relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi dulce Erika


 


Relato: Mi dulce Erika

  

Ok, pues yo tengo a mi novia, tenemos
actividad sexual regular, y pues no me quejo, pero tiene una amiguita,
que esta buenerrima, tiene su carita inocente, de chiquita, sensualita,
sexy, es un culazo con unos labios carnosos que se antojan, morena clara,
de ojos de un verde impresionante pero lo destacable eran  sus nalgas,
abundantes y paradas con unas piernas torneadas con gruesos pero firmes
muslos, tenia como 2 años de conocerla y lo único que quería
era cogérmela, pero por el ano, no se por que tenia esa idea, pero
es que tiene unas nalgas tan deliciosas, que se dejan entrever a través
de sus pantalones o de sus faldas, exquisita.

Lo que paso fue que en el cumpleaños
de mi novia, fuimos a bailar, y nos acompaño su amiguita con su
novio, después de la diversión decidimos regresar pero ellas
dos estaban hasta atrás, nos fuimos en mi carro y dejamos primero
al chavo en su casa, después nos fuimos para dejar a su amiga, pero
como estaba pedísima, pues nos pidió que no la lleváramos
a su casa por que la podían regañar, entonces fuimos a mi
casa (vivo solo), y allí estuvimos platicando en la cocina, hasta
que mi novia se quiso ir a mi recamara.

La lleve y platicamos un ratito,
cuando terminamos se quedo dormida.

Fui a ver a su amiga, estaba bien
dormidota, y la cargue para llevarla a la sala, fui por una cobija, y cuando
regrese le vi sus nalgas me impresionaron y dejó ver entre sus piernas
un mechón de vellos oscuros, solo fue un instante pero fue una visión
gloriosa. Redonditas y grandes; como traía minifalda, pues se la
subí y le acaricie las nalgas, las tenia suaves como durazno, claro
que no me perdí el gusto de besárselas y acariciárselas
con la cabeza de mi pene, estaban tersas, riquísima.

No me pude contener y le hice a
un lado la tanga y le lamí su concha, entonces medio reacciono y
me detuve, se volvió a dormir y le seguí. Cuando empezó
a gemir pensé que se iba a despertar, y si, se despertó,
me vio a los ojos y yo pensé que iba a armar un escándalo,
pero no, se limito a sonreír y se mordió los labios con ganas
acariciándome el cabello, entonces seguí haciéndole
sexo oral, a ella se le erizaba la piel y gemía dulcemente, solté
el cierre de su faldita y esta se cayó por su propio peso, seguidamente
le tocó el turno a tanga que por cierto la rompí, ella abrió
sus piernas todo lo que el sillón le permitía, la imagen
resultante era de lo mas erótico que imaginarse pueda, recorrí
sus piernas con mis manos de abajo arriba, muy lentamente, acaricié
sus muslos con suavidad, dándole al mismo tiempo besitos sobre su
pubis, mientras con una mano seguía acariciando la cara interna
de sus muslos con la otra inicié una caricia enervante del exterior
de su vagina, le separé dulcemente los labios y con un dedo excité
su clítoris, no le dejaba en paz su clítoris, se lo aprisionaba
con los labios y luego succione suavemente, ella se retorcía y decía
no se que tanta cosa, se frotaba los senos con fuerza para aumentar su
excitación. Hasta que se empezó a quitar la blusa y el sostén,
y le agarre sus senos no muy grandes pero firmes y bien formados con unos
deliciosos pezones rosas, y como esta bajita y delgada, la cargue y la
voltee, la puse en cuatro patas, ella cogió con su mano mi pene
y lo situó en la entrada de su vagina, bastó empujar suavemente
y comenzó a deslizarse por aquel túnel adaptándose
a el cómo si fuese un guante, y la penetre  hasta que sentí
mis pelotas en sus nalgas ¡que rico aprieta la canija!, se sentía
tibia, mojada, resbalosa y apretada ¡riquísima!, y  metió
su cabeza entre los cojines para gemir mas a gusto.

Yo también hacia ruidos
parecidos a los que hacen los búfalos, por que de verdad es una
delicia de mujer, y me la cogí rapidísimo, le embestía
con tanta fuerza que su cabeza pegaba con el respaldo del sillón,
y como a mi no se me quitaba la idea, la hice que me chupara los dedos
índice y medio, y se los comencé a meter por su ano (las
dos cosas al mismo tiempo), y así hasta que me hizo la seña
de que se iba a vaciar y logre lo que nunca: los dos terminamos al mismo
tiempo.

Entonces se la saque y la hice
que me lamiera la picha y cuando ya la tenia bien dura otra vez la acosté
en el sillón y se la volví a meter, rapidísimo, incluso
se escuchaba como se golpeaban nuestros cuerpos, sus muslos temblaban cuando
yo tocaba el fondo de su ser mientras ella se mordía los labios
y gemía apretando su vagina, pero cuando estaba bien mojada se la
saque y se la metí por el ano, nada mas no grito por que sabia que
nos iban a escuchar, pero hasta lloro, por que le dolía muchísimo
entonces ella se agarro el clítoris con los dedos para masturbarse
y ya no sabia si le dolía o le gustaba así hasta que me vine
en su ano. Entonces ya me dijo que me subiera a mi cuarto y lo hice, al
rato nos fuimos a dejarla a su casa, entonces cuando se despidió
de mi me dio un papelito que decía "No tienes madre, en las narices
de mi amiga, me cogiste como quisiste, por donde te dio la gana y ni siquiera
te fijaste si me dolió, cabrón, me va a dolor un chingo para
cagar, te pasaste....", ya parece que no le gusto ¿no?, yo no la
obligue. ;)

Una semana después mi novia
me dijo que llevara a su amiguita a comprar no se que cosa, y cuando quise
platicar con ella sobre lo que había pasado(yo iba manejando) todavía
pensando en que casi la había violado por que estaba peda, cuando
sin mas me bajo la bragueta me la comenzó a jalonear y como se me
paro de volada me la mamo, yo ni tardo ni perezoso busque como desesperado
donde estacionarme, se subió la falda, y para colmo no traía
calzones la muy perra, y se puso en cuatro patas, sin pensarlo se la metí
por el ano, costo trabajo para que le entrara, pero me valió, decía
que le dolía mucho, pero ella misma me jalaba (masoquista la escuincla),
y no pare hasta que me vine en su ano.

Paso el tiempo, y resulto que se
iba a casar, por lo que nos invito a su boda, lleve a mi novia a la casa
de su amiga para que la viera con el vestido, y la ayudara a arreglarse
y no que tanto.

Llegamos a su casa, mi novia y
yo subimos a la recamara de su amiga, y se veía preciosa, en eso
llego el novio y toda la atención de la gente se centro en el para
impedir que viera a la novia antes de la boda, en lo que participo mi novia
que se fue a la sala, yo aproveche para acercarme a ella y sin decir nada,
cerré la puerta con seguro, me le acerqué y le bese las tetas,
le agarre una y se la saque del escote, le subí el vestido, le metí
la mano y le frote el clítoris, acto seguido le metí los
dedos en la vagina y con la otra mano le frote el ano tratando de meterle
los dedos, y lo hice mientras me sacaba el pene de la bragueta, después
me metí abajo de su vestido, le succione rapidísimo su clítoris
y se mojo de volada, me levanto me desabrocho el pantalón, agarro
mi pene lo lamió un poco y se recargo en un mueble, me jalo para
que la penetrara, yo claro esta no me resistí y me la cogí
(¡horas antes de su boda, que despedida le di!), como siempre húmeda,
tibia, resbalosa y apretadita, deliciosa.

Claro, no me quede con las ganas
y la penetre por el ano y en esta ocasión ni pío dijo, la
embestía con toda la fuerza que podía, en las otras dos ocasiones
no se la metí completa por el ano pero en esta se la deje ir hasta
el fondo, sentía mis pelos pegados con sus nalgas, se la sacaba
y se la metía toda de un jalón, varias veces, así
hasta que sentí que me venia. El orgasmo le llegó tanto que
sentía sus contracciones, con una mano en mi cadera me jalaba para
que entrara más profundo en su ano, yo también  sentí
la proximidad de mi leche, el clímax  llegó a su punto
mas alto mi semen salió disparado dentro de su intestino, vibré
y se me erizaron los vellos por el impresionante polvazo, nunca imaginé
esa emoción, chorros de semen agradecían el gusto que su
trasero me había regalado. Cuando se la saqué se tiró
boca arriba, mi verga goteaba leche,  me la cogió con la mano
y la exprimió se chupó los dedos saboreando mi semen

Nos hicimos tontos aparentado que
solo platicábamos, regreso mi novia y la boda se realizo, aunque
yo no podía aguantarme la sonrisa, por que ella caminaba gracioso,
seña de que le dolía el ano un buen. Fue la ultima vez que
la vi pero me vale, por lo menos me la cogí. :)


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00





Relato: Mi dulce Erika
Leida: 1707veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis