webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Intercambio filial no consentido (la maravilla del temazepam)


 


Relato: Intercambio filial no consentido (la maravilla del temazepam)

  Manuel y Natalia conocían una casa en la costa, de barato alquiler y muy cerca de las mejores playas de la región. Joselyn y yo estuvimos de acuerdo; serían cuatro noches formidables. La víspera, Manuel me invitó a unos tragos y entonces me hizo la propuesta.
-¿Qué dices? Estarán dormidas y ni siquiera sabrán quién se las cogió. Sabes muy bien lo que me encanta Joselyn. Será solo por esta vez y ambos lo disfrutaremos al máximo. Cuando regresemos, nuestras vidas volverán a la normalidad y te prometo que no volveremos a hablar del asunto.
-No sé si lo has notado, Manuel pero Natalia es hermana mía. ¿No le ves problema a eso?
-No me trates de pasar por un idiota, Tony. El año pasado te vi masturbándote mientras espiabas a tu hermanita en la ducha.
-De pajearse a follarla hay mucha diferencia.
Me dio uno y mil argumentos y finalmente me mostró el temazepam que usaríamos. Las dos primeras noches, cada pareja folló a tope y en ambas ocasiones, me corrí imaginando que me cogía a Natalia. La tercera noche, los cuatro estábamos muy asoleados y cansados. Conversábamos en unas hamacas frente al mar cuando Manuel trajo los tragos. Ni siquiera hicimos guiños ni gesto alguno para no despertar sospechas. Mi esposa Jos andaba una bata de playa muy delgada que no daba lugar a la imaginación, fuera de eso ninguna prenda. Mi hermana, en cambio, tenía una blusita de tirantes y una falda cortita que a veces me permitía ver la tanga que llevaba puesta. Yo estaba muy excitado de solo imaginar lo que le haría en unos minutos. Cuando se durmieron, yo me dirigí a su hamaca para follarla ahí mismo. Manuel, por su parte, alzó en brazos a mi esposa y la llevó a nuestra habitación. Me puse a chupar las tetas de mi hermanita y tuve curiosidad de qué hacía Manuel con mi esposa. La tenía boca abajo y le estaba dando durísimo por el culo. Regresé donde Natalia, la zafé la falda y la tanga, alcé sus piernas y me le trepé para penetrarla. Sentí riquísimo el roce de su vaginita con mi pene, conforme iba entrando. Primero hice movimientos lentos, disfrutando el contacto de entrada y salida: una delicia incomparable cogerme a mi hermanita. Pronto me alboroté y aceleré el ritmo, aprisioné sus piernitas con mis hombros y la di lo más profundo que pude. La hamaca sonaba como si fuera a caerse pero no me importó. Así seguí durante unos quince minutos hasta que fui sintiendo donde estaba por correrme. Rápidamente se la saqué y la agarré bien duro para tener oportunidad de ponérsela en su boquita; el primer chorro se lo dejé dentro y el resto lo derramé en toda su cara. Exquisito, un placer incomparable.
Llegué a nuestra habitación y Manuel cogía violentamente la boca de mi esposa Jos. Me quedé mirando hasta que se le corrió dentro. Se levantó de inmediato y me miró con ojos malévolos.
-No me vengas con que ya terminaste, cabrón.
-¿A qué te refieres, Manuel?
-Ven.
Alzó a mi hermanita Natalia, la llevó a su cama y se la colocó encima, penetrando su vagina. Me hizo señas de que introdujera mi polla en su orificio anal. Al principio dudé pero cuando él la agarró de las piernas para abrirle el culito, no aguanté y me le trepé, se la metí de un solo golpe y me puse como un loco follándomela a más no poder. Manuel disfrutaba y le daba durísimo mientras decía toda clase de soeces.
-¡Qué perra más rica! ¡Aguanta! ¡Siéntenos, puta, siéntenos! ¡Rica ¡Rica!
Así fue durante más de diez minutos y simultáneamente él se corrió dentro de la vagina de mi hermanita y yo en el culo. Quedé seco; realmente satisfecho y no volví a coger durante casi una semana. En efecto, nunca más volvimos a tocar el asunto y nuestras vidas volvieron a la normalidad. Eso fue hace casi un año y aunque en este tiempo he cogido con seis mujeres más, ninguna follada me ha sabido tan rica como la de esa noche. Mi hermanita Natalia tiene el premio a la última buena cogida que he pegado.
 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 42
Media de votos: 7.50





Relato: Intercambio filial no consentido (la maravilla del temazepam)
Leida: 16737veces
Tiempo de lectura: 15minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis