paso sus manos a mis muslos, y un rato después estas empezaron a avanzar
bajo mi falda por lo cual le bajé la cremallera y le saque el miembro, el cual
estaba muy erecto y caliente y así pude constatar que en realidad lo que nos
había dicho no era mentira y que si tenía los 23 prometidos; tome entre mis
manos su miembro de color oscuro y estuve pajeándolo un rato, el comenzó a
desnudarse y una vez que lo hizo, se arrodilló frente a mi vulva y acercando su
boca a mis labios los empezó a chupara sin olvidarse de lamer mi clítoris, de
esta forma me hizo correr un par de veces y estando yo en tal grado de
excitación le propuse pasarnos de la sala a la alcoba en donde nos terminamos de
desnudar totalmente y nuevamente se metió entre mis piernas para subirme con su
boca hasta que me hizo explotar en un increíble orgasmo; cambiando de posición
nos colocamos en un 69 para que ambos pudiéramos disfrutar de un sexo oral, y
fue en ese momento en el cual me percaté que no solamente tenía un pene largo
sino también grueso, sus 7 cms de diámetro me incomodaron un poco porque debido
a su grosor, era incomodo tenerlo entre mis boca pero aun así me sentía muy
excitada ya que me gustaba ese trozo duro, tibio, un poco húmedo y de sabor
delicioso, así me hizo tener otro orgasmo lleno de oleadas de calor y placer; le
tomé la cabeza entre mis manos y lo hice levantar para luego recostarlo boca
arriba y yo me abalance sobre el montándolo y a la vez ofreciéndole mis senos
para que se deleitara con ellos, mientras tanto tome su miembro con mi mano y
acerqué su glande a mi clítoris para rozarlo repetidamente, cuando ya no podía
esperar por las ganas de tenerlo adentro, metí el glande entre mi vulva y empecé
a sentarme poco a poco para ir introduciéndolo dentro de mi en forma lenta,
pausada pero segura y así poder disfrutar a lo máximo de tal forma que no me
fuera a doler y se dañara tan rico momento, lo sentía caliente, grueso,
excitante y me daba gran placer el tenerlo dentro de mi, estaba muy húmedo y
entraba a presión pero con suavidad; yo me movía muy despacio arriba y abajo
para que mi vagina se fuera dilatando y poco a poco para que pudiera entrar de a
pedacitos, mis movimientos y el tamaño de es miembro dentro de mi cueva me
excitaron mucho y esto me hizo explotar en un nuevo orgasmo que hacia que todo
mi cuerpo vibrara y temblara de place; luego que descanse un poco y continué
moviéndome hacia abajo hasta que el miembro de Daniel logró entrar totalmente
dentro de mi lo cual me excitaba mucho no solo físicamente sino sicológicamente
por tener una herramienta de tal tamaño incrustada en mi vagina, sentía como me
llegaba internamente mas arriba que de costumbre pero no era para nada doloroso
y si me producía mucho placer; de la excitación que tenía por sentir una vega
grande, me olvidé de pedirle que usara un preservativo, de lo cual fui
consciente mucho más adelante, continuamos entonces moviéndonos juntos en forma
sincronizada, mientras el subía su pelvis yo bajaba mi cuerpo para que llegara
su pene más al fondo, hasta que yo volví a correrme mientras el también lo hacía
simultáneamente; cuando empezó a descargar su semen caliente noté la humedad
dentro de mi vagina y fue entonces cuando me percaté del olvido del
preservativo, pero ya era tarde y además estaba gozando como nunca, lubricándome
por todas mis partes internas y haciéndome sentir su calor dentro de mi; aunque
ya había llegado no me detuve y continué moviendo un poco mas y me vine de nuevo
en otro orgasmo no tan fuerte pero si muy placentero.



Luego y después de descansar un largo rato, el se vistió y se
fue y como nosotros estábamos bastante excitados por la nueva experiencia, mis
orgasmos y todo lo ocurrido esa noche nos dimos gusto haciendo con mi esposo el
amor de una forma apasionada y muy….muy….muy rica.



Como fue muy excitante gozar con un miembro así de grande,
pienso volverlo a ver para hacer de nuevo el amor, ahora puedo decir que si bien
el tamaño del miembro no importa para hacer el amor, si es excitante tener la
experiencia, pero ello no significa que a partir de ahora solamente quiera
miembros grandes, solo que de vez en cuando me comeré un coloso, deben
interpretar esto como el tener una experiencia sicológica adicional. Una vez
probado he decidido continuar en la búsqueda de un amante dotado con más de 25
cms.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 13
Media de votos: 8.31





Relato: Las vergas grandes me encantan
Leida: 31483veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis