webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: FAUSTO: EL INICIO


 


Relato: FAUSTO: EL INICIO

  Recuerdo que era yo aun un niño cuando supe por primera vez lo que era la hipnosis. En uno de esos shows de televisión dominicales, una hermosa conductora caía en los brazos de un tipo con barba y traje negro. Él le daba instrucciones y la chica las obedecía todas. No sé porque pero al ver a esa belleza sometida a la voluntad del hombre de barba, sentí como el corazón me latía con más rapidez, la sangre se me agolpaba en la cabeza y experimente mi primera erección.
Al paso del tiempo, supe que lo que había visto ese día, se llamaba “hipnotismo” y desarrolle un interés poco común por ese fenómeno. Buscaba series y películas donde estuviera presente la hipnosis, pero solo cuando el hipnotista era hombre y la hipnotizada mujer, era cuando volvía a tener erecciones.
Comencé a investigar la hipnosis en todos los lugares donde me era posible, sin embargo la que mas llamaba mi atención era esa hipnosis mística, aquella que representaba una especie de don o poder sobrenatural para dominar la mente de los demás. Por azares del destino, ya siendo yo un pre adolescente, el profesor de historia, nos encomendó investigar sobre la Rusia zarista y la revolución rusa. Debo decir a partir de ahí, hice el hallazgo que cambiaria mi vida para siempre: conocí la historia de Grigori Yefímovich, mejor conocido como Rasputín. Su vida estaba entre los hechos y las leyendas, Rasputín, apodado “el monje loco” poseían la capacidad de influir y dominar a las personas, pero sobre todo a mujeres bellas. Mientras conocía más de la biografía de Rasputín, un sentimiento crecía en mi interior, no sabía la razón, pero algo me decía que yo tenía el mismo don hipnótico que el monje siberiano. Leí, me concentre e intente muchas veces influir en las acciones de la gente a mi alrededor, pero nada parecía funcionar, empezaba a dudar de aquel presentimiento que me hacía pensar que podía seguir los pasos de Rasputín, pero un día todo cambio.

Eran vacaciones de verano y mis tíos habían decido pasar unos días en nuestra casa, ya que la playa estaba a pocos minutos de ahí. Para mi fortuna trajeron con ellos a su única hija, mi prima Cristina. A sus 17 años, Cristina era una joven muy bonita, de pelo negro hasta los hombros, piel bronceada, cuerpo esbelto, senos medianos y firmes, sin ser un portento, podía atraer fácilmente a cualquiera que ella deseara. Su carácter era rebelde, no era muy buena para el estudio, le gustaba coquetear con los chicos de su edad, pero solo como diversión. Al verla desfilar por toda la casa con ropas ligeras, no pude evitar que en mi mente se formara la fantasía de dominarla y disfrutar de sus besos y de su cuerpo. Yo dos años menor que mi prima, no era más que un mocoso aburrido desde su punto de vista, no había esperanza de tener algo con ella, al menos no de forma tradicional. Para ese entonces mis esperanzas de ser un hipnotista poderoso como Rasputín, se iban desvaneciendo. Como última opción empecé a releer la información que había recopilado y fue entonces cuando leí una parte que decía “cuando se inicia en el mundo de la hipnosis, la mayoría de las veces no se puede influir en el sujeto al primer intento, es necesario trabajarlo varias veces, hasta que de resultado”. No sé cómo pude pasarlo por alto, todas las veces que intente influir en alguien y no lo conseguí a la primera, cambiaba de objetivo y buscaba a otro (más bien a otra) que se viera dominada por mi voluntad y mi “poder”. Estaba decidido: Cristina seria mi nuevo conejillo de indias, intentaría dominarla hasta que lo lograra, aunque solo tenía un par de semanas para ello, así que de inmediato diseñe un plan y lo puse en marcha.

Al dar inicio con mis intentos, Cristina me miraba extraño y a veces me decía “¿Qué diablos me ves?” Yo solo respondía tímidamente “no, nada, disculpa”. Ella ocupada en coquetear con los incautos locales, no le daba importancia a mis acciones, hasta que una mañana, mientras ella desayunaba, yo baje al comedor, mi prima miraba el televisor, realice un intento mas, me coloque detrás de ella y me concentre en pensar “voltea y mírame, voltea y mírame, voltea y mírame” de pronto ella giro su cabeza y se me quedo mirando sin expresión en su rostro. No lo podía creer, por fin había logrado un mínimo avance, estaba nervioso, pero debía tomarlo con calma y disimular, así que pregunte “¿y ahora tu que me ves”? Cristina hizo una cara de confusión, realmente no sabía cómo responder a mí pregunta, parpadeo y un poco nerviosa y confundida dijo “¿a ti? No tengo nada que verte a ti” apenas pude evitar sonreír y conteste “ok, como tu digas”. Ella se giro de nuevo y siguió mirando la televisión.
Esa noche no pude dormir, no cabía en mi de felicidad y supe que era el momento de obtener algo mas que solo indiferencia por parte de mi linda primita.
Paso una semana, mis padres y mis tíos habían salido de compras, solo estábamos Cristina y yo, era mi única oportunidad, no podía fallar, si no lograba mi objetivo, habría graves consecuencias para mí. Era aun de mañana, mi prima aun estaba en su habitación (de huéspedes) mi corazón palpitaba como loco, no podía dar marcha atrás, la puerta estaba entre abierta, la abrí y entre, mi prima estaba sentada en la cama, se había quitado la pijama y se disponía a ponerse una de sus tantas mini faldas, cerré la puerta y ella volteo hacia mí, su rostro era de sorpresa, pero pronto cambio a uno de gran enojo
-¿y tú qué haces aquí? ¿No ves que me estoy vistiendo? ¿Eres idiota o estas enfermo? ¡Sal ahora mismo o les diré a mis tíos cuando regresen!
- tranquila Cristi, solo vine a saludarte y a mostrarte algo
-¡que te largues, te dije, eres un pervertido!
-solo relájate, no te hare daño
-la que te hará daño soy yo- Al decir esto tomo el florero que estaba sobre el tocador y amenazo con arrojármelo
Sabía que era arriesgado, así que en lugar de hacer lo que ella me decía, me abalancé sobre ella y le quite el florero, la mire a los ojos y le dije –no temas Cristina, solo deseo ver un poco mas de ti, relájate, no grites.
Ella al principio forcejeo, yo la había tomado por ambas muñecas y pegaba mi cuerpo al de ella. Seguí repitiendo las mismas palabras sin dejar de mirarlas fijamente a sus encantadores ojos negros. Era tan excitante, mi prima solo tenía la parte de arriba de su pijama, no pudo terminar de ponerse su falda, usaba una panty de color azul, yo por mi parte solo vestía un bóxer.
-no te resistas Cristina, déjame ver tus pechos.
Poco a poco dejo de oponer resistencia, había clavado su mirada en la mía y parecía no poder dejar de verme a los ojos.
-eso es primita, relájate, eres muy bonita, muéstrame tu cuerpo
Baje mi cara y comencé a besar su cuello, su aroma era exquisito. Baje mis manos a su cintura y una de ellas subió un poco para acariciar su vientre y jugar con la perforación de su ombligo. La tumbe en la cama, ella empezó a emitir leves gemidos, no estaba totalmente bajo m control, pero tampoco era capaz de resistirse. Sabía que lo que hacía era perverso, era mi prima y además estaba abusando de ella de alguna forma, al planearlo, lo único que buscaba era verla desnuda, pero mi excitación me domino, y ahora solo pensaba en hacerla mía, debía penetrarla. Con desesperación le quite la parte de arriba de su pijama, levante su bra para admirar su hermoso par de tetas, eran firmes y de pezones oscuros, con una mano libere mi pene de su prisión de tela, Cristina me veía a los ojos, su mirada denotaba confusión. Note que los pezones de mi victima iban parándose, nunca había visto a una mujer desnuda, mi miembro reventaba de excitación y expulsaba gotas de líquido preseminal.

-¿así que te gusta calentar a los hombres? Eres una zorrita, se ve que te está gustando todo esto. Le dije mientras me acercaba para besarla en los labios.
Mi prima por toda respuesta cerró los ojos y puso sus manos en mis hombros y después en mi espalda. Por fin había logrado que se entregara, sus gemidos eran más fuertes.
-mmmmm, Fausto ¿Por qué me haces estos?
-déjate llevar Cristina, esto te gusta, deseas ser mía ¿no es así?
-mmmmm
-¿no es así?
-mmmm si
Un ruido me devolvió la realidad, eran sonidos de motor y llantas. Mis padres y los de cristina habían vuelto.
-¡maldita sea!- exclame
Del susto mi erección desapareció. Guarde mi pene. Le ordene a Cristina que se vistiera y Salí corriendo a mi habitación.
Mi único error fue no medir correctamente el tiempo. Mi tío llego con la noticia de que su jefe lo requería de vuelta en su ciudad, partían ese mismo día en la tarde. Fingí un intenso dolor de estomago para no levantarme, no deseaba despedirme, no podía ver a Cristina a la cara. Cuando volví a ver a mi prima, habían pasado varios años, solo nos saludamos como dos adultos maduros, pues eso éramos ahora. Nunca supe si ella recordaba aquella mañana en cuando estuve a punto de hacerle el amor, pero la verdad no me intereso, ya que desde ese día supe que tenía el poder de dominar a las mujeres.
 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 4
Media de votos: 9.75


Relato: FAUSTO: EL INICIO
Leida: 21803veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
olgun porno
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .