webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Viajando en el Metro


 


Relato: Viajando en el Metro

  Me llamo Olga Jiménez este es mi primer relato y quiero contarles lo que me pasó en el transporte Metro de México, soy divorciada, tengo 2 hijas, mi matrimonio no fue muy exitoso en lo personal pero en la intimidad no me faltaba nada, viví unos años de intenso sexo aunque los últimos eran de 1 o 2 veces al mes, justo cuando más necesidad tenía, me dejaba al abandono.
Hoy día cuento con 37 años, mido 1.65 cm de altura, siempre he sido mujer de buen cuerpo, medidas 94-68-95, piel morena, y muy firme, lo que mas me gusta de mi, son mis bubis, por ello uso escotes pronunciados, a mi ex le gustaban mucho mis nalgas, siempre fui piropeada andando en la calle y algunos piropos incluso algo sugestivos y cachondos, antes me molestaban, pero me acostumbré y les fui tomando gusto, incluso creo que apapachan mi ego y levantan mi autoestima por lo que no dejo de comprarme ropa sexi y provocativa.
Mientras estuve casada no trabajaba fuera de casa, así que cuando me divorcié empecé a buscar un empleo lucrativo, conseguí uno de vendedora / demostradora de ropa para dama y caballeros en una tienda justo en el centro de la ciudad… creo que le gusté al dueño del local pues me dio el trabajo inmediatamente, a ese hombre le gustaba tener chicas muy atractivas para el departamento de caballeros y obviamente para sus propios placeres, pero esa es otra historia.
Yo no acostumbraba viajar en el metro y menos a horas pico, ni sabía que era eso… cuando tomé el empleo se me indicó que debería estar a las 8:30 de la mañana, mi mamá llevaba a mis hijas a la escuela y yo a “sufrir” los apretujones de camiones y el METRO.
No tarde en darme cuenta de los arrimones y manoseos, de los que las mujeres somos presa en estos transportes, había que estarse cuidando por todos lados, al principio creí que solo los hombres feos, gordos o sucios eran los mañosos, pero pronto me percaté que de todo tipo de hombres te meten mano cuando ven la oportunidad… al inicio de esto me molestaba y apenaba la situación, mas de una vez tuve que ir calladita soportando el manoseo de algún tipo solo para no hacer escándalo y que todos me vieran como la manoseada del camión o el metro, total no pasaba de que me tocaran y excitaran un poco.
Después de algún tiempo en el trabajo en el que ganaba jugosas comisiones, el jefe me amenazo que si no me acostaba con él me quedaría sin trabajo, me di a desear un tiempo y acabé “dándoselas” como él decía, le saque provecho con algunos lujos, regalos, incentivos, días de descanso y vacaciones adicionales, teníamos sexo en la bodega 2 o 3 veces por semana, pero el ruco no me aguantaba el paso y siempre me dejaba caliente… llego un día que tuvimos sexo por la tarde al cerrar la tienda y como siempre, él terminaba y me dejaba muy encendida, el desgraciado solo pensaba en el propio placer y ni hablar, me retiré a casa así, con aquellas ganas de terminar, insatisfechas.
Ese día decidí, a diferencia de los otros, no viajar en el metro en el área reservada para mujeres, me dispuse a ir en los vagones que son para varones y algunas mujeres, ya esperaba el tren para abordar y había muchísima gente en espera, como era obvio estaba rodeada de hombres, unos de traje, otros de casual y algunos hasta de mochila tipo albañiles, ese día llevaba yo un vestido en amarillo de chemise pegado al cuerpo y que me llegaba hasta 2/3 de la pierna, escotado de los senos y por costumbre sin medias, zapatillas de tacón #10, otra cosa que no me gusta es que se marquen los calzones y ese día no los llevaba puestos, pues con el vestido se transparentan mucho, acostumbro rasurarme mi puchita, me parece mas bonita y mas cómodo.
Pues bien, cuando paró el tren, quedé justo al lado de la puerta, en el metro Hidalgo a las 7 de la noche era aquello un horno y con la cogida frustrada de mi jefe yo no aguantaba todo el bochorno, apenas había salido la gente que baja en la estación hice intento de subir al metro, pero no puse un píe en el suelo, los hombres del derredor literalmente me levantaron agarrada de las nalgas, cintura y piernas, de hecho estando dentro del vagón no apoyaba yo los pies en el suelo por estar apretada entre tantas personas y de inmediato noté que mi vestido ya lo traía yo hasta la cintura, reaccioné por instinto tratando como podía de bajarlo, pero no podía bajar mis brazos estaba totalmente apretujada, entré en pánico por sentirme desnuda entre todos esos hombres y sin perder el tiempo ellos ya me tenían agarradas las nalgas, las piernas y luego sentí un dedo travieso en mi culito, el cual apreté en signo de desaprobación, no me salían palabras de la boca, sentí que yo había provocado aquello y si le agregaba que no llevaba ni calzones era mas que evidente que yo lo buscaba, me mordía los labios de nervios y para colmo de males se detuvo el vagón a mitad de las estaciones con las luces a medias, en ese entonces ya alguien me estaba metiendo el dedo en mi rajita y con lo mojada que estaba yo, le facilité el camino, la excitación se apoderó de mi y ya no podía negarme al placer que estaba viviendo, cerré los ojos para no saber quien me tocaba, pero claramente pude distinguir que al menos 5 hombres me estaban acariciando, luego sentí algo muy caliente, era la verga de uno de ellos que tuvo el descaro de sacársela del pantalón y me la estaba restregando en mi pierna, como pude bajé mi mano para evitar que me fueran a penetrar, pero lo único que conseguí fue que alguno me pusiera su pene en mi mano, cuando sentí su verga quedé impactada, yo creo que su cosa medía al menso unos 25 cm, a mi ex marido le media 15 y mi jefe la tenia de 17, pero ésta era algo sorprendente… empecé a tener miedo y a alucinar imaginando que me la metería, pensaba que me dolería o que la gozaría, para ese momento ya me había olvidado que estaba en un lugar público, tenía manos en mis pechos que ya los habían extraído de mi brasiere, alguien masturbaba mi clítoris y penetraba mi puchita, en realidad no tocaba el piso por estar siendo sostenida por esos hombres que me trataban como una perra en celo, de pronto sentí como alguno me introdujo su dedo en mi culito, mismo que ya había aflojado con tanta excitación, no niego que me dolió al principio pero pronto le encontré placer, uno de ellos me estaba mamando un seno y yo lo disfrutaba como verdadera puta, no supe como pasó pero tenía una verga en cada mano cuando sentí como me estaban metiendo una verga en la puchita, desgraciadamente no era la enorme que tenía en mi mano, pero igual sentí la gloria, aquello era divino, me deje llevar por un desenfreno, sentía mi cuerpo en el aire y mil manos acariciándome, mi senos eran chupados con desesperación… arrancó el metro y aquellos hombres no dejaban su labor, el que me cogía se retiró de pronto y sentí su eyaculación en mis piernas, apenas me la había sacado cuando ya me introdujeron otra y el dedito que tenía en el culo se retiró para dar lugar a otra verga que hacía por ingresar por ese lugarcito que nunca había hecho la vez de entrada, me volvió a doler un poco pero entro de repente de un solo golpe, insisto que no podía poner los pies en el suelo, me tenían suspendida en el aire desde que entré al vagón, mas bien desde que me metieron, pero que era para ellos 55 kilos, nunca había siquiera imaginado que me cogieran entre dos a la vez y mucho menos en un lugar público, tengo conciencia que el metro abrió y cerro sus puertas unas 5 o 6 veces pero yo no habría los ojos, seguía en el aire disfrutando de esa orgía, pasaron 3 o 4 vergas por mi puchita y otras tantas por mi coñito, habré terminado como 4 veces de las maneras mas deliciosas que en mi vida imaginé, el placer de tener una verga en cada oyito, además de las manos fue indescriptible, llegó el momento en que aquello se volvió calmado y es que el vagón se empezó a vaciar, faltaban 2 estaciones para llegar a la terminal… había recorrido como 12 estaciones, me acomode la ropa lo mas que pude y saque de mi bolso papel higiénico para limpiarme, tomé un asiento que se desocupó, me limpie con unas toallitas húmedas que cargo para desmaquillarme, quede limpiecita al final del recorrido pero ya había yo pasado mi estación de descenso hacia como 6 estaciones, así que decidí quedarme en el vagón y regresar hasta donde debí bajar, me perfumé un poco y sentí el agotamiento de mi cuerpo completamente en paz, luego noté que unn par de hombres estaban en el mismo vagón pero no sabía si habrían participado en el festín, uno de ellos se acercó a mi y me dijo que si quería copia de las fotos que había tomado con su celular, me mostró como me había comportado, “una perra en celo no es tan desinhibida” -me dijo-, me dio su número de teléfono para que le marcara… de inmediato le pedí que no hiciera nada con las fotos, que las borrara de favor, él me dijo que eso tenía un costo… así es que me chantajeo para no divulgar lo que había ocurrido por mis provocaciones, este hombre era el de la vergota aquella de 25 cm, lo supe después cuando tuve que pagar los chantajes de este que se convirtió en mi amante y pareja, pues desde entonces hacemos citas con otras parejas, Orgías, intercambios y cuando se puede procuramos repetir el escenario de ese día lujurioso en el metro.
Desde entonces viajar en camión o metro, se volvió para mí un placer que no cambio por nada, a mi jefe le saco lo que puedo por hacerme lo que para otros es gratis.
Pronto les contaré algo de lo que he vivido en esta nueva vida.

 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 146
Media de votos: 8.25





Relato: Viajando en el Metro
Leida: 62947veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis