webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La Zorra y el nerd


 


Relato: La Zorra y el nerd

  Hola a todos, soy nueva en este foro y pues me intereso saber como han sido las primeras experiencias sexuales de las personas y pues ahora comparto la mía, me llamo Viky soy de México mido 1.73m, soy de cuerpo ancho pero bien cuidado hago aeróbica y me cuido mucho, no soy nada gorda de hecho estoy por debajo de mi peso solo que digamos que tengo ese tipo de cuerpo con caderas anchas, soy de cara linda y tener chicos nunca han sido un problema parea mi en fin, bueno lo que les voy a contar paso cuando tenia 18 años, estaba estudiando la escuela preparatoria y había ya tenido varios pretendientes, pero ninguno me convencía para poder tener mi primera relación, en mi clase había un chico alto muy pero muy delgado que a nadie hacia gracia, no era feo pero era uno de esos chicos retraídos y ratón de biblioteca, ninguna de mis amigas ni yo se fijarían en el. Un día tenia un trabajo de álgebra que entregar para la escuela y pues a mi esas cosas no se me daban para nada, y recordé que ese chico entrenaba en el equipo de baloncesto de la escuela, que esta cerca de mi casa, y fui a buscarlo para que me ayudara a hacer mi tarea, cosa que era sencilla pues con el movimiento de caderas ya antes había conseguido otros trabajos escolares, bueno pues llegue a la escuela y fui hasta el lugar donde entrenaba el equipo, y lo encontré ahí, sentado en la banca mientras que otros chicos entrenaban, no cabía duda, era un verdadero perdedor, a pesar de su estatura era bastante malo para jugar en el equipo principal, me acerqué a el y lo salude, el de inmediato me respondió pero se le notaba nervioso, le pregunte que era lo que hacia ahí y pues invento no se que cosa para evitar decirme la verdad de estar inactivo en el equipo, entonces le pregunte que si podía ayudarme con mi trabajo, el accedió y fuimos hacia uno de los salones que estaban desocupados, pues por las tardes no hay clases en esa escuela, ya en el salón el comenzó a explicarme todo acerca de ese trabajo, pero como ya lo dije antes el álgebra no es para mi, así que tenia que usar algunos recursos, me agache poniendo mis senos sobre el escritorio y levantando mi trasero lo mejor posible, justo frente a el; le pregunte que si podría hacer esa tarea por mi mientras presionaba mis senos un poco mas contra el escritorio, el se puso muy nervioso y soltó el lápiz sin darse cuenta, me miro y con su cara toda enrojecida y una voz entre cortada accedió, me levanté me di la media vuelta y con un sensual movimiento de caderas camine hasta llegar a la silla mas próxima, me senté y cruce las piernas, ahí me quede esperando que el terminara mis labores, después de un poco mas de media hora el trabajo estaba listo, me despedí de el y salí. Si lo se había usado a ese chico para hacer mis labores, y eso que, creo que todos en la clase hacíamos de alguien nuestro esclavo y pues no era mas que eso. Bien así pasaron los días y si algún trabajo no lo podía resolver pues solo había que caminar un par de calles y buscar a mi esclavo por decirlo de laguna forma, sus amigos lo apodaban Chos, no se por que, solo los hombres son capaces de entender el por que de sus apodos, bien pues una tarde fui como ya era costumbre a buscarlo para que hiciera alguno de mis odiados deberes de álgebra, lo encontré donde siempre, en la banca del equipo, y fuimos al salón donde siempre convencía a Chos de hacer mis deberes, pero esta ves el se veía de una manera distinta, no estaba nervioso y su mirada era casi un rayo que podría traspasarme, me miro y me puse nerviosa, se sonrió y me dijo que ya había hecho suficientes tareas, que el las seguiría haciendo pero de ninguna manera de forma gratuita y que yo tendría que pagarle con “algo” esas tareas; no sabia que decir, por un lado involucrarme con Chos, ese chico que … pues no es a lo quo estoy acostumbrada y por el otro perder mis calificaciones que eran muy buenas gracias a su ayuda, me quede callada y decidí hacer un trato, “todas las tareas que yo quiera y tendrás de mi un faje por cada una, nada de sexo, y nadie debe saber de esto, OK? “ … el se sonrió alegre y de inmediato accedió diciéndome que eso era mas de lo que esperaba, el solo quería un beso en la boca por cada una de las tareas, Uff, lo dicho, era todo un perdedor y yo había perdido con el, que fatalidad. Busque un asiento y espere a que Chos terminara mis deberes, termino en solo unos minutos, se levanto y me dijo que era hora de pagar, y no tenia mas remedio, me levante y me puse de pie frente a el cerré los ojos y espere que me besara o me tocara o lo que fuera que quisiera hacer lo hiciera ya, era para mi muy desagradable la idea, ¿Qué podría resultar de un chico inexperto, ñoño , etc.?, pero el no hacia nada, así estuvo unos segundos que parecían eternos, de repente sentí el calor de sus labios acercarse a los míos y me beso, me beso de una manera muy suave, sus labios estaban totalmente relajados y parecía que se fundían con los míos, succionaba lentamente y de una manera que nunca olvidare, de inmediato sus brazos me envolvieron por la cintura, acercó todo ese delgado cuerpo y siguió besándome, yo me sentía muy bien ahí y por un instante olvide todos aquellos prejuicios sobre ese chico, siguió besándome hacia las mejillas y después a los oídos, me besaba y mordía suavemente los pómulos, siguió besando hasta llegar al cuello mientras sus manos comenzaban a bajar por mis caderas, me deje llevar y también lo abrasé y lo acerqué un poco mas a mi cuerpo, el seguía besando mi cuello hasta llegar a mis hombros, aquellos besos hacían que se me erizara la piel, sus manos largas tomaron mis glúteos con fuerza y los masajearon a placer, cada ves me sentía mas caliente y húmeda, totalmente enredada en sus brazos sin poder hacer nada mas que disfrutar sus caricias y besos, en ese momento sentí como algo iba creciendo pegado a mi vientre, era un pene duro que se frotaba contra mi, o dios eso era de lo mas delicioso, quien diría que aquel flacucho tendría tan bien dotado su paquete, continuo besándome los labios y una de sus manos subió por todo mi cuerpo buscando mis senos, tomo uno de ellos lo presiono con suavidad y comenzó a masajearlo haciendo círculos con el, yo ya mas entregada a el comencé a besarlo por el cuello y baje mis manos hasta sus glúteos, eran algo mas de lo que pensaba, estaban duros y firmes los apreté y eso me éxito mas, enseguida me cargo con ambas manos tomándome del trasero y me sentó sobre un escritorio, separo mis piernas y se coloco en medio de ellas, recargando su pene en mi panti, yo subí mas mi falda para que el se pudiera acercar mas, mi voluntad estaba rota, seguimos acariciándonos cada ves con mas desenfreno y el frotaba el pene que se marcaba bajo su ropa contra mi vulva encerrada en mi panti, mi calor crecía y mi humedad se empezaba a hacer notar en mi ropa, pero eso no me importaba, quería seguir gozando mas de ese perfecto miembro, pero tuvimos que parar, ya se empezaba a oscurecer la tarde y sus compañeros del equipo pronto pasarían por ahí, así que nos separamos y se el ofreció a llevarme a casa. Esa tarde había sido genial, ningún otro chico me había logrado calentar de esa manera. Los siguientes días la rutina de la escuela por las mañanas era la misma, para mi el era cualquier otra persona, pero por las tardes nuestros encuentros eran mas comunes, no por tener mas trabajos pendientes sino por mi propio gusto, ahora solo esperaba que los días en los que el equipo entrenaba estuvieran mas cerca para ir a buscarlo con cualquier pretexto, así pasaron un par de semanas, nuestros juegos subían de tono cada vez, un buen día fui como ya era costumbre a buscarlo, el ya me esperaba en aquel salón donde siempre nos veíamos, yo me había vestido especialmente para la ocasión, usaba lo que sabia ningún chico podría resistir, un top de licra, una minifalda roja de tablas, unas medias negras que me llegaban hasta la mitad de los muslos y una tanga semitransparente muy delgada que me haría sentirlo mas cerca de mi; lo mire, el estaba sentado sobre el escritorio, lo mire y camine a el de una manera muy sexy cerrando la puerta tras de mi, sin decir nada lo tome por el cuello y lo becé apasionadamente, de una manera desesperada como si no hubiera un mañana, el me tomo de inmediato por la cintura con un mano mientras que la otra se escapaba por debajo de mi falda para apretar mis glúteos, el tamaño de mi bien formado trasero no era ningún reto para esas manos alargadas que de inmediato lo hacían preso de la mas excitante condena, me acerqué lo mas que pude a el, deseaba como nada en la vida sentir cerca su miembro pegado a mi vientre, el me besaba por todo el cuello, que es mi punto mas débil, sentía derretirme en sus brazos, mis pezones estaban endureciéndose al máximo y se podían notar fácilmente a través de ese ajustado top, que con cada movimiento de mi cuerpo comenzaba abajarse al ritmo del brincoteo de mis senos, esa sensación parecía que me indicaba el camino a seguir, lo tome por la nuca y dirigí su boca hacia mis senos, con la boca acabo de bajar mi top y de inmediato saltaron dos senos hinchados, duros con unos pezones rosados totalmente erectos, sin pensarlo un solo instante estiro un poco su lengua para lamer muy despacio desde la orilla de mis senos haciendo círculos hasta rozar la punta de mi pezón, seguidamente succiono muy débilmente mi pezón para después tragarlo todo y torcerlo con los labios, mi vagina estaba muy caliente, el calor en ese salón estaba subiendo demasiado, un aroma a lujuria empezaba a invadir el lugar, el me tomo por el trasero y me sentó en el escritorio, separe mis piernas, con una mano tome su pene aun atrapado bajo sus ropas y con la otra mano lo jale hacia mi, acomode su miembro sobre mi tanga, y seguimos con las caricias, esa vez de forma mas salvaje, el se frotaba contra mi vulva como si me estuviera penetrando, mi cuerpo le respondía de la misma manera, no se como lo logro pero tomo uno de mis senos en su boca y el otro con una mano mientras que mi trasero era torturado por unos largos dedos que lo apretaban hasta enrojecerlo, todo esto me hacia mojar con intensidad mi tanga y aun su ropa deportiva, el aroma del sexo era ya muy evidente, el corazón parecía que saldría de mi pecho, y un ligero sudor salía por todos mis poros, como si quisiera estar lubricad toda para el, su pene se sentía enorme y duro, lo tome nuevamente para apuntar la punta en mi entrada aún sobre mi tanga, y el empujo metiéndome parte de la tanga en la vagina, eso era delicioso era lo mejor que había sentido, mordía mis senos con desesperación y la succión me hacia soltar ligeros gemidos que inútilmente intente reprimir, eso era el mejor “sexo seco” de mi vida, pero ese nombre era efímero por que lo que menos había ahí era sequedad, el me recostó sobre el escritorio, y me saco la tanga, al ir bajando la tanga podía sentir mi propia humedad corriendo por mis muslos, aquella humedad impregnada en mi ropa interior, acercó su boca a mi vulva, que yo previamente había depilado en mi casa para sentirlo mejor, me beso la vulva por todo alrededor hasta las ingles y de ahí hasta mi ano, en otra situación eso me habría apenado demasiado pero ahora no tenia cabeza para eso, mi mente estaba totalmente enganchada en esa boca curiosa que invadía mi cuerpo, son habilidad metió su lengua un poco mas en mi ano y la recorrió por en medio de mis labios vaginales separándolos en su recorrido hasta el clítoris, lo lamió de abajo hacia arriba, y después lo atrapo en sus labios, su lengua se alternaba en lamer mi húmeda vagina y jugar con mi clítoris, podía sentir como mi cara se comenzaba a saturar de sangre que la enrojecía, toda esta acción fue interrumpida por el cuando al examinar con su lengua dentro de mi vagina se dio cuenta que yo aun era virgen, y hubiera entregado esa virginidad en ese momento impensarlo, pero un ruido por los pasillos nos alarmo, eran todos sus compañeros de equipo que habían terminado sus practicas, yo no podía permitir que todos nos vieran en esa situación me levante de un salto y el acomodo sus ropas de prisa, corrimos de inmediato a ocultarnos tras la puerta del salón, nadie nos vio, pero aquel maravilloso momento estaba roto, termine de arreglar mis ropas y mi largo cabello negro, el tomo del suelo mi tanga y me la dio, la recibí la doble y con una picara sonrisa se la coloque en el bolsillo mientras que le daba un cariñoso beso; esperamos unos minutos en ese salón para que nadie nos viera salir, ya era tarde y la escuela iba hacer cerrada, me llevo a mi casa como lo hacia siempre al terminar nuestros encuentros. Esa noche no podía conciliar el sueño, al cerrar los, ojos solo podía ver repetirse las imágenes de aquella tarde, y cuando al fin pude dormir soñaba mil cosas con el. Esa mañana me desperté muy temprano, prepare mi mochila para ir a la escuela, pero ningún libro había en el solo todos mis cosméticos y una muda de ropa, debajo de mi uniforme, una medias liguero tanga y sostén que hacia el juego completo, estaba todo decidido, haciendo de lado mi ideal de llegar virgen al matrimonio, ese día era el elegido para dejar de serlo, me entregaría a el y nadie lo evitaría. Como ya lo había comentado antes, el era un chico muy estudioso, un nerd como se le llama comúnmente y sabia que estaría muy temprano en la escuela, me apresure a llegar, estaba de suerte ninguna de mis amigas avían llegado, fui directo a donde el estaba y lo bese, lo abrasé por el cuello y le susurre al oído “sabes bien que soy virgen aun, pero hoy voy a dejarlo de ser y tu eres el elegido para hacer esa delicada labor” su mirada atónita se clavó en mi y su corazón se podía sentir saltar en su pecho, con vos cortada pregunto que si ahora mismo lo haríamos, y le respondí con un movimiento de cabeza agregando “si no quieres lo are con alguien mas”, sin pensar un segundo me tomo de la mano al tiempo que recogía su mochila de su asiento, fuimos directo a su auto, uno muy viejo y destartalado que su padre la había regalado, lo dicho era un perdedor, pero con mucha suerte, ya muchos chicos me lo habían propuesto antes pero jamás accedí, pero ahora no había mas, me subí en la parte de atrás de el carro y me agache para poder pasar por el frente de mi casa sin que me vieran mis padres, aproveché para cambiar mis ropas escolares y ponerme una falda no tan corta como la del día anterior y una blusa casual, le pase a el un abrigo de un exnovio mío, se lo puso para que no descubrieran que éramos escolares, por el pantalón de la escuela no había problema, era negro así que se veía de lo mas casual, manejo por algunos minutos y llegamos a un hotel, nos registramos, el dependiente del lugar pregunto el motivo por el cual estábamos ahí, que metiche pensé yo, pero el sin titubear y con gran naturalidad dijo que estábamos de visita a causa de la feria del lugar, que es importante, por su edad nadie pregunto, el por su estatura se notaba de mayor edad por lo menos 19 cuando aun tenia recién los 17 cumplidos y yo convenientemente me había maquillado en el auto para verme mayor, llegamos a la habitación, y mas tardo en cerrar la puerta que nosotros en comenzar a besarnos. Me beso igual que la primea ves, con sus labios relajados muy suave pero apasionado nuestros brazos aprisionaban el cuerpo del otro, una de sus manos comenzó a bajar los tirantes de mi blusa para dar paso a sus besos que me recorrían desde los oídos hasta los hombros mi cuerpo se pegaba al suyo para sentir el pene duro que siempre me atosigaba, pero esta ves no lo podía sentir, pensé que aun era muy pronto o que los nervios del momento lo reprimían, pero seguí en mi juego, la blusa comenzó a bajar hasta mi cintura, mi sostén hacia ver mis senos aun mas grandes de lo que de por si eran, estaban duros con la piel erizada, sus enormes manos me tomaban ya por el trasero y la espalda y mi falda empezaba a bajar gracias a su gran habilidad para sacármela, yo hacia lo mismo con el saque su camisa y pude ver un pecho delgado pero marcado, creo que el ejercicio en el equipo de la escuela había hecho efectos en ese delgado cuerpo, no era exageradamente musculoso, pero plano y definido, lo bese con desesperación, yo no quería delicadas caricias, estaba deseosa de pasión, lo mordí en el cuello, y el entendió el mensaje, tenia ante si a una fiera sexual, y el tenia que domarme, mordisqueo mi cuello en respuesta y me apretó el trasero con ambas manos, me lamía y mordía desde el cuello hasta lo hombros y de ahí a la mitad de mi pecho, mis pezones estaban a punto de salirse del sostén, sentía mi pecho pesado duro y caliente, como nunca lo había sentido, sus fuertes carias hicieron efectos inmediatos en mi, el calor de la habitación subía y esta ves nada nos pararía aunque se cayera el edificio, me desabrocho el sostén y libero mis pechos se lanzo sobre los pezones con su boca, mordía succionaba y me lastimaba, pero lo único que podía percibir era placer, su boca se habría enormemente para tratar de tragar inútilmente la totalidad de mis senos, eran demasiado grandes, yo le ayudaba a meter el máximo de mis senos en su boca tomando con mis mano uno de ellos, ofreciéndolo a mi hombre y sus manos masajeaban mis nalgas muy fuerte, y solo las soltaba para alternar las caricias en mis muslos, mi vagina se lleno pronto de humedad y el dulce aroma de mi interior s podía respirar por donde sea, mi tanga se invadió de jugos de mi interior, estaba totalmente mojada, excitada y deseosa de ser penetrada, pronto me recostó sobre la cama en un movimiento, me miro por un segundo contemplando la gran hembra que tenia frente a si, soltó mi liguero y bajo la tanga que ya estaba demasiado mojada para entonces, un ves mas pude sentir como se mojaban mis muslos con mis propios líquidos impregnados en aquella prenda, aun calientes y mi vagina no paraba de producirlos, el los recogió de mis labios vaginales con su lengua, lamió hasta el ano y regreso abriéndome los labios, succionaba mi clítoris y lo giraba con sus labios, una de mis manos lo dirigían tomándolo por la nuca y la otra instintivamente torcía uno de mis pezones, estaba totalmente perdida en el placer, pero quería mas, el calor en mis mejillas se hacia notar, su lengua me recorría toda la vulva y se clavaba en mi entrada como si quisiera romperme el himen con la lengua, mi cara se enrojeció, mis caderas se movían sin control y mi abdomen comenzó a dar espasmos, mi espalda se arqueaba y un gemido escapaba de mi boca, el calor de mi interior se salía en una gran contracción inicial y varias mas después, mi orgasmo avía llegado, era mucho mejor que cuando me masturbaba en mi recamara, mucho mejor, creo que llene su cara con mis fluidos, pero el los trago todos inmediatamente, me beso desde el pubis hasta llegar nuevamente a mi boca, aun se podía percibir restos de mis flujos pero eso no era valido, lo bese con pasión y me di la vuelta sobre el, baje su pantalón con todo con la ropa inferior, espere ver un gran pene brotar, pero no sucedía así, le quite todo y decidí hacer lo mismo que momentos antes el me había hecho, vi solo un pequeño y flácido pene moreno, no podía creerlo solo faltaba que ahora que estaba dispuesta a todo ese gran hombre me fallara, tome esa trompita de elefante que no tenia circuncisión y con un par de dedos me la llevé a la boca, so succione levemente y levante un poco la mirada para ver su reacción, entonces vi nuevamente en el esa mirada perversa y una sonrisa que me puse nerviosa , seguí succionando, en unos segundos ese diminuto pene empezaba a tomar mayor volumen, lo sentía crecer en mi boca, no paso ni un minuto y esa pene era ya una gran arma que mis dos manos no alcanzaban a cubrir en longitud y el grueso de su miembro hacia que mis succiones fueran mas difíciles, su cabeza estaba muy hinchada y roja, tenia una perfecta forma de hongo, que me hacia sentir desencajar la quijada, lo mire nuevamente y tenia una franca sonrisa al ver mi cara de asombro, la excitación había regresado a mi y lamí su pene la cabeza, la base y los testículos que hacían del banquete una mayor delicia, mis largas lamidas terminaban al tragar esa enorme cabeza de su pene, por un lado la excitación se hacia mas evidente en mi y por el otro el temor de sentir dentro de mi ese pene enorme, pero mi vagina parecía amarlo pues se lubricaba tanto que empecé a escurrir por los muslos, vencí el miedo y le pedí que me lo metiera, se hincó en la cama, y fue ahí cuando pude verle ese pene que hacia de nuestros encuentros mi mayor anhelo, era moreno totalmente derecho grueso y la erección lo ponía casi en vertical, querían mis piernas cerrarse al sentir que mis flujos salían de su prisión, pero pronto las separe para quedar hincada frente a el, tome su miembro y lo puse directamente en mi entrada, eso era mucho mejor que sentirlo a través de la tanga como en nuestros encuentros, el me dijo que me detuviera para ponerse un condón, yo lo calle con un beso y le dije que no se preocupara por nada, ambos sabíamos que éramos sanos, agregue que no se preocupara por embarazarme ya que en un par de días seria mi menstruación, así que ya estábamos mas que seguros, , hincados me tomo por el trasero y me besaba los senos mientras que yo iba controlando la penetración, me sentía muy excitada y quería ya enterrarme todo, pero el miedo al dolor de mi himen partido me hacia desistir, mi vagina parecía succionar ese enorme pene, empecé a empujarme un poco mas hacia el, mientras que me acariciaba frenéticamente y besaba todas mis partes, parecía un animal con dos cabezas y 4 brazos, sus carias no cesaron nunca, la excitación crecía mas cada momento y frotar su pene denudo dentro de mi me estaba excitando demasiado, sentía que un orgasmo saldría pronto de mi, pero esta ves no estaría dispuesta a disfrutarlo sin sentirme con ese miembro dentro de mi, me empuje un poco mas, el exceso de lubricación que salía de mi hacia las cosas mas fáciles, de repente sentí como su glande empezaba a rasgar mi himen, me dolía un poco pero el placer hacia de ese dolor casi imperceptible, el tamaño de su pene hacían difícil la tarea, con desesperación me jale hacia el pero el himen no cedía paso, lo abrasé fuertemente y le dije “metemelo por favor” en un grito desperado, el fundió su boca con l a mía me tomo fuertemente de las nalgas, me jalo y de un golpe hizo que todo su miembro entrara, sucedió en fracciones de segundo pero claramente pude sentir mi himen partirse y su pene abriéndose paso en mis entrañas, intento tapar mis labios con los suyos pero fue imposible, solté u gran grito mezcla de dolor y placer, se quedo dentro de mi inmóvil un minuto, mi ser se acostumbraba a sentir la inmensidad de su tamaño dentro de mi al tiempo que un hilo de sangre salía de mi vagina, si, estaba muy feliz por fin avía dejado de ser virgen y de que manera, ese fue un pequeño respiro, pero aun no sentía que mi cuerpo tocara totalmente el suyo, mira abajo, mis hormonas subieron al cielo al ver que todavía faltaba parte del miembro por entrar, era grandioso, comencé a subir y bajar lentamente hasta que mis flujos brotaron de nuevo, y así seguimos una danza rítmica que a cada movimiento trataba de introducir un poco mas de ese hombre dentro de mi, las respiraciones se agitaron, el tomo el control y me subía y bajaba sobre su pene duro y caliente seguía con un ritmo mas rápido, el calor era insoportable, el sudor brotaba de nuestros cuerpos por todas partes, mi espalda escurría de sudor hasta hacer resbalosa y las gotas en su cara corrían hasta caer a la cama, trote sobre el cerca de una hora mi vagina apretaba su miembro que después de tantos intentos pude meter totalmente, mi clítoris era frotado por el bello de su pubis y aumentaba mas mi excitación, pronto sentí todos los síntomas, era inevitable, un orgasmo se acercaba a mi, mis gemidos lo hacían gozar mas y me di cuenta de eso, así que gemí con mas fuerza y sin pudor, el respondía con grandes envestidas, era un despiadado y a mi me gustaba eso, mis piernas lo tomaron como rehén y mis brazos se fundían en su espalda, el momento llegaba, y el repentinamente metió un dedo en mi ano, eso fue el detonante de la bomba de placer mi orgasmo salio furioso, mis humas se clararon en su espalda y no creía la maravillosa experiencia que estaba teniendo, ese orgasmo fue el inicio de una cadena de muchos mas que parecían atados unos a otro, yo gritaba de placer, creo que se escucho hasta la calle mi lamento, y el clavaba su dedo en mi ano dando círculos dentro, no le bastaba con partirme en dos con pene también llenaba mi otro hueco, y yo no para de de tener orgasmos ni el de embestir con furia, su mirada era de un total perverso y a cada grito mío aumentaba su poder, no se cuantos orgasmos tuve, pero el además de robar mi virginidad me pago descubriendo en mi ese instinto femenina de capacidad multiorgasmica, fue genial, increíble, le llama papi, nene, macho, no se cuantas palabras mas use para referirme a el, estaba loca, sentía que iba a desmayar, el sudor en mi espalda hizo que me resbalara, me arqueé hacia atrás y sentí su glande frotar mi vagina no hasta el fondo pero si en la parte de enfrente de mi vagina, solo unos cuantos frotamientos me hicieron sentir algo enrome, un orgasmo pero distinto, este era violento como si se sumaron todos los anteriores en uno solo, sentí que mi cuerpo convulsionaba, mi vagina dio fuertes espasmos y una agradable sensación de orinar venia de mi, no supe que pasaba y sentí como un liquido muy abundante lleno mi ingles, pensé que el había eyaculado, pero no fue así, el flujo venia de mi y mojaba la cama mis medias que aun tenia puestas y por supuesto los testículos de mi macho, sentí nuevamente contracciones violentas acompañadas de una gran envestida, mas liquido espeso, pero esta ves no venia de mi, era el que soltaba todo ese placer que tenia acumulado en una deliciosa eyaculacion que me lleno por dentro, no lo saco ni un solo centímetro todo estaba dentro de mi. Eso fue lo máximo, yo ya no podía mas y me solté toda, el cayo sobre mi pecho y nos besamos tiernamente,, todo estaba de maravilla pero su miembro no decrecía en nada, lo empezó a sacar lentamente y yo sentí que todos aquellos flujos saldrían de mi, puso una mano debajo de mi raja y su pene y hábilmente tapo la entrada con la mano a la ves que saco su pene, tenia una mirada sucia, lasciva que me excita tanto, dejo salir los flujos lentamente y los unto en mi ano mientras me daba un masaje con los dedos dentro de el, me puso en posición de perrito y apunto su pene en mi ano, yo quería quitarme, pero no había nada de fuerzas ya en mi cuerpo, sentí que me envestía el culo, pensé que moriría del dolor, cerré los ojos y apreté los dientes para poder soportar el dolor que predije vendría a mi, pero no sucedió, su pene entro en mi fácilmente sin dolor alguno, a cambio un placer nuevo, los flujos que había untado lubricaban de sobremanera y los muchos masajes de ano que a lo largo de la cogida me había dado habían hecho lo imposible, estaba siendo desvirgada analmente y me gustaba, solo pude dejarme caer ante tal placer puse mi cabeza en el colchón y pare al máximo el culo, mi hombre tenia todo el derecho de hacer con migo lo que fuera, ahora era yo la esclava y no le negaría nada, el m envistió y se acercó besándome la espalda, una des sus largas manos envolvía mi vientre hasta tocar mi raja y sobar mi clítoris deliciosamente mientras me mordía la espalda, me bombeo el culo hasta mas no poder, sentí un orgasmo mas, estaba agotada y me deje caer, el se vino conmigo, lleno mis entrañas de leche caliente y nos quedamos dormidos unas horas, al despertar repetimos un par de ocasiones hasta que todo placer fue saciado. Después de ese día nuestras relaciones se hacían mas frecuentes y atrevidas, y deje de utilizarlo para pasar a ser su esclava, en la escuela seguíamos siendo los mismos lados opuestos de la moneda, pero un ves que nadie nos veía, todo se valía para nosotros. Bueno así fue mi primera vez, espero que disfruten este relato, saludos a todos y sigan enviando para que este foro crezca aun más, les mando besos a todos y feliz sexualidad a todos
 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 81
Media de votos: 9.54


Relato: La Zorra y el nerd
Leida: 17885veces
Tiempo de lectura: 25minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis
olgun porno
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .