webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi madre fruto Prohibido


 


Relato: Mi madre fruto Prohibido

  Soy Gerardo tengo 19 años, seguro muchos duden de lo que les relato, pero depende de ustedes, a mi parecer hay muchas historias reales de incesto entre madre e hijo exclusivamente en este caso que han sucedio con consentimiento o forzado, pero suceden y son reales que solo afloran mediante estos foros.
La historia es 100% real, la protagonista mi madre Susana de 36 años bien llevados, Mide 1.73 y pesa 67Kg, es secretariade unaimportante empresa transnacional en Lima y le gusta parcticar aeróbicos, por lo que se deben de imaginar que bien cuidado tiene su cuerpo, mis amigos siempre me molestaban por lo sexy que se ve, nada vulgar pero molestaba, ella siempre a cumplido con su labor en la casa en cuidarnos en que no nos falte nada, junto con papá han sido buenos padres para mi y mis hermanas, pero eso si nunca a descuidado su fisico como les comentaba anteriormente, cosa que me parecia muy bien pero a la vez era tambien causante de muchas miradas lascivas, a tal punto de propasarse con mi madre en una ocación.

En la mañana del Domingo/08, mi padre tenia que viajar a la ciudad deTrujillo, por motivos de trabajo se ausentaria por una semana, el caso es que entre unas y otras mi madre y yo nos quedamos solos en casa, cada uno hacía su vida y nos veíamos en las comidas, al segundo día fue el curso de la historia, mi madre dejó de trabajar por motivo de sus vacaciones, ella estaria en casa todos los dias, algo que me llamaba la atención era que siempre andaba en la casa con ropa bien ajustada a su cuerpo, dejando ver lo buena que estaba todavia, cada ves que me la veia por la casa mis pensamientos se nublaban, pero nunca veia nada sexual en ella..........................Hasta que........................

La tarde del Martes/08 ....en plenitud de mi calentura y con una temperatura climática también elevada, mi madre entró en el salón, donde yo me encontraba, ella muy ligera de ropa llevaba una malla pegada al cuerpo pequeño por el paso del Verano, lo que hacía que se apreciera su encanto, como resultado una prenda perfecta para estar cómoda y no pasar calor a la vez que también producía un gran morbo con el juego de dejar entre ver la silueta de su cuerpo. Sí, su cuerpo, nunca antes me había fijado en él, era un cuerpo que no le faltaba grasa pero tampoco le sobraba, la típica madre que cualquier amigo querría ver a solas un par de horas. Sus pechos del tamaño de dos melones terminaban en un pezón notable que se veía con claridad en la silueta de su camiseta de licra, la miré tan atentamente que incluso me pareció ver con claridad la diferencia de tono entre su piel y su pezón. Sus piernas se extendían no demasiado largas hasta el suelo, pero con un grosor que hacía que se me antojase perderme en ellas.Embobado en ella, mire como su cabello castaño bajaba sobre sus hombros hasta su pecho, con un movimiento de cabeza lo aparto hacia atrás dándome una imagen aún más morbosa para mi fantasía.

Mi madre se dio cuenta de que la observaba atentamente, - ¿Ocurre algo Gerardo?- preguntó,

pero le dije que no era nada, solo que me había quedado inmerso en mis pensamientos.

Ella se fue al jardin para hacer su rutina de ejercicios, Mi mente paso a estar más nublada de lo que había estado nunca, pero empecé a desear como haria para cachar a mi madre.

Mi madre en ese mismo instante que hacia sus aeróbicos me llama, -¿Gerardo?-, si mamá - ¡ Ven un momento hijo! .......
Así fue como sin darme cuenta me había lanzado sobre mi madre y estaba ahi parado junto a ella, me dice-.- ¡Ya que
estas sentadote como un holgazan en el sofa, acompañame a hacer ejercicios!- ¡Claro mamá con gusto! le respondi......
como hacia mucho calor ella se mojo su cabeza y producto de eso tambien mojo su camiseta, dejandome apreciar sus bellos pechos que parecian que iban a reventar de ese pequeña camiseta que llevaba puesto.

-¿Gerardo que tienes por que me miras así?- preguntó -¿Así como mamá? le digo..-entonces me dice:

-¡Hijo recuerda que soy tu madre y conosco esas miradas!............................

- ¿Qué miradas?

- No, solo que me estaba acordando de algo mamá.

- ¡... De algo....¡no!.... ! con sarcasmo respondió.

Bueno, estamos perdiendo el tiempo vamos a empezar, que ya llegan tus hermanas y voy a perder mi rutina.

Mi mamá no tuvo piedad de mi, estubimos como 1/2 hora sin parar realizando todo tipo de ejercicios, ademas para colmo pensaba que ella iba a ser mi instructora y se pondria al frente para que la siguiera, pero no, ella me coloco a su costado.
Ya no tenia ganas deseguir me dolian los muslos de las piernas, entonces mi madre me habló:

-¿Gerardo quieres abandonar?-no le respondi...seguia...

-¿Gerardo, tu madre nunca se cansa, me gustan los hombres que sigan mi ritmo?.. solto una carcajada..

Luego pare y me heche en el jardin, mientras mi madre seguia con sus ejercicios.

-¿Hijo, te pasa algo?... preguntó.....

- ¡No mamá! solo que me canse, no aguntó más, eres mala conmigo!..

- ¿Por qué me dices eso?...

-¡Yo solo pense que ibamos a hacer pequeños trotes mamá!... Ella solo sonrio, ...

-¡bueno descansemos ya que no tienes fuerzas!... replico...............

Entonces paso algo que no olvido hasta ahora, ella se fue a tomar su energizante que estaba en la mesa del jardin derrepente se le callo su toalla en el cesped, al recojerlo no inclino sus rodillas solo inclino media cintura para abajo para recojerla, dejando a mi vista su rico culoooo ... era un espectaculo apreciar ese monumento hecho mujer, solo duro unos segundos pero fue suficiente para tener una erección instantanea por aquella acción de mi madre.
Al rato me pide que me pare y que la ayude en un ejercicio de estiramiento de sus piernas, era lo ultimo para terminar, no podia mover mi cuerpo pero me dije a mi mismo algo bueno tenia que sacar de esto, asi pues comenzamos; ella se habia recostado en el cesped y yo estaba arodillado junto a ella.

-¿Mientras yo alce la pierna, tú muy despacio empujas hacia mi? ¿Ha entendido? preguntó.

-¡Si, mamá muy claro!...............

Así lo hice en cada una de sus piernas, tenia a mi mamá en una posición erotica y exitante,me aguntaba en no tener una erección ahi mismo frente a ella, la estube ayudando unos minutos y no pude aguantar lo caliente que estaba ante la posibilidad de tener tan cerca a mi mamá, en una de esas al inclinarle su pierna me resbalo y caigo encima, ella por reflejos subio sua rodillas y nos quedamos unos segundos mirandonos, yo estaba temblando de la emoción, entonces ella creo que se da cuenta de la situación y me pide que me retire de su encima, no la escuchaba era mi oportunidad que pasara lo que tenia que pasar.

A lo unico que se me ocurrio hacer fue arrancarle a tirones su prenda de su pechos, comenzabamos a forsejear mientras lo hacia, ella me suplicaba ¡No, por favor que haces!..... soy tu madre, no la escuchaba estaba poseido solo queria poseer su cuerpo ese momento sin importarme nada,seguia el forsejeo mientras intentaba sacar mi miembro para abusar de ella.
Mi madre se resistía como podía, pero ya en aquel momento no se de donde saque la fuerza, ella no pudo hacer nada para impedirlo. Rajé su camiseta por la mitad dejando al descubierto sus pechos y empecé a lamerlos lascivamente mientras mi madre gritaba que parara. Logré sacar mi pinga de mi short corto que yo llevaba y como pude me los quite del todo. Al tenerla fuera cogí a mi madre de los cabellos y llevé su cabeza hasta mi verga, intenté meterla en su boca, pero no la abría, solo lograba restregarla con sus labios y sentir la muralla de su dentadura a mi paso.

Visto que me sería imposible obtener una mamada de ella baje yo y de un tirón le saque las mallas de licra, cuando vi esa gran raja de su coño no pude evitar hundir mi boca lo más que pude entre sus piernas. El sabor de su coño era indescriptible, nunca había probado nada igual y ahora que lo había hecho no quería parar nunca. Mi lengua entraba como podía mientras mi espalda recibía arañazos de las uñas de mi madre.
Me incorporé y agarré sus muñecas, sus piernas hacían fuerza por cerrarse pero estaba suficientemente metido en ellas como para que sus esfuerzos fueran en vano, así que lentamente fui acercando mi pinga a la entrada de su cuerpo.

-Por favor no lo hagas, por favor.....................

No paraba de repetirlo una y otra vez mientras mi pinga volvía a entrar al lugar de donde había salido y su concha lo recibió húmedo a pesar de la resistencia.

Me abrasaba más y más a cada centímetro de mi sexo que entraba en ella, me ardía la pinga en su interior dándome más placer del que pensaba que se podía recibir, al meterla del todo mi pinga casi explota pero pude contenerme y disfrutar un poco más del momento. Empecé a sacarla y meterla cada vez más rápido mientras que mi madre empezó a llorar de impotencia, sus piernas fueron dejando de hacer fuerza contra mí, en eso reaccione ¿ que estaba haciendo era mi madre? la estaba violando,
ella llloraba aún más mientras yo gritaba de placer.

Una vez que cedió por completo me la pude cachar más rápido y fuerte y noté que no tardaría en correrme, sin duda ella también se dio cuenta.

-No te corras dentro por favor, sácala, solo te pido eso, sácala por favor- decía una y otra vez.......

en ese instante no se como pero reaccione y pare - ¿Que estaba haciendo? ¿Como pudo violar a mi propia madre?
¿Que hice? .............

Cuando me separare de ella explota mi verga y vertí toda mi leche en su cuerpo.Ella solo estaba hechada ahi llorando,

repitiendo una y otra ves -¿Por qué lo hiciste? --------------

Solo atine a decir: ¡ Perdoname mamá, no queria! y fui a mi dormitorio.

Al llegar a mi dormitorio me di cuenta de lo que había hecho, No salí en el resto del día de allí, esperaba que llegara mi madre con la policia, pero no pasaba nada, en toda la tarde solo escuché a mi madre ir a darse una ducha al baño y llorar hasta dormirse.

El día Miercoles/08 siguiente, me desperté y salí sigilosamente de mi habitación y fui al baño a enjuagarme la cara,

-¿Vas a desayunar?- preguntó mi madre...............

Me quedé atónito, su voz parecía normal, parecia que no le importo lo que sucedio, respiré tranquilo y fui a desayunar con mi madre.
El desayuno fue de lo más normal, hablamos como siempre sin nada raro, aunque tras lo sucedido la miraba de forma diferente, el morbo que había sentido seguía presente pero yo no estaba tan salido.

Una vez que terminamos de desayunar recogí los platos y los dejé en el lavavajillas, mi madre fue a su cuarto y me llamó

-¿Hijo sube un momento por favor?

De seguro era por lo sucedido, pero tenia que aceptar las consecuencias de mis actos, lo mejor era hablarlo con mi madre me apresure y me dirigí hacia su dormitorio.

-¿Si Mama…?

-¿Podemos hablar?

-Claro, ¿de qué?

-De lo que paso ayer.

-¿Y qué pasó ayer?

-Lo sabes muy bien, no hagas como si no hubiera sucedido nada.

-No se de que me hablas yo no recuerdo nada mamá.

Yó trate de negar todo, decía que no había pasado nada una y otra vez sin importar lo que ella dijera.

- Hijo, ¡¡ayer me violaste!!

-No digas esas cosas mamá.

-Tengo que decirlas porque son ciertas, yo no puedo, no puedo dejar de pensar en ello.

-¿Cómo puedes negar que pasara?

-Porque no pasó nada.

-¿Y de esto tampoco te acuerdas?

Mi madre se levantó de la cama y me quito el polo que llevaba puesto, me llevo hasta un espejo de su comoda y me enseño
arañones en mi espalda.

-¿Y ahora de esto tampoco te acuerdas ?

-Perdoname mamá por favor..............

En un principio quise negarlo todo, pensaba que era un sueño pero mientras pasaba los minutos recordaba lo que te habia hecho, se que no hay remedio para lo que hice, aceptare lo que tu decidas hasta que llames a la policia o votarme de la casa lo que tu quieras, se que no cambiara nada de lo sucedido pero no quiero que vivas con miedo.

-No hare nada contra ti, paso y ya está, eres mi hijo, ahora por favor guárdatela y no menciones esto nunca más.

Tras estas palabras me quedé helado, no sabía que decir, simplemente pensaba en lo que había dicho mi madre. Para ella lo que hice no había sido grabe, solo sucedio.Entonces comprendí que por mucho que pensara que habia hecho mal,a ella tambien le habia gustado, sino me hubiera hecho algo no creen.

Lo único que hizo su desición fue alimentar mas mi lujuria contra ella y querer intentar otra vez cachar con mi madre, claro ahora con su consentimiento y si no era asi la forzaria, ya era una obsecion para mi.

El dia Jueves/08, Ella, estuvo un poco más distante conmigo, pero no parecía enojada, y yo seguí espiándola, intentando rozarme con ella a la mínima oportunidad, e incluso cuando pasaba por mi lado me atrevía a agarrarle el culo unos segundos
no recibia ninguna reprimenda.

Al mediodía,estábamos comiendo uno al lado del otro. Ella estaba súper sexy, con una camiseta ajustada de tirantes, y una faldita Jeans. No había llegado el segundo plato que yo ya estaba empalmado mirándola de reojo y decidí hacer un intento.
Le puse mi mano en el interior de su muslo, y comencé a acariciarla lentamente. Ella no decía nada, y yo seguía poniéndome cada vez más caliente. Al poco rato fui subiendo mi mano por su entrepierna, hasta llegar a su concha, A los 5 minutos, me costó, pero conseguí adentrar mi mano por dentro de su faldita, y seguí acariciándole su concha por encima de su calzón, los dos respirábamos fuerte, yo de excitación y ella por lo incómodo de la situación. Cerraba con fuerza sus piernas, pero yo seguía y seguía, y entonces, conseguí meter la mano por dentro de sus calzón…pero apenas había llegado a su vello cuando ella se levantó de golpe y se fue diciendo:

– ¡¡¡Es que tengo que encerrarte para comer tranquila o qué!!!-

Ahora si se la notaba enfadada, nunca la habia visto así solamente cuando peleaba con papá.

El dia Viernes/08 a las 10 de la mañana y me desperté con una erección descomunal, ¡¡increíble, enorme!! pensaba que mi madre aún dormiría, pero la verdad es que me daba igual, así que iba por la casa y me dirigí a la cocina, con intención de desayunar algo, y allí estaba mi madre, de espaldas a mí, en la cocina preparándose unas tostadas. Iba vestida con un top que no le tapaba los riñones, y una mallas celestes bien pequeña que dejaban ver su increíble culo, y no llevaba nada más. Para mí eso era casi una provocación, cuando la vi mi pinga se movía sola de la excitación, con espasmos, y ella al oírme se giró y me vio allí plantado, mirándola fijamente. Ella se giró otra vez, haciéndose la despistada, pero la notaba claramente incómoda, y yo sin pensármelo me dirigí hacia ella y me pegué detrás de ella. Apreté mi pinga en su culo, en su rajita y empecé a hacer el mismo movimiento que haría como si me la estuviera cachando, mientras que con las manos le agarré por las tetas con fuerzas y se las empecé a tocar y a sobar, y le besaba en el cuello por detrás. Ella respiraba muy profundamente y me decía en voz baja

–no, para por favor, déjalo ya hijo…......

- Pero yo no podía parar y tampoco me lo decía muy autoritariamente.

–Mamá déjame por favor, déjame, me tienes súper caliente, ¡¡¡sólo una vez más!!!

Seguía metiéndole mano y apretándole mi pinga erectísima, cada vez tenía su calzón más metida dentro de su culo, y yo ya no podía más. Seguí apretándola y mientras que con una mano le sobaba las tetas sin parar bajé la otra hasta su entrepierna, la metí por dentro de su calzón y comencé a acariciarle el clítoris, primero lento, pero cada vez más rápido. Ella no decía nada, suspiraba profundamente e incluso gemía muy bajo, pero no se resistía en absoluto, y entonces vi claro que aquella mañana lo conseguiría. Seguí acariciándola sin parar, hasta que decidí meter mis dedos dentro de su concha, y comencé a masturbarla con fuerza. Noté como ella abrió un poco las piernas para facilitármelo todo y yo le bajé su calzón hasta los rodillas.Seguí tocándola y sus gemidos, aunque los intentaba disimular eran cada vez más evidentes. Yo no aguanté más y me agarré la pinga mientras que con la otra mano le agarraba por la cintura, le puse mi miembro en la entrada de su delicioso culo y la embestí con fuerza.

–Ahhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhhh-.

Los dos gemíamos aunque los suyos eran más de dolor, ya que no conseguí meterle ni el glande…

- Detente hijo esto no, para por favor-.

Ella se dejaba hacer absolutamente todo.

–Déjame a mí mamá ya verás, después de esto te dejaré en paz-. Estuve un rato jugando con su clítoris, y lo volví a intentar, esta vez despacito.- Ahhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhh, ahhhhhhhh, ahhhhhhh-. Pasó lo mismo que antes, aunque esta vez no se resistia, sus gemidos eran de placer, así que me agarré la pinga, la metí en la entrada de su concha, y se la metí de golpe,

- Síiiiiiiiii, ahhhhhhh, ahhhhhh, ahhhhhh, mmmmm, que rica eres mamá, ¡¡¡síiiiiiiiiiiii!!!-

Estaba disfrutando como un loco, se la metía y sacaba rápidamente, mientras que notaba su culo golpeándome en las ingles,ella seguía intentando reprimir sus escasos gemidos, y estaba de puntillas e inclinada para atrás para facilitar la penetración. Estaba disfrutando como nunca, pero la pose me estaba destrozando, así que se la saqué, le di la vuelta, la agarré por el culo elevándola un poco y conseguí metérsela más. Ella tenía el culo apoyado en la cocina (gran aliado), y los brazos hacia atrás apoyándose también, y yo le agarraba el culo con las dos manos y me la cachaba a lo loco.

–Ahhhhhh, ohhhhhh, síiiiiiiii, ¡¡¡muévete mamá muévete!!!-

Entonces pasó algo insólito, cada vez mi madre gemía con más fuerza. Se movía más, disfrutaba, yo seguía cachando, se quitó la top dejando sus increíbles tetas al descubierto, me rodeó con sus piernas (sin que mi pinga se saliese en ningún momento), y se agarró con los dos brazos a mi cabeza. Estaba excitadísima como yo, había conseguido equilibrarse y empezó a moverse como jamás he visto a ninguna chica moverse. Empezó a moverse con fuerza, con rapidez, apenas dejaba salir mi pinga de su concha y se movía a tal velocidad que me estaba volviendo loco, mientras gemía como una auténtica zorra, ahora era ella quien me estaba montando.Yo sólo estaba allí, agarrándola por el culo para ayudarla a equilibrarla, sin moverme, y ella me estaba cachando como una profesional.

– Ohhhhhh, ohhhhhh, ahhhhhhh, ohhhhh, ahhhhh, síiiiiiiiiii-.

Después repentinamente me solto y se bajo luego de estar cabalgando dentro de ella, me dio un empujón y me dejo en la cocina empalmado, sin acabar todavia, estaba disfrutando pero ella se fue a su cuarto a los pocos minutos.

Yo me quedé un rato tumbado en la cocina, lamentando que otravez se me escapo mi madre, pero con la diferencia que ella queria y no la forzaba, estaba tan piña que no habria otra oportunidad así, ya que mi padre llegaria el domingo, ademas mis
hermanas descanzaban del colegio asi que no estariamos solos.

El Sabado/08. Oh sorpresa mi padre llegó unos días antes de cuando la esperábamos. Esto era terrible para mí, suponía que ya no podría disfrutar más de mi madre, había planeado la noche anterior una gran despedida a mi madre para un día antes de que mi padre volviera pero ya era imposible, me había jodido por completo.

Esa noche tras la cena nos acostamos cada uno en sus cuartos, yo estaba inquieto, no podía dormir, pensaba que mi madre estaba teniendo sexo, estaba a rabiar queria ir a su dormitorio y contarselo a todo a el, que ella me pertenecia.Pero todo estaba perdido y ni si quiera había podido cachar el culo de mi madre.

De repente la puerta de mi habitación se abrió, mi madre pasó dentro y cerró la puerta tras de sí. La luz estaba apagada así que no la veía con claridad pero ella levanto mis sabanas y bajo mis pantalones con suavidad, después se colocó sobre mí y tomó mi pinga introduciéndola en su humeda concha. Empezó a moverse rítmicamente, era la primera vez que era ella la que se colocaba encima ya que siempre llevaba yo la iniciativa, no podía creer lo que estaba pasando.
Alargué mi mano para encender una pequeña lámpara de mi mesita de noche, al hacerlo pude ver a mi madre con claridad, estaba más preciosa que nunca, el camisón que llevaba era de color plateado, así la habia imaginado .

No podía dejar de mirar sus ricas tetas, se las chupaba mientras ella me cabalgaba.

Entonces ella en con la voz entrecortada por lo exitada que estaba me dice:

-Hoy sera la últimaaaaaaa vez que hacemos estooooooooo, ¿Hay algooooo que te gustaríaaaaa hacer?

-Sí, sí

-¿Qué quieres?

-Metértela por el culo.

-Comooooo ahhhhhh...... son todos los hombres, eso no lo ha conseguido ni tu padre en todos los años que llevamos casados.

-Pero por favor, hoy es el último día que lo hacemos mammmaaaa....

Mi madre me miró y sonrió, sacó mi pinga de su sexo y quedándose en la misma postura lo colocó en las puertas de su culo. Poco a poco fue echando su peso sobre mi polla que empezó a abrirse paso hacia esa nueva zona del interior de mi madre.
Al entrar empezó a moverse metiéndola y sacándola mientras se tocaba el clítoris, pareció gustarle bastante porque esta vez
no pudo disimular los gemidos lo más mínimo, gritaba de placer tan fuerte que debió despertar a más de un vecino.

-Me corro, me corro- gritaba mi madre.

-Si zorra, ¡¡correte!!

-Ahh Ahhh Aaahhhhhh!!!!!!

Mi madre empezó a correrse con tal violencia que casi me parte la pinga en dos, pero la sensación fue maravillosa.

Al terminar me miro y se la sacó del culo.

-Ahora correte tu, quiero que te corras en mi chucha.

-¿Qué? Lo dices en serio.

-Sí hoy quiero sentir tu leche en mi chucha por última vez.

Se la volvió a meter en el concha y empezó a mover sus caderas como una auténtica puta, estar tan cerca del orgasmo sin ser yo quién lo propulsara era algo nuevo para mí, y me daba un placer como nunca antes había tenido.

-Me corro mamá, ¡¡Me corro!!

-¡Sí hazlo, sí! ¡Dame toda tu leche quiero sentirlo dentro de mí!

Empecé a tener la mejor corrida de mi vida hasta entonces, sin que se saliera ni una sola gota de mi madre, toda mi leche se quedó dentro de ella y taponada por mi pinga porque no se la sacó, simplemente se echó sobre mí y me abrazó.

Estuvimos así al menos diez minutos, y después ella se colocó a mi lado,tomó mi pinga aún dura y me agarró mi miembro
con la mano.

-¡Gerardo, prometeme que despúes de haber sido tu puta, no volveras a acosarme en la casa!..........

- Si, mamá te lo recontrajuroooooo......................!

- Te creo hijo, se que cumpliras lo que me juraste, a cambio de tu promesa sere tú mujer por última vez esta noche.

Entonces empezó a meneármela, a hacerme una riquísima paja…

-Ahhhhhhhhhh, sí mamá, sigue por favor, ohhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhhh, sí, sí, no pares-

Ella siguió pajeándome mientras yo disfrutaba muchísimo, le agarraba las tetas y el culo, pegado a ella mientras me seguía masturbando.

–Chupalo mamá por favor chupalo- Sin dejar de tocarme se introdujo mi pinga en su boca, con esa cara de puta que me volvía loco, metiéndome la lengua hasta el fondo y yo no podía más. –Ohhhhhhhhhhhhh, síiiiiiiiiiiii, sigue mamá sigue, ¡¡¡SIGUE!!!- chupamela con rapidez, apretando con los labios….-Ohhhhhhhhhhhhhhhhh, síiiiiiiiiiiiiii, siiiiiiiiiiiiiiiiii, ¡¡¡que rico!!! ¡¡Sigue!! ¡¡Sigue!!- Le agarré la cabeza con una mano para acompañar el movimiento de la mamada, la mejor mamada que nunca me habían hecho, y ella siguió chupándomela, pasándome la lengua por mi glande, cada vez más rápido, como una auténtica profesional de las felaciones.

–Ohhhhhhhh, ohhhhhhh, ahhhhhhh.....................................................

- Ya no aguantaba más, mi pinga empezó a tener mini espasmos y cuando ella lo notó apartó la cabeza bruscamente.

- Ahora quiero probar mi leche condensada, si cariño¡¡¡ ¡Dale a mamá su lechita!.......................

- ¡Con gusto mamá!.....

Me corrí en su boca como nunca lo había hecho, era la corrida más larga de mi vida, y ella enseguida me limpió con su lengua, no dejó que ninguna gota se desperdiciara, me quede allí completamente extasiado.

Al día siguiente mi madre ya no estaba al lado, todo volvía una vez más a la normalidad, pero nunca olvidare lo pase con mamá ni tampoco ella, aunque la viera todos los días no trataria de propasarme con ella, le hice una promesa y tenia que cumplir.

Continuara.-
......................................................Pero esa es otra historia .......................................................................

P.D : Amigos, si nuestra madre esta bien buena no me digan que no se calientan al verla, ellas tambien lo saben ingenuas no son.
 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 302
Media de votos: 8.23


Relato: Mi madre fruto Prohibido
Leida: 138338veces
Tiempo de lectura: 2minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .